Rico: «En la Diputación no hay bicefalias, hay un presidente y tres vicepresidentes y cada uno tiene sus funciones»

Rico: «En la Diputación no hay bicefalias, hay un presidente y tres vicepresidentes y cada uno tiene sus funciones»
PCR

El presidente de la Diputación, César Rico, encabeza un gobierno de trece diputados, no diez más tres, pero tiende la mano a la colaboración con el PSOE | Destaca la buena situación económica de la Institución y recuerda que uno de los proyectos clave del mandato es Clunia, la «joya de la corona»

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Cuando algunos lo daban por amortizado, César Rico se ha vuelto a convertir en presidente de la Diputación de Burgos, gracias a un acuerdo de gobierno con Cs basado en la «lealtad», y en el que cada diputado ocupará un sitio y deberá asumir unas responsabilidades, ni menos ni más. Las exigencias de Cs se han calmado otorgando poder a Lorenzo Rodríguez, pero Rico sabe muy bien marcar los límites y la Diputación se gobernará los próximos cuatro años con un equipo de trece diputados y un único presidente.

-¿Cómo ha conseguido mantenerse al frente de la Diputación existiendo, como existía, ese acuerdo con Cs que implicaba investir a Lorenzo Rodríguez como presidente?

Si se analiza el punto decimoquinto del acuerdo global entre Ciudadanos y Partido Popular en Castilla y León, la excepción del límite de mandato a los ocho años se producirá, en todo caso, en los próximos cuatro años. Hacer referencia al cómputo de ocho años desde que se suscribió el pacto de gobernabilidad entre Cs y PP y, por tanto, no me era de aplicación esa exclusión.

-Aun así, Rodríguez mantuvo durante todo el proceso de negociación su candidatura como presidente

Por eso se llama proceso de negociación, porque hay diferentes matices que a lo largo de las conversaciones se pueden cambiar. En política, uno puede hacer unas declaraciones hoy y cambiar de posición mañana. Todos lo hemos hecho. Cuando uno negocia, negocia muchas cosas, en primer lugar el programa de gobierno y luego ya los nombres.

-Le han concedido a Rodríguez la Vicepresidencia Primera, con un incremento de las retribuciones, la portavocía, la presidencia de Personal, Sodebur... Son muchas concesiones para un partido con solo tres diputados

Hay que tener presente, que entre las once comisiones, el IDJ, Sodebur, el Consorcio de Residuos, hay un reparto equitativo de comisiones y de presidencias.

-Aun así, tiene una vicepresidencia...

Como digo, en las negociaciones, una vez que concluimos el proceso programático, hay que poner nombres. Y en esa negociación, Cs insistía en tener una vicepresidencia, como ha insistido en la Junta de Castilla y León, y no hay ningún inconveniente.

«En política, uno puede hacer unas declaraciones hoy y cambiar de posición mañana»

-¿Va a ser complicado gobernar con Cs, porque Rodríguez ya les ha indicado en varias ocasiones que esto va a ser un gobierno bicefálico y que no va a aceptar que se tomen decisiones sin su conocimiento?

En las diputaciones no hay bicefalias, hay un presidente y tres vicepresidentes y cada uno va a tener sus funciones. La Presidencia tiene las competencias que tiene, sin perjuicio de que hayamos delegado en el vicepresidente primero las competencias en materia de personal, y en el vicepresidente tercero las de Hacienda. Cada uno asumirá la responsabilidad en función de su cargo. La estructura de Diputación, repito, es un presidente y tres vicepresidentes, y luego los diputados.

-Tras los acuerdos prográmaticos y los nombres llegan las retribuciones, una cuestión que siempre suscita polémica

Ha habido relativamente pocos cambios. La retribución sigue siendo la misma, pero surge la del vicepresidente primero. Va a tener dedicación exclusiva y hay que darle una retribución un poco superior a la que reciben los portavoces del equipo de Gobierno, pero sin llegar a la de presidente. Hay que tener presente, cuando se habla de las retribuciones de los diputaciones provinciales, que el trabajo de un diputado va más allá de presidir o asistir a una comisión. Tienen que hacer frente, en su ámbito territorial, a muchas reuniones que no están retribuidas. La opinión pública tiene que valorar el trabajo de campo, con los alcaldes, que llevan determinados gastos que no están compensados.

-Por tanto, ¿no es un mercadeo, como lo ha calificado David Jurado?

No, no es ningún mercado. Hay que fijar unas retribuciones, que entendemos son justas. En la Diputación no se ha subido durante los últimos cuatro años, ni en anteriores, las retribuciones de los vicepresidentes. Ahora se han subido un poquito y creo que en su justa medida. En comparación con el resto de España, somos una de las diputaciones con menos personal con dedicación exclusiva y personal eventual, estamos en un equilibrio bastante importante en relación con el presupuesto que tiene la Diputación.

«El trabajo de un diputado va más allá de presidir o asistir a una comisión. Tiene que hacer frente, en su ámbito territorial, a muchas reuniones que no están retribuidas»

-¿Van a controlar en este nuevo mandato los kilometrajes de los diputados, que también han generado controversia en los últimos años?

Hay que tener presente que los kilómetros que se pasan son los que los diputados dicen que han hecho. Nadie puede perseguir a un diputado a ver si es así. Evidentemente, desde Intervención se tiene nque marcar las pautas para que un diputado pueda acreditar los kilómetros, y como lo hace.

-¿Y lo van a hacer?

Sí. Tenemos la idea de determinar cómo se pasan los kilómetros, pero queda en manos del propio diputado. Se nos aplican las mismas normas sobre kilómetros y dietas que a los funcionarios de la Diputación.

Confiamos en su honestidad a la hora de pasar dietas y de no pasar kilometrajes de idas y venidas a un pueblo en el que no se reside

Evidentemente. Hay que ser lo suficientemente responsable a título personal.

PCR

-En este gobierno de coalición con Cs, ¿el PP va a poner alguna línea roja?

No, nosotros no ponemos líneas rojas. El acuerdo con Cs se firma desde el punto de vista de la lealtad; lealtad en formar un equipo de Gobierno, de ser trece diputados, no diez más tres. Como en todas las familias, puede haber en algún área transversal alguna inquietud de algún diputado de Cs o del PP, pero eso se arregla en casa hablando, y seguro que tiene solución.

-¿Van a llegar hasta el final, hasta 2023?

Por supuesto. Es un acuerdo de gobernabilidad para los cuatro años.

-¿Hubo en algún momento, en ese proceso de negociación, el peligro real de que los diputados del PP se desmarcasen ante la investidura de Lorenzo Rodríguez?

Eso son suposiciones y, como no ha ocurrido, no tiene muchos comentarios. El grupo popular está cohesionado, no ha planteado ningún problema. Cuando se explicaron los acuerdos, la gente los ha entendido. Podrán estar más o menos de acuerdo con el cambio de responsabilidades, pero en líneas generales el grupo está muy cohesionado y no ha planteado ningún tipo de problema.

«El PP va a seguir tendiendo la mano al PSOE para llegar a los grandes acuerdos en la Diputación»

-¿Y espera que no los plantee de aquí en adelante?

Pueden surgir inquietudes diferentes a la hora de abordar un problema, pero creo que para eso está la cordura de los grupos. En equipos monocolores también ha habido discrepancias. No somos grupos distintos, somos un equipo de gobierno de trece, sin perjuicio de que pueda haber a lo largo de la legislatura alguna diferencia a la hora de abordar un tema, pero seguro que llegaremos a un acuerdo.

-Van a gobernar con Cs que, hasta hace poco, ponían en tela de juicio el futuro de las diputaciones

Eso lo tendrá que explicar Cs, no el PP que siempre ha sido un defensor de las diputaciones provinciales porque entendemos que somos una institución que ayuda a vertebrar y cohesionar el territorio. También en un momento determinado, el PSOE, el propio Alfredo Pérez Rubalcaba aseguraba que las diputaciones se tendrían que suprimir, pero entre los mayores defensores se encuentra el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes.

-Hablando del PSOE, ¿qué papel va a jugar el formación estos cuatro años?

Cuando hemos tenido mayoría absoluta, hemos tendido la mano para llegar a los grandes acuerdos de la Diputación. Y el PSOE siempre ha asumido la responsabilidad. Al presupuesto votan en contra, por distintas discrepancias que muchas de ellas son una excusa para justificar el voto en contra, pero en los grandes temas como planes provinciales o de empleo, en el grueso de trabajo de la Diputación, el PSOE vota a favor. Nosotros seguiremos con la mano tendida para que esto sea así.

-¿ Y qué papel juega Vox? ¿Han hablado con su diputado provincial?

Sí, hemos hablado con él. Va a estar en cinco comisiones, con derecho a voto, y aunque no forma parte, va a ir como colaborador a Sodebur. Nicasio Gómez es una persona bastante sensata y podremos llegar a acuerdos, porque siempre es mejor sumar que no restar.

-¿Qué prioridades se marca el nuevo gobierno provincial?

Va a haber varios retos importantes. Tenemos suscrito un convenio de colaboración, que no ha podido ser desarrollado, con la Junta de Castilla y León para abordar la depuración de aguas residuales en municipios de menos de 1.000 habitantes. ACUAES está trabajando para el abastecimiento de agua potable, desde los depósitos de Burgos, a los municipios de Tierras de Muñó y el alfoz de Burgos. En cuanto al patrimonio, hay que desarrollar el convenio de las goteras suscrito con el Arzobispado, y tenemos que seguir avanzando en los parques de bomberos profesionales. Ahí sí que le pido a la Junta que, mientras tengamos esa competencia, homologue los procesos porque cada diputación está resolviendo el servicio de una forma diferente. Y es que otra de las cuestiones que hay que plantear es la clarificación de las competencias y una financiación justa para prestar un buen servicio.

«No hay ningún inconveniente en seguir prestando el servicio de las residencias de mayores por parte del personal adscrito a la Diputación»

-El presupuesto de la Diputación sigue 'lastrado' por las residencias de mayores, ¿encontraremos una solución en este mandato?

Vamos a plantearlo. Tampoco hay que demonizar las residencias. Es un apoyo a 800 personas que, si no existieran las residencias de la Diputación, no tendrían un nivel de vida adecuado. La Diputación está preparada, porque tiene un personal muy cualificado, para seguir prestando el servicio, pero tiene que evolucionar la financiación de la Junta, que es la competente en materia de servicios sociales. Tenemos una legislatura que acaba de empezar y puede ir progresivamente adecuándose la financiación de las residencias para compensar el esfuerzo que hace la Diputación. El equipo de Gobierno tiene claro que no hay ningún inconveniente en seguir prestando ese servicio por parte del personal adscrito a la Diputación, pero hay que abordar también alguna remodelación de las residencias para su adecuación a las nuevas necesidades de los usuarios.

-¿La cobertura sanitaria en el medio rural está también en las peticiones a la Junta?

Las mismas exigencias que hasta ahora le hemos planteado. Para la prestación de los servicios que corresponden a la Junta y a la Diputación, hay que tener en cuenta la dispersión poblacional, los núcleos de población y el envejecimiento, y todo eso supone mayor financiación. La prestación de servicios en una provincia como Burgos es mucho más cara que Ávila o Segovia, que son más concentradas y tienen un menor número de núcleos de población. Por eso, en la financiación es importante tener en cuenta las características de la provincia y cuál es el coste efectivo de los servicios que se prestan. La Junta tiene trabajo por hacer en materia de educación, sanidad y servicios sociales.

-Porque sin educación, servicios sociales y sanidad es imposible luchar contra la despoblación

Es imposible. También es verdad que el Gobierno de España, el que resulte, tiene que empezar a invocar la mesa del reto poblacional. En la legislatura anterior se ha hecho un gran trabajo para poner sobre el papel 79 medidas de la Federación Española de Municipios y Provincias que abordan el reto poblacional, con responsabilidades en todas las administraciones, desde Europa hasta las diputaciones. Pero hace falta tener un gobierno para ponerse a trabajar.

«En esta legislatura tenemos margen para pedir créditos, moderadamente, si así lo requiere del presupuesto»

-¿Tienen en Diputación algún gran proyecto para estos cuatro años?

Tenemos que culminar el proyecto de Clunia, la joya de la corona de la Diputación Provincia, que puede ayudar a abordar el reto poblacional en una comarca muy importante e incorporar turismo cultural y familiar a la provincia. A ver si terminamos el centro de recepción de visitantes, que se vio paralizado por la aparición de nuevos restos arqueológicos, y las obras del proscenio han empezado ya y eso nos ha impedido celebrar el Festiva de Verano de Clunia en el teatro romano. Estamos apostando con la Junta por Clunia porque puede ser un revulsivo para Burgos.

-¿Superaremos el Plan Económico y Financiero y nos podremos librar de sus condicionantes para 2020?

Sí. La evolución presupuestaria de estos primeros siete meses es buena y espero que, al final del ejercicio, cuando tenga que firmar la liquidación del presupuesto de 2019 estemos ya en estabilidad presupuestaria. La situación económica de la Diputación es muy buena, tenemos remanentes de Tesorería, saldo positivo, pagamos a los proveedores mucho antes del tiempo previsto en la ley... lo único que falla es la estabilidad presupuestaria, en negativo ante la incorporación de los remanentes. Tenemos un nivel de endeudamiento que nos permite un margen de maniobra importante, porque en estos últimos años no hemos ido a operaciones de crédito y hemos estados amortizando deuda. En esta legislatura tenemos margen para pedir créditos, moderadamente, si así lo requiere del presupuesto.

-¿Cree que Burgos echará de menos a Juan Vicente Herrera en la Junta de Castilla y León?

Juan Vicente Herrera ha sido un gran presidente para toda la comunidad y excepcional para Burgos. La capital tiene el CENIEH, el Museo de la Evolución Humana y el Fórum Evolución gracias al trabajo de Herrera, y eso hay que ponerlo en valor. Y un hospital de referencia público que también se lo debemos al expresidente, sin perjuicio de actuaciones de menor calado en la provincia. Juan Vicente Herrera ha hecho muchas cosas por la comunidad autonómica y singularmente por Burgos.

Juan Vicente Herrera ha sido un gran presidente para toda la comunidad y excepcional para Burgos«

-¿Nos va a ir bien con el nuevo presidente, con Alfonso Fernández Mañueco?

Tenemos magníficas relaciones con él pero hay que saber que su responsabilidad es toda la región; somos nueve provincias y todos pedimos. Nuestro nuevo presidente conoce la comunidad y tratará de buscar ese equilibrio territorial que todos exigimos.

-Antes le preguntaba si el PP completará el mandato en un gobierno de coalición con Cs, ahora se lo pregunto a usted. ¿Va a completar los cuatro años?

Si el acuerdo de gobierno se mantiene, supongo que sí

-Siempre se ha hablado de la posibilidad de que, a mitad de mandato, se retirase y diese paso a Borja Suárez

Eso no se ha planteado en esta legislatura. En Borja Suárez he tenido un colaborador extraordinario, y le sigo teniendo. Es un político nato y hay que esperar a los momentos.

-¿Y su momento de presidente de la Diputación será dentro de cuatro años?

En política no se pueden poner fechas porque se queda muy mal. Vamos a esperar, vamos a ver el cumplimiento del acuerdo con Cs porque es bueno para Burgos. Haremos balance de gestión y luego ya hablaremos de personas.