Pablo Hernández, alcalde de Candelario: «Hay proyectos que no dependen de nosotros sino de otras entidades»

Pablo Hernández, alcalde de Candelario, agradece el apoyo recibido y la confianza de los vecinos. /WORD
Pablo Hernández, alcalde de Candelario, agradece el apoyo recibido y la confianza de los vecinos. / WORD

El primer edil comienza su segunda legislatura al frente del Ayuntamiento y una de sus primeras tareas ha sido organizar las fiestas patronales

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDCANDELARIO

Sin dejar de celebrarse actividades de gran calado en Candelario, como por ejemplo las actuaciones del Festival Internacional de Blues de Castilla y León de ayer, la villa corita celebrará durante la semana que está a punto de empezar sus fiestas patronales en honor de Santa Ana, de las que habla su alcalde, Pablo Hernández, como también de otras cuestiones municipales, tras revalidar por cuatro años más su cargo al frente de la Alcaldía.

–Segunda legislatura al frente del Ayuntamiento de Candelario, por lo que ya tiene experiencia a la hora de organizar las fiestas patronales, ¿presentarán en esta edición alguna novedad en cuanto a actividades se refiere?

–No, en conjunto las fiestas continúan con las mismas actividades y esquema de los últimos años. Aunque hay que señalar una novedad, y es la extensión del Festival Internacional de Blues de Castilla y León, que cada año se celebra en Béjar, y que hoy tenemos en Candelario con una sesión que hemos llamado vermut y con actuaciones desde las 13:00 a las 19:00 horas, que serán el aperitivo de las fiestas patronales, el resto de la programación será similar a otros años.

-Si tuviera que destacar algún acto de dichas fiestas, bien por tradición, por vistosidad o por ser demando por una gran parte del público, ¿cuál sería?

-En el sentido más tradicional, sin ninguna duda la procesión de Santa Ana; por otro lado, lo que atrae a mucha gente, sobre todo a los jóvenes de los municipios vecinos, son las verbenas. Las actividades infantiles también son muy demandadas, sobre todo el tobogán de agua de 50 metros, que aprovecha una de las calles empinadas de Candelario para ser colocado y que acaba con la fiesta de la espuma.

-En cuanto al presupuesto que destinan a estas fiestas estivales, ¿se mantiene en los mismos segmentos de años anteriores?

-Más o menos se mantiene, porque siempre se ponen límites para irlo manteniendo y que no suba; aunque el mayor coste se lo llevan las verbenas y la contratación de los grupos.

-Aparte de las actividades de las fiestas patronales, dentro de todas las que se organizan para todo el periodo estival, ¿destacaría alguna de ellas?

-Sin ninguna duda, la Boda Típica, que se celebra el segundo domingo de agosto y que es Fiesta de Interés Turístico Regional.

-En otro orden de cosas y hablando ya de gestión municipal, los vecinos le han dado su respaldo para una legislatura más, ¿cómo se ha sentido tras las elecciones municipales del pasado mes de mayo?

-Satisfecho, porque de alguna forma es un reconocimiento de la población al trabajo realizado los cuatro años anteriores. Hemos mantenido el número de concejales pero ha aumentado el apoyo de la población. Ahora tenemos que mantener nuestro compromiso durante los próximos cuatro años y cumplir con nuestro programa, algo que también es una responsabilidad. Pero ante todo, me gustaría agradecer a los vecinos de Candelario que sigan confiando en nosotros y esperamos no defraudarles.

-Entre los proyectos para estos cuatro años, ¿alguno a destacar o es una continuación de lo ya iniciado en la anterior legislatura?

-Hay cosas que en la anterior legislatura quedaron sin acabar y ahora tenemos que continuarlas. Así, queremos realizar la residencia, que es un compromiso de la etapa anterior. También queremos conectar el sistema de aguas residuales con la estación depuradora de Béjar. Y hay que realizar una inversión importante para solucionar el problema del abastecimiento de agua en verano. Esto en cuanto a infraestructuras se refiere, después hay otra serie de actuaciones necesarias para la mejora de los servicios del pueblo. Y también queremos intentar conseguir la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para el albergue y el parque; continuar con la promoción del pueblo y aumentar la actividad económica y laboral del municipio.

-En esa labor de promoción de la que habla, ¿ha sido esencial la inclusión del municipio en la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España?

-Candelario siempre ha tenido un gran atractivo y es un pueblo conocido, pero se podría decir que ser miembro de dicha asociación y sobre todo actividades como la Vuelta Ciclista a España, que tienen mucho interés, han hecho que seamos aún más conocidos fuera del ámbito en el que nos movemos normalmente. Ambas cosas han sido decisivas.

-¿Continuarán entonces trabajando en la misma línea, en lo que a promoción se refiere?

-Sí, sobre todo participando en eventos deportivos, musicales... que sean de la comarca, de la región o a nivel nacional. Pruebas como la de Bedelalsa y otras actividades deportivas facilitan y dan a conocer el municipio, porque hacen que la gente retorne de nuevo tras conocer el entorno tan atractivo que tenemos, por lo que normalmente vuelven en otra ocasión.

-¿Existe algún proyecto que se les esté resistiendo bien por cuestiones burocráticas, bien por ser competencia de otras administraciones o simplemente por falta de financiación?

-Hay cuestiones y proyectos que son complicados sacar adelante, porque el Ayuntamiento no tiene capacidad económica para realizarlos o son competencias de otros organismos. En el caso de la depuradora, por ejemplo, sí contamos con financiación pero depende de otras entidades como la Confederación Hidrográfica y el municipio de Béjar. En el caso del abastecimiento, no disponemos del dinero necesario y debe ser la Junta de Castilla y León la que aporte la financiación; la solución sería tener un segundo punto de abastecimiento, que sería esencial para contar con agua en los meses de verano, que es cuando tenemos problemas a pesar de tener la Sierra al lado, y se ha realizado un estudio, pero es un proyecto que aún no se ha materializado. Una cuestión que es titularidad municipal es la carretera que une Candelario con La Garganta, que está en muy mal estado y no tenemos cuantía económica para su arreglo, por lo que esperamos que la Diputación de Salamanca pueda ayudarnos.