Hacer la ruta del Cares está de moda

Este camino centenario que conecta León con Asturias atrae a miles de visitantes para conocer una de las rutas más transitadas de España

Un turista inicia la Ruta del Cares desde Caín con sus famosos túneles./
Un turista inicia la Ruta del Cares desde Caín con sus famosos túneles.
N. BRANDÓN
N. BRANDÓNCaín

Al llegar a Caín de Valdeón ya se percibe un ambiente diferente al del resto de localidades del valle en el que se enclava. El turismo atraído por la Ruta del Cares ha volcado la vida diaria de esta ubicación en ofrecer los servicios necesarios a los que se acercan para realizar este concurrido camino. Restaurantes, bares y un parking de pago nada más llegar, reciben a los visitantes antes de adentrarse desde Caín en la ruta que el río Cares ha dibujado a lo largo de los años.

La ruta comienza con una inmersión en los túneles de las impresionantes moles de Picos de Europa y los puentes permiten serpentear entre ambas laderas del río. Un paseo marcado por el ambiente salvaje y virgen de la zona, pero perfectamente habilitado para realizarlo y donde la dificultad se complica en la bajada a la parte asturiana.

Un ir y venir de senderistas marcan los primeros kilómetros, cada uno a su ritmo y con su actitud, cruzándose perfiles de todo tipo y también familias que disfrutan de un relajado paseo por la garganta del Río Cares. Precisamente, julio y agosto registran la presencia de 2.000 senderistas diarios. Según los datos que maneja el Parque Nacional de los Picos de Europa, el pasado año se adentraron en esta ruta, bien por Asturias, bien por León, en torno a 170.000 personas, la inmensa mayoría de ellas en los meses de verano.

Un aumento de visitas que según reclaman los alcaldes de la zona tanto de Asturias como de León, deben ir acompañado de mejor información y accesos, sobre todo desde la vertiente leonesa. De momento, esta famosa ruta engancha con una belleza que no es posible comprender hasta que la visitas.