El 'ADN canino' para multar por las heces de los perros en la calle incluiría a 2.600 animales

Una mujer recoge las heces de su perro en una calle. AP/
Una mujer recoge las heces de su perro en una calle. AP

El Ayuntamiento decidirá en el plazo de dos meses si lo pone en marcha

ANA NUINsegovia

El Ayuntamiento de Segovia decidirá en un plazo de dos meses si sigue adelante con su idea de poner en marcha el registro de ADN de los 2.600 perros censados en la capital, además de los 65 potencialmente peligrosos, para poder identificar sus excrementos si sus dueños no cumplen con la obligación de retirarlos de la vía pública. Aunque el llamado ADN canino es una vieja aspiración del equipo de gobierno presidido por Clara Luquero, que ya incluyó la propuesta en el programa electoral con el que los socialistas concurrieron a las últimas elecciones municipales, el concejal de Servicios Sociales, Andrés Torquemada, explicó ayer que hay que poner en la balanza los pros y los contras de esta medida.

Las ventajas están claras. El ADN canino exigiría que todos los perros, además de estar censados, pasen por el veterinario para someterse el pertinente análisis de sangre. De ello se obtendría la huella genética, que quedaría registrada en una base de datos. De esta manera, el excremento abandonado de un perro delataría rápidamente al dueño, que sería denunciado sin más contemplaciones. Ahora mismo es muy complicado sancionar, pues se requiere sorprender al infractor y no siempre es posible, a no ser que haya sido visto por un policía local.

El procedimiento, sin embargo, no es sencillo. El Ayuntamiento tiene que estudiar cómo se pide la prueba de ADN a los dueños de los 2.600 perros, dado que cada análisis tiene un coste de unos 30 euros. «Hay que ver si ese coste se repercute en el propietario, si lo asume el Ayuntamiento, o si es compartido», explicó Torquemada. También está el inconveniente de que la competencia sancionadora corresponde al Servicio de Agricultura de la Junta, por lo que la cantidad ingresada por las multas «no revertiría en las arcas municipales y, por tanto, no permitiría enjugar el coste que supone». Una posibilidad que se baraja es la de regular las sanciones dentro de alguna de las ordenanzas municipales, como la de convivencia.

Torquemada ofreció estas explicaciones durante la presentación de la campaña dirigida a los propietarios de perros puesta en marcha por la Concejalía de Servicios Sociales, Sanidad, Igualdad y Consumo. Bajo el título Un gesto sencillo al alcance de tu mano, el objetivo fundamental es «insistir en la importancia de realizar una correcta eliminación de las heces caninas y generar una actitud positiva hacia la recogida de este residuo, pero también animar a actuar a los dueños de las mascotas que presentan reticencias a recoger los excrementos». Además, el Ayuntamiento intentará hacer partícipe a los dueños de perros que ya recogen los excrementos en la búsqueda de soluciones para conseguir que este gesto tan sencillo se normalice. Esta iniciativa que se extenderá hasta el 20 de diciembre.

Un gesto sencillo al alcance de tu mano consta de visitas a las clínicas veterinarias, tiendas de mascotas y peluquerías caninas abiertas al público, en las que se entregarán carteles y ejemplares del folleto de la campaña. Además, las educadoras visitarán las zonas más frecuentes de paseo de mascotas, repartiendo lotes de bolsas de recogida de excrementos y ofreciendo una breve charla distendida en la que se plantearán los argumentos más persuasivos en cada caso para mostrar la necesidad de recoger los excrementos. Se han seleccionado 34 zonas dentro de la ciudad, lugares que se visitarán en alguno de los horarios habituales de paseo, a primera hora de la mañana, a mediodía o a última hora de la tarde.

En total, se distribuirán 800 paquetes de 15 bolsas cada uno entre los dueños y las clínicas veterinarias, así como dípticos y carteles. El equipo de gobierno considera que esta campaña servirá también «para hacer una sencilla investigación social, a través de un cuestionario, sobre las barreras que encuentran los propietarios de los perros que no colaboran en la recogida de excrementos, información que servirá para adoptar medidas al respecto y poder actuar en consecuencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos