El Norte de Castilla

Fiestas de Valladolid

«Siempre es motivo de orgullo llevar a cabo tu trabajo en tu ciudad»

«Siempre es motivo de orgullo llevar a cabo tu trabajo en tu ciudad»
  • Óscar de Rivera, disc jockey internacional

Su música empezó a sonar en el barrio de las Delicias y le ha acabado llevando a las mesas de mezclas de Nueva York, Osaka o Tel Aviv. Pero por muy lejos que le lleve su trabajo, el DJ Óscar de Rivera no falla a su cita en las fiestas de la Virgen de San Lorenzo, cuyo pregón dio en 2013. Veinte años en el mundo de la electrónica avalan las creaciones de este vallisoletano, que siempre lleva su origen por bandera.

-¿Qué busca transmitir Óscar de Rivera con su música?

- Sin duda, mi estado de animo, y mi percepción de lo que me rodea en ese preciso momento, siéndome siempre fiel, musicalmente hablando.

- ¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

- En este momento de mi vida estoy dando a conocer la música electronica fuera de su ámbito natural (Meet, Vermú del Patio, Secret Box) compaginándolo con mi carrera profesional de Dj y productor. Aunque me gusta más que mis proyectos hablen de mi.   

- ¿Cómo ha evolucionado el house que encontraste en tus comienzos, hace más de veinte años?

- La creación y origen del House Music como yo lo conocí a mediados de los 80 era un sentimiento, ahora, salvo excepciones, es un negocio. En estos momentos echo en falta más originalidad en las producciones.

- En alguna ocasión has destacado la importancia del «aprendizaje intergeneracional»  entre artistas ¿Qué pueden aportar los artistas emergentes a los más veteranos, y viceversa?

- Nuevas formas y métodos de utilizar nuestras herramientas de trabajo tanto en la cabina como en el estudio y por el otro lado, enseñar la constancia que requiere nuestra profesión y el largo y angosto camino que tienes que recorrer para, en la mayoría de las ocasiones, estar preparado a no llegar a conseguir tu meta.

- Tu nombre está en numerosos proyectos solidario: has colaborado para poner voz a los enfermos de Síndrome Phelan-McDermid o con la ONG Save the Children, entre otras. ¿Cuáles son las causas que te mueven?

- Cuando te das cuenta que con un pequeño gesto de tu parte consigues llevar alegría, sonrisas, soluciones a alguien que de verdad lo necesita, siento que todo funciona un poquito mejor. Todos somos uno.

- ¿Valladolid te lo puso fácil al inicio de tu carrera?

- En mis inicios, finales de los 80, Valladolid vivía su época dorada nocturnamente hablando, eso si, reinaban otros estilos diferentes al mío y aunque me vi atraído por alguno de ellos que me sirvieron para ampliar mis conocimientos musicales, yo tenia claro que tipo de estilo musical y vida profesional quería llevar a cabo, para ello tuve que emigrar e ir en busca de la escena a la que yo quería pertenecer.  

- ¿Cómo encuentras la escena musical de Valladolid?

- A falta de muchísima personalidad y creatividad por parte de los profesionales de la noche, nadie quiere arriesgar dinero pero todos quieren ganarlo. 

- Además colaboras activamente con la Escuela Municipal de Música ¿Cuál es la labor que desempeñas allí?

- Formo parte de un grupo de profesionales de distintas índoles, cada uno en la medida de lo posible pone su granito de arena para que ningún alumno se quede sin estudiar en esta escuela.

- Tu actuación, además de ser siempre una de las más esperadas, es ya un clásico en las fiestas de Valladolid ¿Qué se siente al pinchar en casa?

- Siempre es motivo de orgullo poder llevar a cabo tu trabajo en tu ciudad.

- ¿La sensación ha cambiado con el paso de los años?

- Sigo sintiendo el mismo respeto, nerviosismo y ganas de ofrecer a Valladolid un pedacito de mi mundo.