Un experto atribuye la explosión a una gran bolsa de gas natural en el subsuelo

Los abogados de Gas Natural y Mapfre, en la sesión de este martes. /A. Quintero
Los abogados de Gas Natural y Mapfre, en la sesión de este martes. / A. Quintero

El investigador de Synthesis asegura que el tubo de polietileno y la válvula de acometida en Gaspar Arroyo «estaban sueltos»

RICARDO S. RICO Palencia

La séptima sesión del juicio civil por la explosión de gas en el edificio número 4 de la calle Gaspar Arroyo, que el 1 de mayo de 2007 se saldó con nueve víctimas mortales, una treintena de heridos y más de un centenar de afectados, se ha desarrollado este martes en la sala de vistas de la Audiencia con el protagonismo absoluto de la declaración de Félix César Alonso Moreno, suboficial de la Guardia Civil y experto en incendios y explosivos durante 39 años, veinte de ellos al frente de Synthesis, empresa que se dedica a esclarecer siniestros. Titulado por el Ministerio del Interior y por la Universidad de Sevilla, Félix César Alonso Moreno, contratado por la aseguradora Allianz, ha asegurado que la explosión de Gaspar Arroyo se debió a un gran embolsamiento de gas natural en el subsuelo del inmueble número 4 que se filtró por todo el edificio, ascendiendo desde el suelo al techo por el hueco de la escalera. Asimismo, el experto de la empresa Synthesis ha incidido en cómo estuvo presente en la calle Gaspar Arroyo el 8 de mayo de 2007, día en que se hizo la prueba de estanqueidad a la válvula de acometida al edificio, y que en su examen «macroscópico», esto es, con la vista, percibió que no había soldadura ni pegado en la boca del tubo de polietieno ni en la boca de la llave de la válvula y que los dos elementos estaban casi sueltos.

Más información

Alonso Moreno ha abundado en que el codo de polietileno estaba acoplado a la válvula sin soldadura y que la fuga de gas pudo estar motivada por el movimiento de tierras durante las obras de pavimentación de aceras que se hicieron en el año 2006 en la calle Gaspar Arroyo. «Pudo desencajarse el tubo», ha comentado Alonso Moreno, que ha insistido en cómo, de acuerdo con el reglamento, los elementos debían estar sujetos con soldadura fría o caliente o mediante bridas para evitar la filtración. Alonso Moreno ha apostillado que el 8 de mayo de 2007, cuando el juez mandó abrir una cata en la acometida del portal número 4, él estaba presente y cuando se llegó picando al codo y la válvula, vieron cómo estaban sueltos los elementos y los operarios que picaban la zanja trataron de volver a colocarlos.

Además, Alonso Moreno ha afirmado que se mostró en desacuerdo con la prueba de estanqueidad que hizo Gas Natural. «La hicieron en la red general, no en las derivaciones. Les dije que no estaba de acuerdo, que se tenía que hacer la prueba desde la red general hasta las válvulas, pero se negaron», aseguró el experto de Synthesis, que ha descartado después que la explosión la ocasione el butano.

«Se formó una gran bolsa de gas natural en el subsuelo que entró en el portal por capilaridad o filtración. La violencia de la explosión queda determinada por los metros a los que se arrojaron las proyecciones, y la prueba de que el gas se filtró por el subsuelo la obtuvimos en un patio de luces de la calle Mayor Antigua, cuya rejilla del desagüe voló y la onda expansiva abrió una persiana en un tercer piso. La onda expansiva fue de abajo a arriba y el gas que levantó esa rejilla vino por las canalizaciones de aguas residuales, ya que el edificio de Mayor Antigua estaba a unos 200 metros y en una cota superior», ha hecho hincapié Alonso Moreno.

«La onda de presión en el portal número 5 procede de la que sale del portal número 4 y es tan violenta que arrancó la puerta del número 5 y se eleva hasta el tercer piso del portal, abriendo las puertas de las viviendas hacia dentro. Eso es imposible que lo pueda ocasionar una bombona de butano», ha agregado el investigador de Synthesis, que ha descartado también que la fuga de gas pudiera venir de una de las viviendas del portal número 4 porque «si hubiese filtración en un tercero, el gas va hacia arriba, abajo no habría gas y la onda expansiva iría hacia abajo, pero solo reventaría el portal número 4».

«La filtración fue en el subsuelo, y el embolsamiento de gas fue de abajo a arriba a través del hueco de la escalera. Se ve en los edificios 2 y 6, en los que, tras la explosión, en las alturas cuarta y quinta hay una especie de ‘V’ o cono invertido en la parte trasera, que es donde está el hueco de la escalera. La masa de gas se fue acumulando en el techo del portal y después se fue metiendo por las viviendas», ha precisado Alonso Moreno, que afirmó que la filtración de gas fue «continuada en el tiempo», pero que la acumulación en el portal tuvo que producirse durante la tarde anterior a la explosión o esa misma noche.

A preguntas de la abogada de Gas Natural, Alonso Moreno ha señalado que no le consta si la empresa gasística hizo un reseguimiento de la red tras las obras en la calle en el año 2006 ni tampoco si se realizó una prueba de estanqueidad a la válvula cuando fue instalada en 1991. También ha señalado que no ha estudiado el tipo concreto de válvula y si el fabricante especifica qué tipo de unión tiene que darse entre la válvula de acometida y el tubo de polietileno.

Fotos

Vídeos