La red de calor proyectada en Segovia dará servicio a 4.000 viviendas

Suárez-Quiñones, con la alcaldesa Clara Luquero y Susana Moreno en la presentación del proyecto INTENSSS-PA./A. de Torre
Suárez-Quiñones, con la alcaldesa Clara Luquero y Susana Moreno en la presentación del proyecto INTENSSS-PA. / A. de Torre

La empresa Veolia valora tres parcelas para instalar la central de biomasa entre El Cerro y Hontoria

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Es una inversión totalmente privada y está en marcha. La empresa Veolia presentó este martes el proyecto de red de calor que prevé implantar en Segovia para ofrecer el servicio de calefacción y agua caliente sanitaria a los barrios del sur de la ciudad. Es un proceso de unos dos años, el tiempo que los responsables de la empresa calculan que necesitarán para convencer a las comunidades de propietarios e instituciones de las ventajas del sistema, integrado en las estrategias de desarrollo urbano sostenible y en el proyecto INTENSSS-PA, desarrollado por la Consejería de Fomento y el Instituto de Urbanística de la Universidad de Valladolid.

Segovia Ecoenergía plantea los ramales de Ezequiel González-Conde Sepúlveda, La Albuera-El Carmen y Nueva Segovia

Juan María Cuéllar, responsable de Desarrollo Área Norte de Veolia y del proyecto de la red de calor de Segovia, lo presentó acompañado por el concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera. Fue en el marco de la jornada de presentación de las directrices de la iniciativa INTENSSS-PA (acrónimo en inglés de Inspiring Training Energy Spatial Socioeconomic Sustainability to Public Authorities) en la que participó el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Las líneas generales del proyecto de la red de calor de la ciudad (denominado Segovia Ecoenergía) que explicó el responsable de Veolia parten de la central de biomasa, para cuya ubicación la empresa ya cuenta con tres posibles parcelas entre la zona interpolígonos, El Cerro y el área industrial de Hontoria. Será una red de unos ocho kilómetros de longitud para canalizar el agua caliente de calefacción y uso sanitario que llegará a una zona residencial de 4.000 viviendas por medio de tres ramales: el del eje de Conde Sepúlveda-Ezequiel González (con extensión hasta el Hospital General), el de La Albuera-El Carmen (con Padre Claret incluido), y el del barrio de Nueva Segovia y San José.

El servicio de esta red de calor llegará a hoteles, a dos residencias de mayores, y en el ámbito educativo y deportivo a nueve colegios e institutos y cinco piscinas, a los centros dependientes de la Universidad de Valladolid, otros edificios administrativos y centros de salud. Además de la red de ocho kilómetros de extensión, la central alimentada con biomasa tendrá una potencia de 12 Megawatios, con una capacidad de producción de 20.000 megawatios por hora que evitará la emisión a la atmósfera de 11.000 toneladas de CO2 al año, equivalente a la cantidad que pueden absorber 35 árboles.

Ventajas

La red de calor, según explicó Cuéllar, tiene ventajas económicas, pues al menor coste de la energía se suma también un menor coste de mantenimiento de las instalaciones, ofrece a los usuarios precios estables, competitivos, con calidad en el servicio y un suministro garantizado los 365 días del año con un sistema seguro y fiable. El ejemplo más cercano es la red instalada en el municipio madrileño de Móstoles, con una planta de generación de biomasa de una potencia instalada similar para dar servicio s 2.422 viviendas; otro proyecto que gestiona Veolia es el de Torrelago en Laguna de Duero.

La red de calor es, por tanto, «más económica, más sostenible, más eficiente y más confortable», como también indicó Francisco Villalobos, director general de Veolia, momentos antes de iniciar la presentación. Según dijo, el desarrollo previsto de Segovia Ecoenergía es sustituir en las viviendas objetivo las instalaciones actuales de producción de calor y agua corriente sanitaria con calderas de gas o de gasoil, «cambiándolas por la red de calor» abastecida con la planta de biomasa, que comenzaría a operar dentro de unos dos años, el tiempo previsto para cerrar los contratos con las comunidades de vecinos necesarios para que sea rentable.

Inversión privada

Alfonso Reguera expuso en la presentación que el Ayuntamiento de Segovia acompaña a Veolia en la búsqueda del terreno para que instale la planta de biomasa, pues desde el principio ha considerado que el proyecto de la red de calor era «bastante interesante».

Es un proyecto a desarrollar con inversión totalmente privada y que, según el concejal, «tiene que ser asumido por la población» en una ciudad como Segovia, con una gran carga conservacionista (dada la proximidad del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama), pero con un tamaño menor que muchos barrios de Madrid, de manera que una única planta de biomasa podría abastecer a toda la ciudad. Con el suministro de masa seca suficiente, además, desde las 330.000 hectáreas de masa forestal de la provincia que en gran parte no son explotadas.

En opinión de Reguera el proyecto de Veolia tiene «muy buenos visos de salir adelante», de modo que «en 24 meses podría Segovia contar con una red de calor». Será la base para, en el futuro, aplicar esta red en las zonas de regeneración urbana, comentó el concejal; y será el tercer intento de instalar en la ciudad una planta de biomasa, tras los proyectos desestimados en el campus de la UVA y en el barrio de La Albuera.

Es también, declaró la alcaldesa, una oportunidad para lograr el reto de «avanzar hacia las ciudades sostenibles y más saludables».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos