Hoy, último día de pago en la AP-1

Se han programado mensajes en varios idiomas para advertir de su gratuidad e informar de reducir la velocidad al llegar a los peajes, pero sin parar en ellos

Peaje en Armiñón. /Rafael Gutiérrez
Peaje en Armiñón. / Rafael Gutiérrez
AYTHAMI PÉREZBURGOS

Fue en una entrevista publicada el pasado mes de junio en El País donde José Luis Ábalos anunciaba la medida que mañana será una realidad, la AP-1 se convierte en una autovía, libre y gratuita. A la pregunta de si se iban a liberar de peajes las autopistas cuyas concesiones vencían, Ábalos respondía que iban a ser «coherentes» con sus compromisos y las propuestas que habían planteado en el Congreso y en el Senado para que «estas autopistas se incorporen a la red pública a partir de su vencimiento y se liberen de peaje».

Y desató el huracán. Los usuarios de la N-1, única vía alternativa a la de pago, llevaban años esperando esta decisión. Y no es para menos, la conocida AP-1 ha duplicado su esperanza de vida con cuatro prórrogas que han ampliado la concesión desde 1994. En esa fecha expiraba el contrato original. La vida de la AP-1 se ha desarrollado en convivencia con la N-1, la única vía alternativa a los peajes. Una carretera en la que han perdido la vida más de 250 personas en las últimas dos décadas.

Los transportistas también han recibido la noticia con alegría, aunque reconocen que aún faltan matices para acondicionar la vía. Esta autopista, de 84,5 kilómetros, figura entre las primeras que se construyeron en España. Gran parte de estos usuarios son extranjeros, dado que la vía enlaza en el centro y sur peninsular con la frontera francesa formando parte del itinerario que comunica la península ibérica con el centro de Europa.

Por ello, desde la subdelegación del Gobierno en Burgos avisan de que se programarán mensajes en varios idiomas advirtiendo de la gratuidad y se colocarán también en las cabinas de peaje, ya sin uso. Igualmente, se pide a los usuarios que presten atención a los mensajes variables en la paneles luminosos de la autopista, sigan las indicaciones en todo momento de la Guardia Civil de Tráfico y respeten los límites de velocidad en el peaje (20km/h) y no detengan su vehículo al pasar por los mismos.

Esta medianoche se levantarán las barreras y se podrá circular libremente por una vía que aún tiene que afrontar importantes reformas para afrontar su condición de autovía. Por la AP-1 circulan diariamente una media de 19.000 vehículos, según los datos de 2017. El 20% de estos son pesados, unos 3.800, cifra que aumentará una vez sea gratuita, ya que tendrá que asumir el tráfico que antes circulaba por la N-1. La vía nacional soporta un tráfico diario de entorno a los 10.000 vehículos, y cerca de la mitad son camiones. Este hecho ha convertido a la N-1 en un punto negro para el tráfico de la provincia.

La incertidumbre ha marcado los últimos años de la AP-1 pero también estos últimos días. Una vez concluida la cuarta prórroga solo cabían dos escenarios, una nueva concesión o la liberalización que anunció el Gobierno del PSOE.

Festejos por la supresión

La Plataforma de Afectados por la N-1 celebrará el final de los peajes esta noche y este fin de semana. Habrá una ruta libre por la autopista, conciertos y hasta una paella popular el 1 de diciembre. Uno de los momentos más emotivos se vivirá hoy a las 20:30 horas, cuando se celebre, en Briviesca, una ofrenda de flores dedicada a los fallecidos en el tramo de la N-1 entre Burgos y Miranda de Ebro. Después de la ofrenda de flores se retirará la pancarta que durante largo tiempo ha reivindicado el final del peaje.

Una caravana de coches recorrerá a partir de la medianoche la liberalizada AP-1. Rafael Solaguren, de la Plataforma de Afectados por la N-1, recuerda que la fecha del final de la concesión se sabía desde hace años pero hay mucha improvisación y «ni siquiera existe el plan de un tercer carril para que la autopista pueda absorber el tráfico de la N-1, ni se han diseñado más puntos de acceso para que sea más permeable a los pueblos del trazado».

La subdelegación del Gobierno se prepara

Ante la inminente liberalización de la AP-1, el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente, lleva realizando una serie de reuniones con responsables del la Guardia Civil de Tráfico, Demarcación de Carreteras del Estado y Dirección General del Tráfico, la última de ellas en el peaje de Castañares en las cercanías de Burgos. De la Fuente recalca este momento como un «hito sin precedentes en nuestra provincia y en el Estado» y explica que «encima de la mesa tenemos identificadas muchas variables, ligadas a una especial casuística, y complejidad».

Más información

 

Fotos

Vídeos