El hobby de la carpintería como medio de vida

Alicia Fernández, en su taller muestra alguna de sus creaciones./L. N.
Alicia Fernández, en su taller muestra alguna de sus creaciones. / L. N.
Alicia Fernández Carnicero: Tienda online www.picapaupau.com
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

Ha heredado de su padre su afición y el gusto por la madera. La gubia y el berbiquí se han convertido en sus grandes aliados. Para Alicia Fernández Carnicero, trabajar con estas herramientas empezó siendo un bonito hobby que aprendió de su progenitor, pero que ahora se ha convertido en su medio de vida. Ella es carpintera y ebanista y acaba de montar su tienda online www.picapaupau.com en la que vende los productos que ella misma diseña y crea de forma totalmente artesanal.

Esta joven de 26 años es natural de Zaratán. Siempre se le dieron bien las manualidades y desde los 7 años pinta al óleo. Desde muy pequeña tuvo claro que quería dedicarse a las artes plásticas, por eso se matriculó en la Escuela de Artes de Valladolid, en el ciclo formativo de grado superior de artes aplicadas a la escultura. Cuando lo finalizó, quiso especializarse en artes aplicadas a la madera, un ciclo que cursó en Burgos. «Yo estaba acostumbrada a trabajar con diversos materiales, como piedra, barro, escayola, cerámica y todo me gustaba, pero como mi padre tenía un pequeño taller de carpintería en nuestro domicilio, donde practicaba su hobby, quise dedicarme de lleno a trabajar la madera. Al ver que me atraía tanto, mi padre amplió su taller para poder trabajar juntos», cuenta Alicia que, en 2016, consiguió el Premio Extraordinario de las Enseñanzas Artísticas Profesiones de la Junta de Castilla y León.

Al terminar sus estudios se fue a Italia con una beca Erasmus Plus, donde estuvo tres meses haciendo las prácticas en un taller de construcción de muebles a medida. Cuando regresó se puso a buscar trabajo como ebanista y carpintera, pero nadie le llamaba. «Buscaban gente con experiencia y creo que el hecho de ser chica en un sector tan masculino, influía para que nadie me contratara. En las prácticas no me dejaban coger maquinaria pesada. Es una pena que en este sector, las mujeres no estemos todavía valoradas», lamenta.

En vista de que no le salía trabajo, aprovechó para formarse. Hizo infinidad de cursos, como el de formador de formadores del Ecyl o el de Red Talento Empleo en Zaratán, donde sintió por primera vez el gusanillo del emprendimiento. «Estaba visto que encontrar trabajo como carpintera en Valladolid, me iba a ser imposible, así que, si nadie me empleaba, debía hacerlo yo. El curso me sirvió para vencer mis miedos», explica. Se dio de alta a principios del mes de noviembre, una fecha complicada a la hora de pedir las ayudas.

«Por tema de plazos no he podido llegar a solicitar la subvención para empresas de nueva creación de la Diputación. Tengo que esperar a la próxima convocatoria. La que si he pedido es la de la Fundación Michelin, gracias a haber participado en el curso que hice de Red Talento. Me han concedido 1.000 euros a fondo perdido», informa esta carpintera, que dispone el carnet de la Junta de Castilla y León que la acredita como artesana.

No ha necesitado realizar una gran inversión para poner en marcha su empresa. En su caso, el apoyo familiar ha sido fundamental, tanto a nivel económico como anímico. «Acudí a la oficina del BBVA de Zaratán, donde soy cliente desde hace años. Al iniciar la actividad, me abrí una nueva cuenta de autónomos, para poder llevar las cuentas de forma separada. Ellos también me orientaron a la hora de realizar los cobros a través de mi tienda online», explica. Alicia realiza todo tipo de trabajos en madera, en un pequeño taller que tiene en su domicilio.

Hace restauraciones, arreglos, diseña y fabrica muebles, esculturas, objetos decorativos y estructuras. Sin embargo, está especializada en algo muy concreto, bisutería y bolsos de madera. Es con lo que más disfruta. Un trabajo muy minucioso, con el que consigue bonitos y originales acabados. «El primer bolso que hice fue para un trabajo de clase. Tuvo mucho éxito. A partir de ahí, empecé a probar distintos materiales y formas y vi que quería que éste fuera mi camino», expone.

Pica Pau Pau

Emprendedora.
Alicia Fernández Carnicero (26). Técnico superior de artes aplicadas a la madera.
Fecha de inicio de la actividad.
noviembre de 2018.
Contacto.
www.picapaupau.com Telf: 677 674 074 info@picapaupau.com

Ya tiene su tienda online a pleno rendimiento. Pica Pau Pau es su marca y está compuesta por piezas únicas y exclusivas realizadas en madera, una a una. Las trabaja con primor, muy despacio, poniendo cariño en los pequeños detalles. «Cada diseño requiere un gran estudio, pruebas, prototipos y trabajo, pero sobre todo, hay puesta mucha ilusión para que los clientes disfruten de objetos únicos», dice Alicia, a quien realizar un bolso le puede llevar un día entero. «El primero que hice me llevó varios meses. Primero tuve que barajar diferentes ideas, probar materiales, hacer prototipos y pruebas, solucionar problemas… hasta que el diseño quedó perfecto», añade. Actualmente tiene a la venta tres modelos diferentes de bolsos. Todos muy cómodos, prácticos, originales y ponibles para diferentes ocasiones. El 'packaging' es algo que esta emprendedora también cuida al máximo. Todos sus envíos los realiza en bonitos envoltorios, listos para regalar.

Para darse a conocer aprovecha el poder de difusión de las redes sociales, especialmente Facebook e Instagram. También tiene pensado participar en ferias y mercadillos, ya que lo ve como una buena manera de tener contacto directo con el público y de tener un escaparate físico. Su principal materia prima, como no podía ser de otra forma, es la madera, que mezcla con otros materiales como tela, cuero o metal. «Llevo poco tiempo en activo, pero ya me han encargado trofeos, cabeceros de cama y muebles», indica esta joven, que ha recibido también encargos del Ayuntamiento de Zaratán que se lucirán en el belén viviente que se celebrará en la localidad estas navidades.

Fotos

Vídeos