La tradición combate a la despoblación en la Semana Santa de la provincia abulense

Eduardo Duque, responsable del Área de Cultura, Patrimonio, Juventud y Deporte de Ávila, junto a Emilio Iglesias, ex presidente de la Junta de Semana Santa./Paula Velasco.
Eduardo Duque, responsable del Área de Cultura, Patrimonio, Juventud y Deporte de Ávila, junto a Emilio Iglesias, ex presidente de la Junta de Semana Santa. / Paula Velasco.

La despoblación provoca el olvido de las celebraciones de la Semana Santa en 77 pueblos de Ávila, frente a los 143 que celebran sus tradiciones

PAULA VELASCOÁvila.

Cánticos, versos, representaciones, ruido o silencio perduran en la tradición de los pueblos abulenses al celebrar, cada uno de manera particular, las costumbres de sus antepasados. A veces adecuándolas a los tiempos. Otras, a la inevitable escasa población, que deja un número reducido de participantes, obligando, en ocasiones, a eliminar prácticas típicas de una época del año, con el paso del tiempo.

La provincia de Ávila está formada por doscientos cuarenta y ocho municipios, de los cuales setenta y siete han perdido las tradiciones de Semana Santa debido a la falta de medios para sacarlas adelante, a causa de la despoblación que han ido sufriendo, sobre todo a mitad del pasado siglo, durante la década de los años 60 y 70, ha comentado hoy Emilio Iglesias, ex presidente de la Junta de Semana Santa, en rueda de prensa.

Otros pueblos se han visto en la necesidad de «acortar los recorridos o aunar las procesiones en una sola», debido a la escasez de habitantes en el municipio dispuestos a portar los pasos, culpa de la avanzada edad, que supone un problema para ello.

En la provincia de Ávila aún existen veintiocho municipios de los que no se tienen registros de ninguna actividad a lo largo de la historia.

Pero, frente a esto, ciento cuarenta y tres pueblos celebran actualmente todo tipo de actividades de carácter religioso, asociadas a la Semana Santa, en una fiesta que aunque «tan austera y pobre que apenas tiene repercusión en el turismo y los medios», es importante y «maravillosa», ha señalado Iglesias; bien sea en su celebración los siete días de la semana, o solo el Viernes Santo con Vía Crucis y procesiones relativas al Santo Entierro.

Así, encontramos curiosidades en la tierra abulense como que ciento ochenta y ocho pueblos han mantenido «la cofradía de la Veracruz en activo», lo que demuestra la gran importancia de esta congregación en la provincia.

Destacables, también, los diez pueblos que cantan los «romances de la Pasión», como Villarejo del Valle o Papatrigo, o la recuperación de los llamados «autos sacramentales» que se hacían antes de las procesiones, como la Pasión Viviente, representada en ocho municipios.

Peculiar, igualmente, la tradición de Herreros de Suso, donde después de los oficios de la Pasión, los vecinos llenan sus bolsillos de piedras, las cuales lanzan posteriormente a la cruz de Blasco Millán, rememorando la escena de Jesús apedreado por los judíos.

La procesión de Los Negritos, en Bonilla de la Sierra ha sido otra de las tradiciones nombradas por Emilio Iglesias, en la que tres personas con una campana, un instrumento de viento y un bombo, a cincuenta pasos de distancia uno de otro, «recuerdan el anuncio de la muerte» de Cristo; algo que antaño se realizaba durante veinticuatro horas, y que hoy en día se ha reducido a dos o tres.

Viacrucis, misereres, cánticos o procesiones. Todo ello tradiciones de la tierra abulense, que perdurarán mientras haya quien las recoja.

Ciclo de conferencias

Todas estas curiosidades son parte del contenido de las conferencias que tendrán lugar los próximos días en diferentes localidades de la provincia de Ávila, puestas en marcha por la Diputación por segundo año consecutivo, y que en esta ocasión contarán con un ponente experto en estas tradiciones de la Semana Santa rural como es Emilio Iglesias.

Bajo el título de “La Semana Santa en el medio rural abulense”, la primera de ellas tendrá lugar en El Barraco el día 15 de marzo a las 19:30 horas en el salón de plenos; la segunda será en El Barco de Ávila el 18 de marzo a las 18:00 horas en el Espacio Cultural y la última de ellas, el día 28 de abril en Mirueña de los Infanzones, a las 18:30 en la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción. Este último pueblo, además, ha conseguido volver a impulsar sus tradiciones, gracias al hermanamiento con Villaflor.

 

Fotos

Vídeos