El Patio Herreriano recuerda la relación entre Eduardo Chillida y Jorge Guillén