Encuentran garrapatas infecciosas en Ávila

  • De las 11 comarcas y zonas ganaderas analizadas, 7 se han visto afectadas entre Castilla y León, Castilla La Mancha, Madrid y Extremadura

Un estudio del Ministerio de Sanidad en colaboración con cuatro comunidades autónomas, entre ellas Castilla y León, ha detectado la presencia de garrapatas portadoras del virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, que suelen padecer los animales silvestres y con un riesgo en humanos "muy bajo", en Sotillo de la Adrada, Ávila.

Sólo entre septiembre y febrero de este año se han capturado unas 9.500 garrapatas en animales silvestres, que habitan en zonas poco pobladas; en su mayoría los animales eran ciervos. Los investigadores agruparon las garrapatas en lotes; así se llegó a la conclusión de que sólo unas 300 (el 3% de los lotes) podrían estar infectadas.

Los responsables de Salud Pública han destacado una "cuestión a favor": que una garrapata infecta y adherida a una persona necesita al menos 48 horas para transmitir el virus, por lo que advierten de la necesidad de "revisarse bien" después de ir de excursión al campo.

De las once comarcas ganaderas analizadas, en las que se han llevado a cabo muestreos sobre ganado doméstico y fauna silvestre, una de las siete que ha confirmado la existencia de garrapatas se encuentra en Sotillo de La Adrada, en Ávila.

En el 90% de los animales analizados, fueron otras garrapatas las que les contagiaron; después, los mismos animales transmitieron el virus a otras garrapatas, según resultados de Ricardo Molina, responsable de laboratorio de entomología médica del Instituto de Salud Carlos III.

El estudio, diseñado por Elena Andradas, directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad junto a expertos y responsables de este sector en las cuatro comunidades, se puso en marcha en octubre, tras un primer diagnóstico que situaba la fiebre hemorrágica en España. La enfermedad, proveniente de Crimea-Congo, es más habitual en otros países de Europa, África, Asia y Oriente Medio.

Este primer caso también se originó en Ávila. Un hombre falleció a causa de la picadura de una garrapata; la enfermera que lo atendió fue ingresada en una Unidad de Aislamiento.

La probabilidad de infección en la actualidad viene determinada por la exposición a las garrapatas; en menor medida, al contacto con sangre o tejido de animales infectados.

Las otras zonas afectadas son Coria, Cáceres, Plasencia y Navalmoral de la Mata (Extremadura); Oropesa (Castilla la Mancha) y San Martín de Valdeiglesias (Madrid).

Desde el Ministerio de Sanidad han querido recordar que las garrapatas que transmiten este virus no son las mismas que se encuentran, por ejemplo, en las mascotas: "Son otra especie que está involucrada en otros patógenos", ha explicado Molina.

Las garrapatas infectadas y analizadas en el estudio "nos detectan, huelen y nos ven y nos buscan", ha añadido Molina. Por este motivo, los responsables de Sanidad Pública insisten en la importancia de formarse y prevenir picaduras.

Para prevenir, es aconsejable usar manga y pantalón largo, llevar botas cerradas con calcetines, vestir en colores claros, caminar por el centro de los caminos y evitar sentarse en suelo en zonas de vegetación, así como usar repelentes.

En caso de que se produzca una picadura, recomiendan extraerla lo antes posible y evitar remedios tradicionales: aceite, petróleo, calor. Lo correcto es usar pinzas, sujetar al animal y tirar suavemente hacia arriba. Después, limpiar la herida con agua y jabón.