«Cuando las ovejas se quedan clavadas... es que va a nevar»

Pedro Sanz, el pastor de las cabañuelas./Antonio Tanarro
Pedro Sanz, el pastor de las cabañuelas. / Antonio Tanarro

«Para San Juan, tendremos la primera ola de calor del verano», afirma Pedro Sanz, pastor de Rades de Abajo

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

Una primavera más cálida de lo normal y con menos días de lluvia, aunque los habrá. Los amantes de la Semana Santa no deben preocuparse demasiado, porque podrán disfrutar de las procesiones, aunque es probable que algún día caigan unas gotas. Es la predicción de Pedro Sanz, pastor jubilado de Las Rades de Abajo (Pedraza), el popular 'pastor de las cabañuelas'. «De noventa y dos días que tendrá la primavera, no habrá ni cuarenta de lluvia. Este año va a hacer más calor, aunque no será todo seguido. En Semana Santa... podrán salir las procesiones», añade.

Son muchos los años –él dice que cincuenta– que ha pasado al raso, con sus ovejas, mirando al cielo, sintiendo el latido de la tierra. «Lo aprendí de mi abuelo Domingo, aunque murió pronto y no coincidí mucho tiempo con él. Dicen que me parezco mucho», señala este pastor 'meteorólogo' que se guía por las cabañuelas (conjunto de métodos tradicionales de predicción meteorológica) para saber qué tiempo hará a lo largo del año. «Alguna vez me he equivocado, pero suelo acertar».

Pedro tiene el año 2019 en la cabeza. Menos nieve, menos lluvia, aunque lloverá, y calor más temprano. «Lo dije en enero –recuerda– y se está cumpliendo». Nada que ver, pues, con el 2018, en que tanto nevó. «Cuando las ovejas se quedan clavadas... es que va a nevar. También fue el pasado un año con varios meses de cinco lunas; y cuando hay cinco lunas distintas en un solo mes... los fenómenos suelen ser más extremos. Por ejemplo, enero de 2018, cuando se colapsó la autopista, vio cinco lunas. Este año solo hay un mes que las trae, agosto, y hará mucho calor, sobre todo la primera semana», explica.

Tras una primavera más calurosa de lo normal, el verano empezará a notarse desde sus comienzos, a finales de junio. «Junio entrará un poco desapacible, lloverá el 12 o así , y en San Juan tendremos la primera ola de calor. Hará muchísimo calor esos días, hasta el 11 o el 12 de julio, más o menos, en que refrescará algo. El calor volverá fuerte hacia Santiago, y agosto, como digo, empezará con otra ola de calor, hasta los días de la Virgen, que traerán agua. El calor es por las cinco lunas», señala Pedro, que acaba de dejar el oficio de pastor y ahora vive en Segovia, aunque sigue yendo mucho por el pueblo. El otoño llegará en septiembre, como siempre, pero de forma suave: «Tendremos el veranillo de San Miguel y lloverá mucho durante el puente del Pilar, que cae en fin de semana. Habrá nieve arriba, en la sierra, para San Frutos, y noviembre entrará con niebla y escarcha. Ya en San Andrés veremos algo de nieve, pero el mes de diciembre será muy parecido al del año pasado».

El pastor cree que el cambio climático es una realidad y recomienda coger el coche lo menos posible: «Los aviones y los coches están quemando la atmósfera. En las ciudades se respira mal. Hay que ir más en bicicleta o andando. Aquí, en Segovia, cogen el coche para todo».