«Como actor disfruto, pero como director noto que tengo más pasión»
/ Antonio Tanarro

Raúl Arévalo: «Como actor disfruto, pero como director noto que tengo más pasión»

  • Rueda en Martín Muñoz de las Posadas, el pueblo de su familia, su primera película, ‘Tarde para la ira’

¡La diversión está segurada!

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección para hombre y mujer

Hasta 90%

Gran variedad en alfombras de diseño

Hasta 80%

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Solo quedan cuatro días para que finalice el rodaje de la primera película de Raúl Arévalo (Madrid, 1979) como director. ‘Tarde para la ira’, así es el nombre del film, tiene varias escenas en la localidad segoviana de Martín Muñoz de la Posadas, municipio en el que reside parte de su familia. El largometraje es un ‘thriller’ en el que los tres protagonistas Ana (Ruth Díaz), José (Antonio de la Torre) y Curro (Luis Callejo) se entrelazan y se verán obligados a enfrentarse a viejos fantasmas del pasado. Verá la luz en 2016.

–Queda muy poco para que finalice el rodaje de ‘Tarde para la ira’, ¿cómo está siendo el trabajo en Martín Muñoz?

–Va muy bien. El gran handicap es el calor, pero aquí en Martín Muñoz lo notamos menos que en Madrid, que allí es asfixiante. Pensaba que había sido mejor empezar aquí y luego terminar en Madrid, pero luego he visto que ha sido mejor terminar aquí .

–Más de 200 figurantes del municipio y de pueblos cercanos han participado en algunas escenas de la película, ¿de qué forma han respondido los vecinos y autoridades?

-¡Qué gusto de figurantes! le he dicho al director de fotografía, porque como no habían hecho antes este trabajo se dejan la piel de verdad y eso la cámara lo capta. Entre eso, y cómo se ha volcado la gente por conseguirnos cerdos, ovejas, sitios para rodar... además si necesitamos paja o tractores los tienen. El Ayuntamiento ha hablado con el alcalde de otra localidad para ir a grabar allí.

Estamos muy felices de terminar aquí el rodaje.

–¿Y cómo lleva estar detrás de las cámaras como director, en vez de delante como actor?

–Ha sido un sueño para mí. Siempre he querido dirigir más que actuar; entonces más allá del resultado disfruto más dirigiendo que actuando. Como actor también disfruto, pero como director noto que tengo más pasión. Me lo paso muy bien.

–Ha dicho que su sueño era ser directo ¿Cuándo decidió embarcarse en este proyecto?

–Hace siete años decidí escribirlo con mi compañero guionista, David Pulido, no como un ‘hobby’ pero sí sin la presión de que teníamos que terminarlo. Y hace cuatro intenté empezar a moverlo, cuando todavía estábamos escribiéndolo.

–Desde esos cuatro años hasta ahora, ¿cómo ha sido el proceso?

–Es muy difícil levantar dinero hoy en día, al final hemos conseguido que entrara Televisión Española y luego la productora Beatriz Bodegas, que no es común porque no tiene ese aura de productor atípico que son más de despacho y levantar el teléfono para conseguir dinero. Ella se mueve. Y después de ese tiempo en octubre o noviembre me llamaron para decirme que ya podíamos hacerla. Pero no ha sido fácil.

–¿A cuántas puertas han tenido que llamar?

Yo realmente busqué productores que les interesara, luego ha sido ella la que se ha encargado aunque la he acompañado a diferentes televisiones. Hoy en día para que una película salga adelante y tenga carrera comercial tiene que ser con una televisión detrás.

–¿Y cómo ha elegido al reparto del largometraje?

–Yo lo he elegido todo en la película, cosa que no es común. Los he elegido a dedo, hay algunos a los que he tardado en encontrar, pero a los protagonistas (Antonio de la Torre y Luis Callejo) escribí los personajes pensando en que lo hicieran ellos algún día. El resto he ido pensando quien sería el mejor para el personaje y se lo propuse.

–¿Cuáles son los próximos proyectos qué tiene?

– Hasta diciembre o enero voy a estar trabajando todos los días durante siete u ocho horas diarias. Aunque lo alternaré con el rodaje de los capítulos de ‘Velvet’.