El Norte de Castilla

Planta cara al hacker

vídeo

Escolares participan en el Cybercamp. / SANDRA SANTOS

  • A través del juego, el Incibe acerca en el Cybercamp el mundo de la ciberseguridad y la necesidad de estar alerta a los peligros de la red

  • Los más pequeños, nativos digitales, son conscientes de la necesidad de tener contraseñas o aceptar amistades de aquellos que conocen

Entendiendo que como mejor se aprende es jugando, el Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad) ha convertido el juego en su principal baza para concienciar de la importancia de hacer un uso seguro de internet durante la celebración de la tercera edición del Cybercamp en la capital leonesa.

  • Jugando a protegerse en la red

Más de 3.500 metros cuadrados de carpa situada en la explanada de la Junta convertidos en una ventana a la ciberseguridad en la que los más pequeños y grandes pueden aprender los peligros que existen en la red y la necesidad de estar en alerta y protegerse a ellos.

Una cita donde a través de talleres de manualidades o juegos los más pequeños aprenden la importancia de protegerse en la red. Para ello los pequeños han creado contraseñas utilizando diferentes letras, números y dígitos para así complicar el acceso de los ciberdelincuentes.

Una medida clave, según recuerda Salvador, porque “si no te puede hackear el móvil o mirar tus fotos privadas o tus contactos”. Por ello, él tiene contraseñas paras entrar en sus aplicaciones, que utiliza, al igual que Jaime, para hablar con los “amigos a los que no puedo ver todos los días y para subir fotos”.

Porque si unos nacieron con un pan bajo el brazo, ellos nacieron con un móvil entre las manos y no son muchos los que presumen de tener hasta cinco redes sociales y, como tal, son conscientes de las pautas seguras que deben tener en cuenta a la hora de su uso. “No acepto la solicitud de amistad salvo que sean personas que conozca”.

Son los conocidos como nativos digitales que ya desde edades bien tempranas empiezan a demostrar ese talento en materia de ciberseguridad que el Incibe estos días quiere fomentar y promover. Así por ejemplo en este Cybercamp los jóvenes pueden diseñar aplicaciones que posteriormente serán valoradas conforme a su utilidad.

Así, por ejemplo, Laura y sus amigos plantean varias propuestas. Una App que cuando enciendes la televisión se enciende la calefacción u otra que cada vez que suena el despertador se enciende el aire acondicionado. Aunque la más útil, según reconocen, aquella que llama a la policía cuando la música está más alta de lo debido.

Cybercamp en familia

Jóvenes que también compartirán este especio con sus familias a través de diferentes competiciones como el CyberScouts en la que hijos y padres pondrán a prueba sus conocimientos en ciberseguridad y tendrán que superar retos; aventuras y minijuegos para evitar que un ciberdelincuente consiga su objetivo.

Aventura virtual con la mascota de CyberCamp; un concurso de cómic en el que los chavales tendrán que hacer una tira de tres viñetas relacionadas con algún tema de ciberseguridad; o incluso un musical en el que los niños cantarán un rap sobre privacidad, seguridad y uso responsable de internet son sólo algunas de las divertidas propuestas. Todo ello para “plantearles las cara a los hackers”.

A ellas, se suman pequeñas obras teatrales con mensaje ciberseguro y varios talleres de fabricación digital en los que los niños podrán dar rienda suelta a su creatividad confeccionando camisetas con contraseñas seguras, escudos protectores para defenderse de piratas informáticos, coches originales y ciberseguros o incluso un objetivo inteligente capaz de conectarse a Internet.

El programa para familias también incluye talleres de ciberseguridad para padres, concretamente uno de mediación parental y otro denominado CiberAsesor, en el que expertos asesores hablarán sobre cyberbullying, sexting, a qué edad conviene dar un móvil a nuestros hijos, la importancia de la privacidad para el futuro o los riesgos de los juegos online, entre otros temas.

Temas