Nuevos talleres de Renfe en el Páramo de San Isidro.
Nuevos talleres de Renfe en el Páramo de San Isidro. / R. G.

El Ayuntamiento no asumirá la deuda de las inversiones ferroviarias si no se mantiene el soterramiento

  • Propone fuentes de financiación alternativas y replantear el proyecto inicial

El Ayuntamiento de Valladolid no reconocerá la deuda generada por las inversiones realizadas en la construcción del nuevo Complejo Ferroviario de Valladolid, que albergará los talleres existentes en el centro de la ciudad, así como en su equipamiento y acceso, sino se mantiene el compromiso de ejecutar las actuaciones urbanas, principalmente el soterramiento de la vía. Por ello, el Consistorio propone buscar fuentes de financiación alternativas, replantear el proyecto y apuesta por poner a la venta una parcela para testar el mercado inmobiliario.

El alcalde de la ciudad, Óscar Puente, y el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, informaron hoy sobre la situación actual de la operación de soterramiento del ferrocarril y Sociedad Valladolid Alta Velocidad. Hasta la fecha se han gastado 343 millones, aunque el coste total de la actuación asciende, según sus cálculos, a 727 millones. La sociedad tiene un crédito sindicado por importe de 400 millones de euros, de los que tendrá que amortizar el 1 de enero de 2016 unos 275 millones, para los que no tiene recursos, puesto que no ha vendido ningún terreno.

Ante esta situación financiera muy preocupante, Saravia señaló que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), socio de la sociedad junto al Ayuntamiento, la Junta y Renfe, plantea renegociar el crédito, suscrito en febrero de 2011, lo que supondrá a su juicio condiciones muy duras y garantías, como la inclusión en los presupuestos de partidas que aseguren el pago de las cantidades adeudadas, aunque permitan algunos ejercicios de carencia.