«Pierdo tanto tiempo en ir a diálisis que no puedo ni trabajar»

Jonatan Rebolledo, ayer en diálisis. /El Norte
Jonatan Rebolledo, ayer en diálisis. / El Norte

Los 26 pacientes que se desplazan a Valladolid para recibir tratamientos renales se concentran el jueves para solicitar un tercer turno de diálisis

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

26 pacientes renales crónicos de Palencia necesitan desplazarse tres veces por semana a Valladolid para recibir un tratamiento de diálisis que no pueden recibir en el Hospital Río Carrión. Esta situación complica enormemente las vidas de estas personas, que tienen que estar fuera de casa hasta 9 horas cada día que se dializan, tal y como indica el más joven de todos ellos, Jonatan Rebolledo, que se concentrará junto a sus compañeros el próximo jueves 8 de noviembre a las 11:00 horas en el Hospital Río Carrión para exigir la implantación de un tercer turno de diálisis que mejore la calidad de vida de estos enfermos renales crónicos.

¿Cómo mejoraría su vida la implantación de un tercer turno?

–Pedimos que se implante un tercer turno por la noche, de 20:00 a 0:00 horas, porque permitiría que los pacientes no tuviéramos que desplazarnos a Valladolid y que nos unieran a los otros dos turnos de diálisis que funcionan en Palencia. Somos 26 personas y lo único que queremos es que no nos pongan más trabas en nuestra vida diaria, que ya es bastante complicada para tener más problemas de los que ya debemos soportar. Hay gente que vive en pueblos y que tiene que hacer más kilómetros de los que serían aconsejables, e incluso llegan a pasar hasta 12 horas para poderse hacer la diálisis.

¿Qué determina que unos vecinos de Palencia se tengan que ir a Valladolid y otros se puedan dializar en Palencia?

–Creemos que depende del estado de gravedad que tengas dentro de la enfermedad y de los kilómetros que tengas que desplazarte para poder llegar al centro en el que te hacen la diálisis. La gente más mayor y la que vive en pueblos situados al norte suele ser la que va al Río Carrión para no pegarse demasiadas palizas.

Usted es el más joven de esas 26 personas que tienen que viajar tres veces por semana a Valladolid. ¿Los problemas derivados del desplazamiento se acrecentan en las personas más mayores?

–Por supuesto. Mucha gente sale tan cansada del viaje y de la diálisis que se va a la cama directamente y no vive nada hasta el próximo día. Esto se suele dar más en las personas más mayores.

¿Cómo es su vida esos tres días en los que se le realiza la diálisis?

–Nos hacen la diálisis de 14:00 a 18:00. Los tratamientos suelen durar cuatro horas, si no hay complicaciones, y eso nos hace salir de casa sobre las 11:30 horas y los que vivimos en la capital no llegamos hasta las 19:30 o 20:00 horas. Los que vivien en los pueblos tardan aún más y algunos no llegan hasta las 21:00 horas. Son muchas horas fuera de casa.

Tener que estar tantas horas en diálisis le impedirá hasta trabajar, a sus 28 años...

–Claro. Por desgracia, pierdo tanto tiempo en ir a diálisis que no puedo trabajar. Si se hiciera en Palencia, tendría más horas libres y podría. Esto está condicionando mi vida.

La sanidad española es la más eficiente de Europa, según el informe Bloomberg. Situaciones como la suya demuestran que, pese a lo que dice el informe, queda por hacer para ganar en eficiencia...

–Depende un poco del lugar en el que vivas. Palencia es una ciudad pequeña y vamos atrasados en muchas cosas y en esto, también. No pedimos máquinas de última generación, solo un turno más, que tampoco es tanto.

¿Cómo se mira al mundo cuando tu vida depende de una máquina y de los horarios que te asignen para enchufarte a esa máquina?

–Pues mal. No tienes vida. Tienes que estar pendiente de ir a Valladolid los lunes, miércoles y viernes, y no puedes ni pensar en algo tan normal como hacer un viaje o una escapada.. Tenemos que vivir en clausura porque dependemos de esa máquina.

Su estado físico depende de la máquina y su estado anímico, también...

–Sí, está claro. Yo lo llevo lo mejor posible, soy un chico positivo y tiro para adelante, pero hay mucha gente que no puede con ello psicológicamente.

Amancio Ortega ha donado dos mamógrafos al Hospital San Telmo. Una máquina de diálisis tampoco vendría mal...

–Para nada. Sería la mejor noticia para todos los que dependemos de estas máquinas, que somos muchos en Palencia. Ya que la vida no nos es fácil, sería de agradecer que nos la facilitaran un poco los que tienen recursos para hacerlo, ya sea Amancio Ortega o la administración pública.

Tal vez la movilización del jueves sirva para poner el foco sobre este problema, que suele ser menos visible que el de otros colectivos...

–Esperamos que acuda el mayor número de personas que sea posible. Van a venir nuestros familiares y amigos para hacer un poco de fuerza y, aunque no van a poder venir todo los pacientes porque algunos tienen diálisis. De momento, hemos hecho un llamamiento en las redes sociales para que vengan todas las personas que puedan a la concentración. Además, esperamos que los medios de comunicación también hagan de altavoz para que los palentinos se sumen a esta iniciativa, que solo pretende mejorar la vida de algunos vecinos que tienen problemas y que quieren dejar de tener uno añadido: el desplazamiento a Valladolid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos