Balonmano al estilo Nadal con un toque de Valladolid

El vallisoletano Juan Carlos Pastor advierte a sus jugadores, tras una victoria, de que el espíritu correcto es el de Nadal ante Federer: «Yo no voy a perder, él me tendrá que ganar»

Pastor, en un fotograma del vídeo, se dispone a comenzar la charla con los jugadores. /El Norte - KékekTV
Pastor, en un fotograma del vídeo, se dispone a comenzar la charla con los jugadores. / El Norte - KékekTV
A. G. E.Valladolid

A Juan Carlos Pastor no le vale con ganar. Desde luego, no ganar de cualquier modo, ni aunque sea en Liga de Campeones. El Pick Szeged, equipo al que entrena el vallisoletano, llegó al vestuario después de doblegar al Nantes por 30-28, a finales del mes de septiembre, pero el semblante de Pastor distaba mucho de la euforia por el triunfo.

En una arenga a sus jugadores que recogieron las cámaras de KékekTV, Pastor aprovechó para poner el ejemplo de Rafa Nadal contra Federer en Australia. «Yo no voy a perder, él me va a tener que ganar», contaba Rafa Nadal en un documental. Una frase que Pastor, en el vídeo, les recalca a los suyos.

En inglés, el técnico vallisoletano comienza diciendo que está «feliz por haber ganado, pero también triste, porque casi perdemos el partido». El entrenador estaba disgustado, según parece, por la actitud de sus jugadores, a quienes achacaba falta de intensidad en algunos momentos o haberse olvidado de jugar en equipo, en otros. «Podemos perder o ganar, pero quiero que el otro equipo nos gane, no que perdamos. Porque en la primera parte han vivido de nuestros errores. Ellos son un fantástico equipo, pero no son mejores que nosotros. El problema es que queremos marcar tres goles en un minuto, queremos marcar en cualquier acción»

«Nosotros nunca, nunca, podemos perder el partido», arengaba Juan Carlos Pastor a los suyos. Y entonces les puso el ejemplo de Nadal. «Nadal contra Federer en Australia. Dos sets a dos. Y Nadal dice, si Federer quiere ganarme, tendrá que ganarme él, yo no voy a perder el partido. Voy a luchar por ganar el partido. Esa es nuestra mentalidad. Tenemos que mejorar. Porque el problema es que no hemos jugado como equipo».

En ese momento, el técnico empieza a señalar a sus jugadores, uno por uno, y les va diciendo «te necesito, te necesito, te necesito...», para acabar con énfasis: «Todo el nundo. Necesito a todo el mundo. Y podremos alcanzar grandes cosas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos