Susto en la capea vespertina de Peñafiel

Cogida del joven en la capea del jueves de Peñafiel. / A. O.

Un joven tuvo que ser trasladado a la enfermería de la plaza del Coso después de que le alcanzase uno de los novillos

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZARO

Uno de los novillos de la capea vespertina de este jueves en Peñafiel ha sembrado el caos con la cogida de un joven. Afortunadamente todo quedó en un revolcón, por lo que no se tuvo que lamentar consecuencias mayores. El lesionado fue atendido en la enfermería de la plaza del Coso y dado de alta poco después.

Asimismo, en Peñafiel se suceden las actividades festivas, sin respiro, incluso la más solemne también se desarrolla con un toque de esas características: festivo. Se trata de la procesión en honor al patrón de la localidad, que se desarrolló este jueves, como viene siendo habitual, con las jotas que interpretó durante toda su duración el grupo de dulzaineros Villaolid. A su ritmo bailaron distintos cofrades a lo largo del recorrido, mujeres especialmente, el cual se extendió en el tiempo alrededor de hora y media.

Pasaban algunos minutos de la una cuando la imagen de San Roque salía de la iglesia de San Miguel de Reoyo para realizar el tradicional trayecto por el centro de la localidad. Portado en andas, el santo fue honrado por sus cofrades y por aquellos que salieron a su paso, especialmente en la plaza del Salvador, calle Derecha al Salvador, Plaza de España y Derecha al Coso. En la primera plaza un niño colocó a San Roque un pañuelo de las fiestas, de color rojo.

Fiestas en Peñafiel

Como es habitual, tanto en la Plaza de España como en las otras calles citadas, céntricas todas, fueron numerosas las personas que contemplaron el paso de la procesión, mientras disfrutaban de un animado tapeo amenizado por música de charangas. Una de estas agrupaciones musicales obsequió al santo patrón, al lado del Ayuntamiento, con la interpretación de una jota.

Los momentos más íntimos de la comitiva se vivieron en la plaza del Coso, donde se desarrollan los festejos taurinos durante las fiestas, así como en el corto trayecto que desde ese punto hay hasta la parroquia de San Miguel.

Encierro limpio

Tres minutos y diez segundos es el tiempo que tardó en desarrollarse el encierro que tuvo lugar por la mañana en Peñafiel. Un encierro que además de rápido fue limpio. Como el del miércoles, la manada llegó ligeramente disgregada, lo que hizo que la carrera fuese aun más atractiva.

Un novillo en solitario alcanzó en primer lugar la plaza del Coso, y varios metros detrás eran cuatro de sus hermanos los que hacían lo propio. Cuatro que se fragmentaban en dos grupos de dos prácticamente a la entrada del callejón de la plaza, al resbalarse uno de ellos y caer en la calle. A continuación llegaron tres bueyes con otro toro más, y cerrando la manada otros 3 bueyes completaban el recorrido 1,1 kilómetros que hay desde los corrales del Valdobar a la plaza del Coso.

Tras el encierro se celebró una capea popular con la tradicional suelta del toro por dentro y por fuera del ruedo, momento en el que tuvo lugar el ya mencionado susto del día. Como suele ser habitual la capea no estuvo exenta de emoción. Dos de los novillos soltados por dentro del ruedo intentaron saltar las tablas, consiguiéndolo finalmente uno de ellos.

La mañana se antojó entretenida porque, además de este salto de uno de los astados, dentro del ruedo hubo un grupo de reconocidos cortadores que animaron mucho la capea con su buen hacer con una sucesión de cortes vistosos.

Menos gente en el chúndara

Aunque notablemente menos concurrido que el primero, el pasacalles El Chúndara de ayer por la tarde, el segundo del cartel, no perdió intensidad en cuanto a nivel de diversión. La menor concurrencia también se notó en el tiempo que tardó en llegar de la Plaza de España a las puertas de la del Coso –al arco del corro–, una hora y cuarenta y cinco minutos, que cumplió con las dos horas de rigor al completar la vuelta alruedo. Mañana tendrá lugar el tercer y último de los chúndaras, que más o menos se espera que sea similar al de este jueves.

Después del pasacalles, el festejo taurino programado para la tarde fue una nueva edición del concurso de cortes Castillo de Peñafiel, que arrancó a 8 minutos de las 19:00 horas. Y hora y media después quien levantaba el trofeo fue el zamorano Dany Alonso, que realizó un gran concurso, como lo hizo el segundo, el abulense José Manuel Medina 'Zorrillo'. Tercero fue el medinense Jonatan Castaño y, el cuarto de la final, fue el madrileño Javier Pradanas. En líneas generales resultó un buen concurso.