Un documental tras el misterio del folk

Dos vallisoletanos recorren la música tradicional de Castilla y León a través de sus protagonsitas

Mayalde /
Mayalde
ANABEL MORÁNValladolid

No hay otro igual. Ni parecido. Este es el primer documental que «mostrará la gran riqueza musical que hay en Castilla y León». Se llama Pablo García Sanz, y es el director de Folk: una mirada en el tiempo a la música tradicional de Castilla y León, largometraje que rodará un breve, aunque exhaustivo, repaso a la historia y evolución de la música folklórica en esta comunidad.

El proyecto, coproducido por Visual Creative y Plan Secreto, nació hace dos años, «cuando trabajando, descubrí la gran riqueza que hay en Castilla y León. Fue entonces cuando se me ocurrió la idea de plasmar cómo se ha roto la tradición; cómo a mí, siendo de ciudad, nadie me ha transmitido esa música», explica. Pero no solo «también la posibilidad de que esta cultura sonora caiga en el olvido, hecho que condenaría a perder uno de los puntos más fuertes de la identidad cultural de Castilla y León».

Y todo ello, a través de entrevistas a artistas «que han dedicado y dedican su vida a recopilar y a trasmitir estas músicas», además de grabaciones, de actuaciones en directo, «variando desde lo más arcaico hasta lo más moderno, para que la gente cuando vea el documental note una evolución», comenta. Este proyecto gira en torno a tratar y examinar las nuevas manifestaciones de la música tradicional, la evolución y desaparición de una parte de ella, la influencia de los ritmos castellanos y leoneses fuera de la comunidad, y la situación actual.

Folk: una mirada en el tiempo a la música tradicional de Castilla y León recorre varias provincias de la autonomía para investigar el origen de los grupos de música popular surgidos en los años sesenta.

Las tres partes

La primera parte del documental versa sobre los inicios de la pérdida de la tradición. Uno de los primeros lugares que transitan es Urueña, donde hablaron con Joaquín Díaz en La Fundación que lleva su nombre. Músico antes que etnógrafo, ha dedicado unas cuantas décadas a la recopilación, transmisión y estudio del romancero castellano. En la cinta hará un recorrido por la historia de esta tradición oral, aportando su visión sobre la pérdida de cierta identidad y tradición.

Los realizadores también se trasladaron a Burgos donde Gonzalo Pérez Transcasa, todo un referente en la musicología tradicional, aportó su conocimiento sobre los grupos de música folk, el impacto de la Guerra Civil y la crisis cultural de los años sesenta. Además, se puede seguir el trabajo recopilador de Pablo Madrid y Alberto Jambrina, quienes van recogiendo canciones para grabar sus discos y, de esta manera, transmitirlas.

El director Pablo y todo su equipo se acercaron a Laguna de Duero, donde la protagonista es Vanesa Muela. Ha dedicado la mayor parte de su vida a tocar y trasladar esta música. Muela se detiene en el uso de los enseres de cocina como instrumentos musicales.

En Aldeatejada, Eusebio Mayalde cuenta las historias de campo, el peso de las costumbres y el calendario natural en las letras de jotas y romances. Hoy esa dependencia del ciclo agrícola no existe y los urbanitas han perdido las razones de esas referencias. «El contraste campo-ciudad es un tema recurrente», reconoce Pablo García Sanz.

La segunda parte abarca el nacimiento de los grupos de folk, así como la búsqueda de una identidad original. Uno de los protagonistas destacados es el Nuevo Mester de Juglaría, un grupo que surge a finales de la dictadura y afianza su lugar en los escenarios durante la Transición. Sus músicos explican sus orígenes, en el caldo de cultivo de la canción protesta expresión del descontento de una juventud que soñaba con conquistar las libertades democráticas. Ellos optaron por mirar al pasado e intentar dar continuidad al patrimonio recibido, borrando prejuicios políticos y centrándose en el valor eterno de un cancionero que seguía teniendo vigencia.

El dúo Candeal fue otro de los pioneros. Aprendieron del maestro Joaquín y salieron a los pueblos a pescar las canciones de los abuelos. En el documental desgranan sus experiencias por los pueblos de Valladolid. Por su parte, la zamorana María Salgado representa otro manera de enfocar la tradición musical de Castilla y León. Quien acaba de grabar las canciones recuperadas por Agapito Marazuela, narra su experiencia como artista y como mujer dentro de la profesión.

Jaime Lafuente ha dejado por unos mese el micrófono y la guitarra para escribir el guion del documental. También él habla de sus múltiples vivencias con distintos grupos, entre ellos Tradere, durante los ochenta, en Burgo de Osma. «Gracias al trabajo de Jaime no hemos tenido dificultades a la hora de ponernos en contacto con los intérpretes», reconoce el director.

La influencia de la música en Castilla y León está presente más allá de las fronteras de la comunidad. En Barcelona, el grupo Coetus utiliza el pandero cuadrado de Peñaparda (Ávila), que será visto en el largo. Así como su visión desde fuera de nuestra cultura. «Es importante que la gente conozca su propia cultura para poder compartirla y comprender la de los demás», considera García Sanz.

La tercera parte ofrece una mirada al futuro. «La cultura no la estamos perdiendo. La estamos olvidando» dice el director. Esta proyección hacia adelante parte del Museo Etnográfico de Zamora, a partir de los jóvenes que trabajan en su biblioteca: Ringorrango. Ellos son los encargados de demostrar en directo el valor de las melodías de sus mayores, el deber de conservarlas y darles nueva vida.

Los siguientes en la lista son el dúo Tarna. Los de León también tienen en cuenta los orígenes y han realizado un proyecto musical junto con la abuela de uno de ellos.

En Tabanera de Cerrato (Palencia) se encuentra el grupo El Naán, en cuyo trabajo emplea las nuevas tecnologías. Son un ejemplo de los que cuenta el productor, Pedro del Río. «Son formas de transmisión cultural centenarias, tanto en la materia musical como en el uso de los instrumentos. Hay grupos que han sabido adaptarlos a otras corrientes».

En Burgos está el versátil dúo Fetén, Fetén. De formación clásica, permean su música de folk, humor y un imaginativo taller de instrumentos, no en vano son los responsables del Festival de Instrumentos Insólitos. Diego Galaz y Jorge Arribas, luthiers y músicos, tocan en la taberna El Patillas.

El documental acaba en la capital. El músico Carlos Soto fusiona ritmos sefardíes con castellanos en San Miguel del Arroyo y graba algunos de sus temas en los pinares de la provincia.

El equipo

«El mejor equipo de Castilla y León seguro» asevera García Sanz. El director está encantado con sus compañeros. La cuadrilla está formada por: la ayudante de dirección (Jelena Dragrâs), el guionista (Jaime Lafuente), los directores de producción (Pedro del Río y Jaime Alonso de Linaje), el editor (Miguel Sánchez González), el diseñador gráfico (Javier González Celay) y el director de fotografía y su ayudante (Victor Hugo Martín y Laura García Serrano).

«Es el proyecto al que, ahora mismo, tengo más cariño. Dentro de unos años creo que seguirá estando en una buena posición, porque he trabajado muy a gusto y creo que el trabajo ha merecido la pena», nos explica Víctor Hugo.

Las expectativas de todos son bastante positivas. «Estoy muy contento con este proyecto» comenta el productor, que añade que «estamos teniendo muy buenas relaciones de gente que está interesada en verlo, muchos más de lo que pensaba». El director de fotografía también aguarda buenos resultados. «Espero que el documental tenga la mayor difusión y relevancia posible, y que todo el trabajo del equipo se vea en él».

Difusión y recorrido

El largometraje tendrá una duración aproximada de 90 minutos y contará con una segunda versión de 50 minutos para televisión.

La primera fase de su presentación comenzará con la proyección en una gala de estreno. Más tarde se distribuirá por festivales internacionales tanto de cine de ficción como de cine documental. Se intentará conseguir la emisión por televisión y se está llevando a cabo un plan de difusión y proyección para el medio rural, centros cívicos, instituciones, asociaciones, colegios y demás.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos