El Norte de Castilla

Diego Camino evita a un rival para lanzar.
Diego Camino evita a un rival para lanzar. / Ricardo Otazo

balonmano: liga asobal

Un penalti fallado y otra derrota

  • El Recoletas Atlético volvió a ofrecer un gran nivel, pero se quedó con la miel en los labios

El Recoletas Atlético Valladolid cayó derrotado en su visita a uno de los equipos más fuertes de la Liga Asobal, el Fraikin Granollers (32-31). Un derrota dolorosa ya que los gladiadores azules firmaron un excelente partido en el que a punto estuvieron de dar la sorpresa. Solo las exclusiones en la segunda parte, cinco en apenas 15 minutos, y el fallo de Dani Dujshebaev en el último segundo desde los 7 metros evitaron que el Recoletas puntuara.

Otra vez el conjunto vallisoletano se quedó a las puertas en los instantes finales. En esta ocasión tras un partido espléndido en el que fue superior al Granollers durante muchos minutos. Las exclusiones de la segunda parte rompieron la dinámica positiva pucelana y del 22-25 se pasó a un 30-26 que parecía definitivo. El corazón y la defensa de los de Nacho González les permitió remontar (32-31) y optar al empate a dos segundos del final con un 7 metros. El portero Vicente Álamo detuvo el lanzamiento de Dani Dujshebaev y el Recoletas se marchó de vacío de Granollers.

Tras un inicio algo dubitativo el Recoletas Atlético Valladolid pronto despertó y tomó pulso al partido gracias a los goles de juego con el pivote Abel Serdio, seis en los primeros 11 minutos, y la brillante dirección de Alfonso de la Rubia y Dani Dujshebaev. Los gladiadores azules pudieron superar así la intensa defensa del Granollers para ponerse por primera vez por delante (7-8, minuto 11) e incluso coger tres goles de ventaja (7-10, minuto 15), tras un sorprendente parcial de 0-5.

El Fraikin Granollers se recuperó gracias a los goles de Álvaro Cabanas, Arnau García y el portugués Jorge Da Silva y el choque entró en una fase más igualada. Dos tantos más de Dani Dujshebaev mantuvieron por delante a los visitantes (10-12, minuto 19), pero los catalanes mejoraron en defensa, castigando con contraataques las pérdidas vallisoletanas. Así, Granollers dio la vuelta al marcador con un 16-14 al borde del descanso. En los instantes finales, ni siquiera con dos jugadores más por exclusiones el Recoletas pudo igualar el encuentro al final de la primera mitad (17-16).

El equipo de Nacho González volvió enchufado del vestuario, además de muy acertado y atrevido en ataque. Su primera línea, rápida y dinámica, y su intensidad defensiva desarbolaron al Granollers. Un 0-3 de parcial devolvía la ventaja al Recoletas Atlético Valladolid (17-20, minuto 33).

Solo las exclusiones, cuatro casi consecutivas en los siguientes 15 minutos, evitaron que el Recoletas rompiera entonces el partido a su favor (20-20, minuto 38). Cuando se restablecía el equilibrio numérico los vallisoletanos se mostraron superiores, con un gran Javi Díaz parando varios lanzamientos y dos goles seguidos de Rubén Río (22-25, minuto 45’).

Pero las inferioridades y una racha de paradas del portero Vicente Álamo fundieron al Recoletas. Sus errores en ataque fueron castigados con contras y goles por el Fraikin Granollers. La quinta exclusión en la segunda parte fue definitiva y los locales se escaparon en el marcador (30-26, minuto 54).

Al Recoletas Atlético Valladolid le faltó paciencia y tranquilidad ante un Granollers en racha, pero con mucho corazón y defensa los pucelanos remontaron hasta el 32-31 a falta de 50 segundos. Otra buena defensa le dio la ocasión de empatar, pero a falta de 2 segundos Dani Dujshebaev falló el lanzamiento de 7 metros crucial ante Vicente Álamo.

«Estamos en el camino»

El entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, Nacho González, valoró así el choque: «Nos vamos con un sabor muy agridulce porque tuvimos la opción de sacar un punto en un partido en el que se compitió bien ante un rival de mucha calidad. Tuvimos opciones de sacar algo positivo y la pena es que no se sacó. Pero estamos en el camino», explicó.

«Hay un momento de partido en el que las exclusiones nos hicieron mucho daño y en el Vicente Álamo paró una barbaridad. En el juego estuvimos bien pero esos dos detalles esos nos lastraron un poco. Hay que seguir adelante y adaptarse», concluyó.