El Norte de Castilla

La lluvia permite rebajar a 'nivel 0' el incendio del Bierzo aún activo

  • La evolución favorable del fuego evita riesgo para las poblaciones cercanas después de que las cuadrillas trabajaran toda la noche | La jornada de este martes hace visible el «dantesco» escenario que ha dejado el incendio | La Junta aún no lanza un cifra oficial de las hectáreas calcinadas aunque ya se habla del incendio más grave de este año en la Comunidad

3.000 hectáreas calcinadas por el fuego. Es el balance inicial que arroja el brutal incendio que se inició este lunes en Bárcenas y que actualmente se encuentra en el 'nivel 0' del Infocal tras no peligrar a ningua de las poblaciones cercanas.

Sin embargo, los efectivos aún no dan por controlado un incendio que se mantiene activo y que durante la jornada este lunes alcanzó el 'nivel 2' por la proximidad de las llamas a viviendas de San Pedro de Paradela, Argayo y Fresnedela.

Por el momento, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente no ha emitido la información sobre la superficie calcinada por este incendio aunque según una estimación inicial que fuentes oficiales han comunicado a los ediles de las tres municipios que se vieron afectados por las llamas son unas 3.000 hectáreas las afectadas.

Un incendio que ha provocado graves daños naturales, dado que ha arrasado el soto de castaño de Argayo, lo que supone «miles» de pérdidas y numerosa superficie de pinar y roble del municipio de Fabero. Un fuego que finalmente no dañó ninguna vivienda aunque sí provocó numerosos daños materiales, principalmente en San Pedro de Paradela, el pueblo más afectados.

Por el momento, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente no ha emitido la información sobre la superficie calcinada por este incendio aunque según una estimación inicial que fuentes oficiales han comunicado a los ediles de las tres municipios que se vieron afectados por las llamas son unas 3.000 hectáreas las afectadas.

Un incendio que ha provocado graves daños naturales, dado que ha arrasado el soto de castaño de Argayo, lo que supone «miles» de pérdidas y numerosa superficie de pinar y roble del municipio de Fabero. Un fuego que finalmente no dañó ninguna vivienda aunque sí provocó numerosos daños materiales, principalmente en San Pedro de Paradela, el pueblo más afectados.

Numerosos medios terrestres han trabajado durante toda la noche dando contrafuego y perimetrando la zona con máquinas para evitar que el fuego volviese a acercase a las localidades vecinos, donde ya no se aparecía peligro para las poblaciones.

Unas tareas a las que a primera hora de este martes se han sumado diversos medios aéreos y se ha procedido a los relevos de las cuadrillas y de los miembros de la UME, y se han enviado dos convoyes de Valladolid.

A ello se ha sumado la lluvia caída desde primera hora de este martes que frenado el avance del incendio. Y es que nunca fue tan bienvenida como en esta jornada en la que los vecinos de la zona han dormido con un ojo entreabierto ante el temor a las llamas.

Finalmente, minutos después de las 10.00 horas, las patrullas de la UME se han retirado del lugar donde se mantienen numerosas cuadrillas trabajando para intentar dar por controlado este incendio que, según los primeros indicios, pudo ser intencionado.

Una jornada en la que el Bierzo intenta recobrar poco a poco el pulso diario y en el que visible el escenario “dantesco” que ha dejado este virulento incendio que aún está pendiente de perimetraje pero que ha causado incalculables daños en el medio ambiente, principalmente en parajes de gran valor como el Souto, Piedrafita y el Campiño.