Aguederas contra el frío

Las celebraciones de Santa Águeda abren un paréntesis hasta el próximo domingo en la fiesta de Zamarramala

Las alcaldesas y aguederas de honor del barrio de San Lorenzo, ayer tras el nombramiento en el escenario situado junto al atrio./Antonio Tanarro
Las alcaldesas y aguederas de honor del barrio de San Lorenzo, ayer tras el nombramiento en el escenario situado junto al atrio. / Antonio Tanarro
M. A. LÓPEZ-M. RICOSegovia-Cuéllar

'Pepa la Canaria', Josefa López, compartió emocionada este domingo en el barrio de San Lorenzo de Segovia capital la vivencia de ser alcaldesa; en la fiesta de Santa Águeda, a la que acude desde hace veintidós años, protagonizó este año el cambio de montera junto a Mari Carmen Arranz el sábado, y ya el domingo, en la plaza del barrio, tuvo el lugar preeminente que le otorgó el cargo en la iglesia, en la procesión y en el escenario. La mañana, soledada, pero fría, motivó a muchos vecinos a salir, para acompañar a las aguederas y ayudarles en los preparativos de la fiesta, con los maridos, parejas, yernos o sobrinos de las aguederas echando una mano para preparar la tajada y repartirla en la plaza, abarrotada a la hora del aperitivo y amenizada con la dulzaina y el tamboril. Tradición sumada a tradición.

En el escenario, al lado de la iglesia, se realizaron los nombramientos de alcaldesa de Honor, a la presidenta de la Asociación Nacional de Enfermos con Patologías Mitocondriales, María de Pablos, y a la aguedera de Honor, Victoria García, antes de la quema del pelele. El programa finaliza este lunes en San Lorenzo con el chocolate en la Residencia Mixta.

En Cuéllar, como en otros municipios de la provincia, las aguederas optaron por trasladar la celebración de la festividad de Santa Águeda a este sábado, en una jornada que, a pesar de ser soleada, estuvo marcada por el frío, pero también por la alegría, las danzas y los manteos. Las cuellaranas vivieron su día grande, iniciado al son de las dulzainas de los Hermanos Ramos, que acompañaron a la mayordoma, Yolanda Llorente, desde su casa hasta el Ayuntamiento, donde fueron recibidas por el alcalde, Jesús García, que les entregó el bastón de mando.

Yolanda Llorente, acompañada por otras aguederas y sus sobrinas Selene y Diana, recogió el bastón con orgullo, para dirigirse luego a la iglesia de El Salvador, donde participaron en la eucaristía cantada por el grupo Tiorba y presidida por la imagen de Santa Águeda, que después sacaron en procesión. Para combatir el frío, las mujeres optaron por no cesar de bailar jotas durante todo el recorrido.

Al mismo tiempo, en la iglesia se desarrolló otra de las tradiciones, la elección de la mujer que ocupará el cargo de mayordoma en 2020 mediante un peculiar sorteo con una baraja de cartas; entre todas las mujeres que quieren optar al cargo, a quien le toque el as de oros es la elegida. Y le tocó a la joven Sonia de Pablos. «No lo esperaba, de verdad», dijo emocionada, pues recordó que su madre había estado 25 años optando al cargo y lo ocupó hace dos. Para ella «va a ser un año muy especial».

También de forma especial vivió el día Yolanda Llorente. Aseguró que al principio «estaba un poquito nerviosa», pero después «todo ha salido rodado, divirtiéndonos y danzando». El momento más especial fue el de recibir el bastón de mando, «que se lo he dedicado a mi madre», dijo. Para la mayordoma cuellarana de Santa Águeda, es un acierto trasladar la festividad al fin de semana. «Porque gente joven viene poca y si queremos que la tradición siga tiene que ser así. Yo he podido venir porque es domingo y mis sobrinas me han podido acompañar por lo mismo. Y Sonia (la próxima mayordoma) también está aquí porque es domingo», declaró.

Las celebraciones se trasladaron después hasta el restaurante San Francisco, donde las aguederas disfrutaron de una comida, un sorteo de regalos, música y una chocolatada. Y allí hubo más momentos emotivos, como la entrega de un ramo de flores a la aguedera de mayor edad. Los actos de este año concluirán el jueves con la misa en recuerdo de las hermanas difuntas, a las 19:00 horas en la iglesia de El Salvador.

En Sacramenia

Sacramenia es otro pueblo que se hace eco de las tradiciones. Puede representar al resto de los municipios de Segovia que este fin de semana han celebrado la fiesta de Santa Agueda de Catania. En el pueblo del nordeste de la provincia, informa Mari Luz Lázaro, el domingo fue un día lleno de actividades que comenzó con la entrega del bastón de mando a la alcaldesa de las águedas, también en una jornada fría y ventosa.

Después, las mujeres dieron un paseo por la localidad para repartir las típicas hojuelas a los vecinos y visitantes, antes del acto religioso en la parroquia de San Martin, presidido por Helber Adan Daza, antes de la procesión con la imagen de la santa, amenizada con las jotas tradicionales que simbolizan alegría y que las mujeres bailaron con sus preciosos trajes típicos segovianos.

Las aguederas compartieron después una comida en uno de los restaurantes de Sacramenia, con el excelente lechazo asado y los vinos de la tierra, y para finalizar este día lleno de emociones, música, alegrías y compañerismo, el pueblo disfrutó de una fiesta de disfraces.

La fiesta de Santa Águeda abre ahora un peréntesis. Su fecha es este martes, día 5, pero la celebración con más renombre será el domingo en Zamarramala, la Colación de Miraflores de la Sierra de donde salieron en el siglo XIII las mujeres que arrebataron las armas a los moros que apresaron el Alcázar.