Un riosecano encuentra una seta de casi cuatro kilos junto al Canal de Castilla

Luis Anta sostiene la seta de casi cuatro kilos./Miguel García Marbán
Luis Anta sostiene la seta de casi cuatro kilos. / Miguel García Marbán

El hallazgo cobra más importancia si se tiene en cuenta el mal inicio de la temporada debido a la sequía

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁNVALLADOLID

Una máxima de los aficionados a la micología recuerda la necesidad de dejar las esporas en el lugar donde se recolecten las setas como forma sostenible de sembrar. Algo que sabe muy bien el conocido aficionado de Medina de Rioseco Luis Anta, quien durante esta semana encontró una seta de álamo (Pleurotus ostreatus) de casi cuatro kilos de peso, junto al Canal de Castilla, en el mismo árbol en el que el pasado año recolectó un ejemplar de igual tamaño.

El hallazgo cobra más importancia si se tiene en cuenta el mal inicio de la temporada debido a la sequía. Una situación que se puede solucionar, «porque, si llegan las lluvias, el año será bueno pues llovió en la primavera y los hongos están esperando a desarrollarse», en palabras de Luis Anta, quien, respecto a su hallazgo, explicó que «la temperatura y la humedad del Canal de Castilla habían hecho nacer el magnífico ejemplar de seta de álamo, «comestible, con un sabor parecido a la carne».

El aficionado riosecano volvió a recordar la importancia de tener precaución a la hora de recolectar setas, de coger las que se conozcan bien, de enseñarlas a los especialistas de los centros ecológicos cuando se tengas dudas, de no coger todas y dejar alguna o de dejar las que no se conozcan por la importante función que hacen en la naturaleza.

Después de muchos años, Luis Anta es considerado un gran aficionado a la micología. De esta manera, en Medina de Rioseco ha realizado rutas de buscasetas y ha dado pequeños talleres en los centros escolares. Sin embargo, a pesar de todos sus conocimientos y experiencia, este veterano amante de todo lo que tiene que ver con la naturaleza expresó que «nunca se llega a saber todo sobre las setas porque están cambiando constantemente, de ahí que siempre haya que tener respeto, cautela y precaución».