El concejal de Tráfico sobre el mayor atasco en Segovia en cuatro años: «Fue una marabunta»

Atasco de vehículos en la capital. /Antonio de Torre
Atasco de vehículos en la capital. / Antonio de Torre

Los hosteleros proponen un aparcamiento en el velódromo

LUIS JAVIER GONZÁLEZ Segovia

El presidente de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AHIS), Roberto Moreno, asegura que Segovia «no está preparada» para asumir un volumen de tráfico como el del pasado jueves, 2 de mayo, epicentro del puente en Madrid y una jornada de éxito rotundo para la hostelería segoviana. «Hay que intentar que toda esta gente que viene a visitarnos se quede y no tenga que irse nadie, porque es una pena». El concejal de Tráfico del Ayuntamiento de Segovia, Ramón Muñoz-Torrero, confirma el colapso de la ciudad y ve pocas alternativas «ante tal marabunta de coches».

Moreno habla de un día «espléndido» y de «un golpetazo impresionante». Se juntaron muchos factores: una fiesta en la Comunidad de Madrid después de otra nacional y antes de un viernes que muchos han utilizado de puente. Una circunstancia no tan frecuente en el calendario. «También acompañó mucho el día. Podía haber amanecido fresquito y lloviendo, pero la temperatura fue buenísima»,señala Moreno. Con la festividad de San Isidro en el horizonte, el presidente de los hosteleros lo resume en una frase: «Es que Madrid llena mucho Segovia. El día que Madrid cierra, nos beneficia una barbaridad». De hecho, el 2 mayo supuso un aumento de un 70% en la hostelería respecto a una jornada convencional, según calcula el responsable de los hosteleros. «Parecía un Jueves Santo. Estuvimos dando comidas hasta las seis y pico de la tarde».

La consecuente congestión de tráfico fue inevitable, con los cuatro 'parkings' a rebosar y retenciones de más de treinta minutos con su punto álgido a las dos de la tarde, cuando los segovianos de la ciudad y del alfoz salían de sus puestos de trabajo. «Lo que no pueden hacer es cerrar el casco histórico porque la gente se vuelve loca. Los que vinieron pronto y consiguieron aparcar, congestionan la ciudad. Pero el resto, que tiene los mismos derechos, se tuvieron que dispersar porque no les quedaría más remedio. A mí me pasaría lo mismo, si me tiro 25 minutos dando vueltas por una ciudad y no encuentro aparcamiento, me voy porque me cabreo», afirma Moreno.

El presidente de la AHIS pide que la ciudad empiece a estudiar la posibilidad de que haya «muchos más» aparcamientos. «Ya me sé la respuesta de que es un día al año, pero es que Segovia, gracias a Dios, tiene un tirón turístico enorme. Hay que facilitar la vida a los autobuses. El velódromo debería asfaltarse y tiene la posibilidad de un aparcamiento exterior, a lo mejor con varias plantas». Por ello, sugiere «sentarse entre todos y hacer unas mesas en común» para que la situación no se repita.

El concejal de Tráfico coincide con los hosteleros en que el jueves fue «un día imposible» y en que la ciudad quedó «completamente colapsada» en muchos momentos. «El problema se agrava porque Segovia es como es, con calles de estructura medieval, el problema de la circunvalación y que cada día hay más coches». El Ayuntamiento decidió cerrar el acceso al casco histórico antes que en otras fechas similares para reorientar a los conductores. «Fue todo el día, pero es que la salida también fue tremenda. El peor día de rráfico en mis cuatro años como concejal».

El objetivo es reducir el acceso al casco histórico para evitar que los conductores den vueltas sin plazas disponibles. «Ante una marabunta así, poco puedes hacer, aparte de decirles a los vecinos de Segovia que es más conveniente no coger el coche. Lo ideal sería un aparcamiento disuasorio, pero no tenemos solares. Es algo que el próximo equipo de Gobierno tendrá que trabajar para redirigir a la gente en estos días tan tremendos y poner un transporte público que les traiga al centro». ¿Puede Segovia asumir este volumen de turistas? «Evidentemente, en cuanto a tráfico, no. Se precisa reubicar a estos vehículos antes de que entren».