El Norte de Castilla

Del rojo al amarillo, pasando por el verde

  • Los cambios de color de los chichones se deben a la reacción química de la sangre

A medida que pasen los días, el chichón del pequeño irá cambiando de color. En un primer momento será rojo, luego morado, después verdoso y cuando esté a punto de desaparecer adquirirá una tonalidad amarillenta. Esta variación de colores tiene se debe a la reacción química de la sangre.

Rojo: Cuando sufrimos el golpe y comienza a producirse la acumulación de sangre consecuencia de la rotura de pequeños capilares o vasos sanguíneos.

Morado: Después del golpe, la piel adquiere un color morado-azulado porque los glóbulos rojos dañados liberan hemoglobina, que actúa como un pigmento.

Verdoso: La hemoglobina se transforma poco a poco en biliverdina (pigmentos de color azul o verde asociados a la bilis, procedentes del catabolismo de la hemoglobina), de manera que el hematoma cambia a un color verdoso.

Amarillo: Última tonalidad del moratón. En esta etapa, la biliverdina se transforma en bilirrubina, de forma que la piel toma un tono amarillento. Esta tonalidad suele aparecer a los cinco días del golpe, aunque los tiempos son diferentes en cada contusión y en cada niño.