Asier Aparicio: «Estamos inmersos en el Gran Hermano que relataba Orwell»

Asier Aparicio, con su nuevo libro 'Crónicas Lunáticas'. /El Norte
Asier Aparicio, con su nuevo libro 'Crónicas Lunáticas'. / El Norte

El autor presentará su nuevo libro de ciencia-ficción 'Crónicas Lunáticas', hoy a las 20 horas en la librería Del Burgo

JESÚS GARCÍA-PRIETOPalencia

Asier Aparicio es uno de los escritores más prolíficos de Palencia. Aunque nacido en el País Vasco, reside desde niño en la ciudad y trabaja actualmente como profesor de ESO y Bachillerato. En su haber 54 obras teatrales, tres discos editados con su grupo Contraste y seis novelas. Asimismo, cuenta con un libro de relatos con música (¡Tócala Sam!'), más de sesenta artículos y un pequeño ensayo, además de un buen número de poemas.

–¿Qué son y cómo surgen estas 'Crónicas Lunáticas'?

–Las 'Crónicas Lunáticas' son un libro de relatos breves de seis o siete páginas con la ciencia-ficción como telón de fondo. En ellas he querido hacer un homenaje a Ray Bradbury y su libro 'Crónicas Marcianas', lo que pasa es que en vez de ser en Marte como lugar específico, son trece relatos muy distintos, en los que somos transportados a mundos lejanos. Todas ellas son parábolas de nuestra realidad.

–¿Qué es lo que le ha inspirado a escribir este nuevo libro?

–Durante los últimos tres años he leído mucha ciencia-ficción. Es un género que no había tocado y que es muy sugerente para contar ciertas cosas, así que me he animado a ello. No es la primera vez que trataba temas de fantasía, porque ya tenía la novela de 'El Árbol Nazarí' y 'El Ángel Sobre las Olas', que ganó el premio Villiers L´Isle Adam de novela fantástica. Es una manera de tocar un género que en España parece denostado, pero que en los países anglosajones tiene muchos seguidores.

–¿Existe algún paralelismo más con el libro de Bradbury o únicamente es un homenaje?

–Es simplemente un guiño. El paralelismo es que es un libro de relatos como 'Crónicas Marcianas', pero también lo emparentaría más con otras novelas como 'Un Mundo Feliz' de Aldous Huxley o con '1984' de George Orwell. La buena ciencia-ficción de segunda hornada, es la que ya no solo se fascina por lo científico sino que intenta ver los peligros de un mundo muy ordenado y científico como en el que nos encontramos. Recuerdo una escena del libro 'Fahrenheit 451', del propio Bradbury, en el que la mujer protagonista está hablando con sus amigos en una habitación y son pantallas. Bradbury lo escribe en los años 50 y lo de tener amigos virtuales lo estamos viviendo hoy en día.

–¿Cree que estamos viviendo un momento parecido a lo que Orwell relataba en su libro '1984'?

–Creo que sí. Hay varios temas principales que cruzan todo el libro. El primero el cambio climático que es la gran amenaza del planeta y que puede suponer la extinción de nuestra propia especie. En segundo lugar, el peligro de los autoritarismos, pero no tanto a nivel político sino como pensamiento único. Resulta muy difícil ser una persona diferente al resto.

–¿Está hablando del Gran Hermano de Orwell?

–Exactamente. De alguna manera el Gran Hermano lo estamos viviendo hoy en día en las redes sociales. Hay mucha gente que cuelga su vida entera sin que nadie se lo exija. Destacaría un tercer tema principal del libro, que sería el tema de la intimidad. Qué fácil vendemos nuestra intimidad cuando es lo más valioso que tenemos.

–Con este nuevo trabajo demuestra su capacidad creativa, adaptándose a cualquier género. ¿Cómo ha sido la experiencia de escribir ciencia-ficción?

–Ha sido muy grata. Es un género que nos hace imaginar lo que estamos viviendo ahora y lo que puede ocurrir en unos años. Es cierto lo que dice, intento retarme, vivir cosas distintas y no encasillarme nunca. Hace poco lo hablaba con un compañero escritor y me decía que se lo ponía difícil al público porque no fidelizo al lector. Creo que lo que uno busca es sentirse feliz escribiendo y abarcando más géneros quizás gane nuevos lectores.

–¿Cree que la ciencia-ficción es un género ligado a la existencia del ser humano?

–Sin duda. Los pasajes biblícos como el apocalípsis exitían antes de Cristo y aquella era la ciencia-ficción de entonces. Es la capacidad intuitiva que tiene el hombre de ver más allá.

–¿Un escritor tan prolífico como usted tiene ya un nuevo proyecto en mente?

–Lo cierto es que sí. No puedo parar de escribir y si que tengo ya en mente un nuevo proyecto. Aún tengo que pulirlo, pero ya están escritos cuatro nuevos Ventolinos y mi idea es continuar con la saga del duende. Igual el año que viene presento el nuevo trabajo.

–En su prólogo anima al lector a pensar como un poeta y a cuestionarse a uno mismo. ¿Cree que hacen falta hoy en día más introspección?

–Sí. es uno de los temas de los que hablo en el libro. Solemos huir del silencio o la soledad , quizás porque no queremos encontrarnos con nosotros mismos. Creo que hay una invasión de ruido en la sociedad.

mos a trabajar en este libro.

–La libreria del Burgo acogerá su presentación en la ciudad.¿Qué espera del lector palentino?

–Me han comentado que hay espectativa, así que estoy muy contento. De todas formas aunque me gusta que en las presentaciones haya gente, la tarea del escritor es muy callada y la del lector también. Si no van a la presentació, al menos que vayan otro día a la librería, lo compren y que lo lean en la piscina o donde quieran. La verdad es que no me puedo quejar, no estamos en los 'best sellers', pero siempre que saco un libro hay expectación.