La comunidad aprovecha solo el 2% de su potencial de recursos para biomasa

Las empresas piden que se incremente ese porcentaje, pero la Junta prefiere ser prudente

ISABEL G. VILLARROELSORIA
La comunidad aprovecha solo el 2% de su potencial de recursos para biomasa

España produce en la actualidad una importante cantidad de biomasa sólida, incluso suficiente para poder exportar una media de 345.000 toneladas anuales, el 87% de estas con destino a plantas de generación eléctrica del norte de Europa, según revela el informe Exportación de Biomasa versus Implantación del Petróleo elaborado por la Asociación Española de Valorización de la Energética de la Biomasa (Avebiom), con sede en Valladolid.

No obstante, las empresas del sector en Castilla y León luchan por un reto concreto, que es conseguir el permiso de las administraciones para aumentar el número de cortas y destinar los residuos orgánicos a la transformación de pellet y astilla. Francisco Javier Díaz González, presidente Avebiom, aclara que siguen «luchando por que se establezcan aprovechamientos plurianuales para proporcionar estabilidad no solo a las empresas dedicadas a la construcción de calderas de biomasa eléctrica o térmica, sino también a las fábricas de combustible pellet o astilla».

De esta forma, desaparecería la desconfianza y el recelo que los ciudadanos aún tienen por «lo nuevo» frente a los combustibles fósiles. Díaz González añade que mientras en España las cortas no llegan al 40% en proporción al crecimiento del bosque, en el extranjero sobrepasan el 65%.

La Junta aprobó el pasado 20 de enero de 2011 el Plan Regional de Ámbito Sectorial de la Bioenergía de Castilla y León , con una vigencia de nueve años. Se trata de un instrumento que articula una serie de medidas que tratan de resolver o reducir las barreras que limitan el desarrollo del sector. Para la elaboración del plan se tuvieron en cuenta las recomendaciones de la Comisión Europea a los países y regiones, algunas de ellas especificadas en el Plan de Acción Europeo sobre la Biomasa. El documento incluye un diagnóstico de la situación del sector y su contexto. No obstante, Castilla y León dispone de un gran potencial de recursos de biomasa, de los que a día de hoy tan solo el 2% tiene aprovechamiento energético, o se transforma en bioenergía.

Domingo Rodríguez Abella, director forestal de la Mesa Intersectorial de la Madera de Castilla y León, se pronuncia en el mismo sentido: «Se deberían aumentar las cortas de madera hasta los 2,5 millones de metros cúbicos para equilibrar la oferta y la demanda de madera de pino y de chopo en la región. Ahora mismo no cortamos ni el 25%, ni siquiera llegamos al millón de metros cúbicos, necesitamos llegar a la media del resto de países europeos, que es el 65%. La crisis ha cambiado el mercado, pero nosotros tenemos que cortar para poder abastecer a nuestras serrerías, a la biomasa y a las fábricas de muebles, y ser competentes con nuestra madera y no importarla».

El director general de Medio Natural de la Consejería de Medio Ambiente, José Ángel Arranz, pide paciencia al sector. Explica que «es cierto que el bosque puede poner más recursos a disposición de la biomasa, pero eso requiere de una planificación previa, y es que tenemos un territorio geográficamente complejo por su orografía, lo que hace difícil el acceso a los aprovechamientos madereros». Arranz habla de limitaciones legales, «sobre las que hay un margen importante de mejora».

El año pasado solo en los montes públicos de Castilla y León se cortaron 1,4 millones de metros cúbicos, a lo que hay que añadir lo cortado en los montes privados. «La idea es aumentar las cortas a 1,8 millones de metros cúbicos, lo que supondrá llegar a casi los 2,5 millones de metros cúbicos con los montes privados, que sí lograría equilibrar la oferta y la demanda como pide el sector».

Arranz deja claro que la biomasa térmica tiene un rendimiento energético altísimo y permite aprovechar un recurso renovable de los montes de la comunidad, «donde el 100% de lo que se genera y se consume sale y queda en esta propia tierra». En este sentido, destaca la gran importancia de proyectos como la Red de Calor por Biomasa que Rebi está desarrollando en Soria capital con el aval del Ayuntamiento de Soria, de la Administración regional y del Ministerio de Industria: «Ahí se demuestra cómo las administraciones apoyamos iniciativas tan excelentes como esta, que genera empleo y que desde el inicio del proceso hasta el final se compromete con los recursos de esta tierra».

El responsable de Medio Ambiente anima a otras empresas a que lleven a cabo acciones similares: «Hacen falta más proyectos como el de Soria y tenemos que conseguir sustituir la dependencia que sufrimos del petróleo con las energías renovables como la térmica generada por biomasa».

Fotos

Vídeos