El Divino Maestro implanta la educación por proyectos

Alumnos del Divino Maestro en un aula. /
Alumnos del Divino Maestro en un aula.

El carné de tablista en matemáticas, un estudio transversal sobre Egipto o los planes de lectura son algunas de las iniciativas docentes

PILAR ROJOpalencia

Se resisten a centrarse exclusivamente en los libros de texto para fijar conocimientos en los alumnos. Por eso, el colegio Divino Maestro trabaja de forma continuada en innovadores proyectos que complementen la educación exclusivamente académica y que afectan de alguna manera a los 250 escolares entre 3 y 16 años que están matriculados en el centro concertado, situado frente a la iglesia de San José.

Fotos

Egipto es ahora el argumento central de uno de esos proyectos transversales que toca todas las asignaturas. «Realizamos durante todo el año actividades digitales, con jeroglíficos, conocemos el arte, la historia, los dioses, construimos una gran pirámide... nos metemos al máximo en esa civilización», explica la directora, Carlota Prieto. Sin embargo, si hay una materia que es la base central de cualquier proyecto son las matemáticas. «Trabajamos muchísimo el cálculo mental y la resolución de problemas como base de todo lo demás. En los más pequeños, nos estamos preparando en un sistema nuevo al margen de los algoritmos tradicionales. Se trabaja mucho en la formación de los alumnos en competencia matemática, porque lo consideramos algo básico», agrega la directora. El carné de tablista, con premios a los que mejor dominan las tablas de sumar y multiplicar, es otra de las positivas iniciativas que desarrollan durante todo el año.

Y, junto a las matemáticas, está la impepinable lengua. La lectura, la ortografía y, sobre todo, la comprensión lectora para poder hacer frente a todos los problemas que se puedan plantear en otras asignaturas. «En la mayoría de los casos se traduce en un mayor éxito académico», puntualiza la directora. Los certámenes de redacción, el teatro y cualquier iniciativa cultural semejante se incluye de manera inmediata en la programación didáctica del Divino Maestro.

Pero, según recalca la directora, en el colegio no solo buscan niños listos, sino sobre todo niños formados en valores, que sepan enfrentarse a los retos que les deparará la vida cuando abandonen el colegio. Por eso, trabajan mucho el medio ambiente, los deportes, la interioridad y la convivencia.

El proyecto en torno a Egipto es ahora uno de los troncales, pero no el único. El año pasado, el pintor Capel les invitó a descubrir el mundo del arte. Este año, han destinado un espacio a los arquitectos palentinos, que se estudian desde el colegio.

«Además, reciclamos papel y plástico, recogemos pilas, entregamos a Induraes aparatos eléctrico. Y potenciamos el deporte. Baile, baloncesto... una amplia oferta además de las actividades en horario académico como la gran carrera solidaria en la que el curso pasado participó Óscar Husillos con nuestros niños o este año las clases de tiro con arco», agrega la directora.

Pero si de algún proyecto especial se siente el centro especialmente orgulloso, porque además le ha valido algún premio de innovación, es de su Semana Santa, en la que los niños ataviados con capirotes como si fueran una cofradía, y con sus propios pasos, desfilan por el centro de la ciudad. «La Semana Sana de Palencia es muy peculiar, es diferente. No podemos caer en la parafernalia, nosotros respetamos el silencio de los desfiles, somos rigurosos. Llevamos nuestros propios pasos cedidos por un padre y los niños aprenden lo solemne que es. Vamos a presentar al obispo este proyecto por si considera oportuno trasladarlo a otros colegios», asegura. Y todo este completo proyecto académico se complementa con salidas continuas del centro. Al teatro, a la radio, a ver una exposición, al cine espiritual, «a donde encontremos algo que nos aporte conocimientos y experiencias. Y eso es nuestro gran éxito, del que todas las familias están orgullosas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos