Mezcolanza experimental

El excéntrico creativo Goichi Suda se estrena en Nintendo Switch con 'Travis Strikes Again: No More Heroes', una excéntrica aventura que sirve para homenajear y parodiar la industria del videojuego

Mezcolanza experimental
EDUARDO M. ESPALLARGASValladolid

Dado el vertiginoso crecimiento de la industria del videojuego y su consecuente mayor cobertura mediática, es lógico pensar que ya son pocos los que creen que esto va de matar marcianos o pegar cuatro tiros con armas virtuales. De hecho, los videojuegos se han convertido en una nueva forma de expresión artística que ofrecen al usuario experiencias interactivas de diversa índole. Cada una de estas experiencias se suele etiquetar en base a un género concreto, como cuando en el cine hablamos de western, thrillers y demás categorías. Por supuesto, hay experimentación y mezclas, lo que provoca la infinita variedad de títulos, y lo cierto es que, de tanto en tanto, los jugadores se encuentran con títulos inclasificables: es el caso de 'Travis Strikes Again: No More Heroes', la última creación del estrambótico Goichi Suda en exclusiva para Nintendo Switch.

Goichi Suda es un conocido desarrollador más conocido por su apodo 'Suda51', que no es más que un juego de palabras con su nombre ya que el número 5 en japonés se dice 'go', mientras que 1 es 'ichi'. Conocido por el espíritu ecléctico de sus juegos, el creativo es responsables de obras de culto como 'Killer7' (GameCube, 2005), 'Lollipop Chainsaw' (PS3 y X360, 2012) o la saga 'No More Heroes'. Esta franquicia, que es la que regresa ahora, vio la luz por primera vez en 2008, y su debut supuso toda una sorpresa al estrenarse en exclusiva en la consola Wii aprovechando el sistema de control con ese mando conocido como 'nunchaku'. Aunque muchos usuarios vieron en esta nueva serie una continuación de 'Killer7', videojuego que recibió numerosos premios, lo cierto es que lo único que compartían era, por un lado, cierta similitudes estéticas y, por otro, el hecho de ser videojuegos de autor.

Por hacer un paralelismo con el arte, a 'Suda51' se le puede considerar un vanguardista. Un creador que es capaz de coleccionar tantos elogios como rechazos, y es que sus obras no son aptas para todos los paladares. Ahora bien, de lo que no cabe duda es de que cuentan con un áurea especial que lo convierten en títulos que, cuanto menos, generan debate. En 'No More Heroes', sin ir más lejos, el japonés y su estudio Grasshopper Manufacture quisieron retratar la sociedad individualista, egocéntrica e hiperconsumista en la que nos encontramos, y lo cierto es que, en estos tiempos de redes sociales y de explotación de la imagen, cada vez detectamos más Travis Touchdowns.

Este último es el protagonista de 'No More Heroes', un personaje chulesco, ambicioso, sin un objetivo claro en la vida más allá del de alimentar su propio ego y, por encima de todo, 'otaku', el término japonés referido a los fans acérrimos del anime y el manga. La buena acogida de la saga le sirvió para protagonizar una secuela, que salió solo dos años después, y 'No More Heroes' dio también el salto a PS3 con una adaptación del original. Ahora, ha llegado el momento de que Travis Touchdown regrese, aunque esta vez lo hace de no con una nueva entrega numerada de la serie, sino en forma de 'spin-off' o, dicho de otra manera, título alternativo basado en el universo del original. Lo hace con 'Travis Strikes Again: No More Heroes', un título diferente, como viene siendo habitual en toda obra de Suda51.

El juego

Título:
'Travis Strikes Again: No More Heroes'.
Plataforma:
Nintendo Switch.
Precio:
39,99 euros.
Edad:
+16.

'Travis Strikes Again: No More Heroes' no tiene nada que ver con lo que muchos podrían esperar. De hecho, el videojuego en sí es a la vez una parodia y un homenaje al sector, además de ser, al mismo tiempo, siete juegos en uno. Personajes, referencias, el estilo desenfadado y gamberro y otros elementos clásicos de la serie siguen intactos, pero la jugabilidad en sí ha dado un vuelco que roza lo experimental. En esta nueva entrega, los usuarios encarnan a un Travis encerrado en un mundo virtual que no es otra cosa que una consola que le ha absorbido: la Death Drive MK-II. El viaje del héroe consistirá en tratar de vencer al villano de este mundo virtual con el fin de que su legión de errores o fallos no lo destruyan. La explicación del planteamiento casi parece un juego de palabras, pero es que el juego se parodia a sí mismo con unas líneas de diálogo y situaciones solo propias de un título de Suda51.

El título se permite el lujo de mezclar géneros, siendo a su vez un juego de acción (principalmente), pero también un título de puzles o incluso de carreras. Asimismo, también mezcla estéticas a veces sin sentido, aunque el aficionado más veterano podrá reconocer una gran variedad de homenajes a videojuegos de los 80 y 90.

En las partes de acción, los usuarios deberán recorrer escenarios no demasiado inspirados, con una perspectiva cenital, mientras acaban con las diferentes hordas enemigas, al más puro estilo hack 'n' slash clásico. En este sentido, el título hace un esfuerzo por adaptarse a las opciones de Switch, y es que permite jugarse perfectamente con un Joy-con para fomentar el multijugador cooperativo que también ofrece, uno de sus principales alicientes. Las gran cantidad de guiños a la cultura pop y momentos de ruptura de la cuarta pared enfatizan en ese lado más experimental, pero en lo jugable no es, desde luego, un juego que gustará a todos. Los fans de Suda51 sabrán deleitarse, y los que no lo son tanto quizás sea mejor que, si lo prueban, lo hagan armados de paciencia. Con todo, siempre es de agradecer este tipo de experiencias rompedoras que dan color al catálogo de una consola.