Los defensores de Ribera Sur recogen 300 firmas contra el campo de golf

Los opositores a que el parque se transforme en una instalación deportiva celebran una fiesta de protesta

JOSÉ MARÍA DÍAZPALENCIA

«Esperemos que ahora por lo menos se dignen a escucharnos. Porque les hemos pedido que se reúnan con nosotros, que nos autoricen a colocar pancartas y también que abran todos los accesos del parque y hasta ahora solo hemos recibido silencio», reprochaba al equipo de gobierno municipal del PP Sergio Inclán, presidente de la Asociación de Vecinos de la Avenida de Madrid y uno de los integrantes de la plataforma Ribera Sur.

Inclán puso ayer la voz a quienes se oponen a que el parque construido aguas abajo del puente Nicolás Castellanos se transforme en un campo de golf. Quieren que esta zona verde se mantenga como un parque público y para ello, aprovecharon la llegada del buen tiempo y se dieron cita en Ribera Sur, para celebrar una jornada festiva, pero también de protesta, en la que hubo tiempo para una gran comida comunitaria a la sombra de los árboles, juegos autóctonos, talleres de reciclaje y bailes con la música de un grupo de dulzaineros. Alrededor de trescientas personas se sumaron activamente a la convocatoria realizada por la plataforma Ribera Sur, que inició una jornada de recogida de firmas, «para demostrar al Ayuntamiento que la mayoría de los ciudadanos estamos en contra de que un parque público, que es para todo el mundo, se convierta en el coto privado de unos pocos privilegiados», señaló Inclán.

El presidente de la Avenida de Madrid indicó que en unas pocas horas habían logrado recoger más trescientas firmas, «lo que deja claro que hay una clara oposición al campo de golf, y no solo en estos barrios de la zona sur, sino en toda la ciudad», señaló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos