Directoras que crean en escenarios

Cuatro dramaturgas que han sumado sus libretos al FETAL definen sus espectáculos y hablan del panorama teatral y de las mujeres que se adentran en él

Mujeres pertenecientes a la Residencia Creativa YESCA 2017. /Gerardo Sanz
Mujeres pertenecientes a la Residencia Creativa YESCA 2017. / Gerardo Sanz
Clara Rodríguez Miguélez
CLARA RODRÍGUEZ MIGUÉLEZValladolid

Urones de Castroponce podría ser simplemente un pequeño pueblo castellano de esos que se atraviesan al ir o volver de vacaciones en coche. Sin embargo, la localidad, que apenas sobrepasa el centenar de habitantes, se atreve con el Festival de Teatro Alternativo (FETAL), que ya atesora 21 años de experiencia. Valdunquillo y Mayorga arropan en esta ocasión a Urones, que se mantiene como sede principal. Pero, ¿qué hay sobre el escenario? Esta edición, bajo el lema de ‘Exilio en lo bello’, recalca especialmente el compromiso del FETAL con la igualdad y la visibilización de trabajos femeninos. Nueve de los 17 espectáculos, provenientes de todo el ámbito nacional y programados del 5 al 20 de agosto, están firmados por directoras. Cuatro de ellas– Malgosia Szkandera, Louisa Merino, Ester Bellver y Ximena Vera –responden a algunas cuestiones sobre sus creaciones y qué significa realmente ser mujeres, actrices y directoras.

Cartel de 'The course of memory', de Louisa Merino.
Cartel de 'The course of memory', de Louisa Merino. / FETAL

El presente siempre se define gracias al pasado, y como una oda a las historias personales, Louisa Merino desarrolla su proyecto a partir de uno anterior, ‘Mapping journeys’, en el que hasta 140 personas de lugares dispares como España, Cuba o Suiza relataron recuerdos para la autora. «Todas esas historias comenzaron a habitar dentro de mí y me sentí como el relevo de la memoria de otras personas», explica ella. A base de esculpir su biografía con detalles ajenos, Louisa Merino ha diseñado ‘The course of memory’, un espectáculo entrañable en el que trabaja con voluntarios que han ensayado con ella unos días antes del evento– que fue el 12 de agosto– y aportarán sus propias vivencias. Merino realza que lo relatado por personas de cierta edad tiene un significado que se revela como más simbólico, porque a menudo recuerdan experiencias más lejanas en el tiempo. No serán los ‘abuelos’ de las familias los únicos en abrir el baúl de los recuerdos. «Se mezclarán jóvenes y mayores, es un contrapunto que me interesa abordar».

Escena de 'Mujeres que corren con los lobos', de la compañía Up-a-tree.
Escena de 'Mujeres que corren con los lobos', de la compañía Up-a-tree. / FETAL

Con Ximena Vera llega la hora del cuento: directora de la compañía Up-a-tree, puso en escena el día 10 ‘Mujeres que corren con los lobos’. Se subió al escenario para versionar el libro homónimo de Clarissa Pinkola Estés junto a Marta Cuenca, Esther Ramos y Andrea Nespereira. Ella asegura que es muy importante que el teatro nunca deje al público indiferente. «En un espectáculo, me gusta que me conmuevan o me hagan pensar». La artista, también psicoanalista y antropóloga, resume cómo el suyo se basa en un libro de cuentos feministas, es decir, en los que los personajes femeninos tienen especial fuerza. «Quería reconducir mi experiencia como lectora», confiesa. «Entrevisté a mujeres y lo entrelacé con los cuentos porque me parece que al leerlos resuenan en tu propia vida». Música en directo y las composiciones de Ana Laan proporcionan otro hilo en la urdidumbre de la historia que presenta.

Esther Bellver en 'Réquiem'.
Esther Bellver en 'Réquiem'. / FETAL

Ester Bellver, por su lado, encaró el 11 de agosto el pre-estreno de un espectáculo que va con la firma de Rotura Producciones, compañía que la directora fundó en 2008. Ella define esta actuación de tono autobiográfico como liberadora. «'Réquiem' trata la muerte de la figura del padre, un tema duro, pero en el que no falta la ternura y el humor». A través de un tema doloroso como éste, la directora convierte su duelo en encuentro personal. Afirma que lo que es «la parte de creación del espectáculo» le ha resultado muy gozosa. Desde un punto de vista artístico lo arduo no es eso, según refiere. «Es difícil abrirse hueco, dependes de un golpe de suerte y has de aguantar contra viento y marea».

Malgosia Szkandera en la teatralización de 'Bag Lady'.
Malgosia Szkandera en la teatralización de 'Bag Lady'. / FETAL

Además, abren ventanas en un mundo sin palabras en el que las hermanas Malgosia y Ana Szkandera ofrecen dos espectáculos de la compañía que comparten, The Bag Lady Theater. Malgosia Szkandera, autora y actriz de ambas, las define: el ya veterano espectáculo de ‘Bag Lady’– representado internacionalmente– muestra a «una mujer que recrea sus anhelos y recuerdos con bolsas de plástico», mientras que ‘Antártica’ se estrena como obra basada en el Polo Sur y en el viaje de una mujer que sale a explorar, en vez de esperar a su marido, que ha salido de expedición. La primera aparición esgrimirá las bolsas como marionetas el lunes 14, y el estreno de ‘Antártica’, «más centrado en los objetos y no tanto en su manipulación», tal y como afirma Malgosia Szkandera, está programado para el jueves 17.

Ser mujer

¿Es más complicado ser mujer en el mundo del teatro? Louisa Merino admite que ella nunca se ha sentido peor tratada ni a otro nivel. «También es verdad que en el arte hay cierto privilegio, que las mujeres hemos alcanzado más libertad que en otros ámbitos», completa a continuación. Ximena Vera no coincide: «Estamos claramente infrarrepresentadas, veo a muchas mujeres creando, pero llegas al teatro y sólo somos como un 7% de dramaturgas», explica la directora, que aboga por concienciar de la necesidad de dar más oportunidades a las «miradas femeninas».

Malgosia Szkandera destaca que ser mujer, en general, es difícil. «Hay más trabas en la sociedad, no en el interior de una misma», especifica. «En el mundo del teatro yo no lo he acusado especialmente, salvo en contadas ocasiones en las que he pensado que si fuéramos hombres a otras personas no les hubiera costado tanto asumir nuestro mando», dice la artista, refiriéndose a la experiencia acumulada en el tándem que forma con su hermana. Ester Bellver subscribe que efectivamente es más complicado. «Me gustaría que si seleccionan un trabajo mío no sea porque soy mujer, tampoco quedarme fuera por serlo», apunta al respecto, antes de explicarlo más detenidamente. «Creo que aspirar a equiparar el número de hombres y de mujeres, como tal, lo que hace más bien es marcar la diferencia en lugar de conseguir igualdad. Las cosas iguales no se comparan», remata.

El FETAL

El festival supone un punto de encuentro que adquiere un significado y encarna cosas distintas para cada espectador, pero también para los integrantes de las compañías de teatro. «Para mi hermana Ana y para mí estos días están siendo fundamentales», admite Malgosia Szkandera, ya que perfeccionan el proceso técnico y creativo de ‘Antártica’, la obra que estrenarán de manera absoluta. Ester Bellver, por su parte, adora la mezcla de teatro y de entorno rural. «Notas que la gente siente el FETAL como algo suyo, que lo quiere, que lo disfruta», expone. «Me encanta ver un pueblo con muchas casas aún de adobe que convive con un señor teatro como el que tiene». Ximena Vera se declara asimismo muy contenta: «Nos encanta la propuesta de Alex, en concreto para esta obra», apostilla. «Este festival es muy particular», cuenta Louisa Merino, «es como si tocara la médula del teatro y emocionara así a las personas». Señoras y señores, si aún no lo han hecho, tomen asiento. El espectáculo está a punto de comenzar.

 

Fotos

Vídeos