CSIF solicita al Ayuntamiento de Valladolid que autorice las pistolas eléctricas a la Policía Local

CSIF solicita al Ayuntamiento de Valladolid que autorice las pistolas eléctricas a la Policía Local

En el escrito remitido al alcalde, Óscar Puente, recuerda las recientes agresiones que han sufrido los agentes municipales

El Norte
EL NORTEValladolid

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha solicitado al Ayuntamiento de Valladolid que permita y regule, conforme a la normativa existente, el uso de las pistolas eléctricas taser por parte de la Policía Local, para que los agentes tengan medios de defensa ante problemas de seguridad que puedan surgir. Esta petición llega tras los últimos incidentes y agresiones que han sufrido los policías locales de Valladolid, muy especialmente las ocurridas en el barrio de Las Viudas.

En un escrito que el secretario de la Sección Sindical en el Ayuntamiento de Valladolid y presidente autonómico de CSIF, Carlos Hernando, ha remitido al alcalde Óscar Puente, este sindicato independiente explica que las pistolas eléctricas son armas para uso policial, y que se encuentran reguladas en el artículo 5.1 del Reglamento de Armas RD 137/93. También dice que la Intervención Central de Armas y Explosivos (ICAE) ya informó en diciembre de 2005, de la posibilidad de que organismos y entidades -por ejemplo, ayuntamientos- de los que dependan funcionarios o personal de seguridad, como es el caso de los policías municipales, puedan utilizar esas armas eléctricas, que tienen un carácter preventivo y de defensa.

CSIF también apunta que el artículo 52 del Decreto 84/2005, de 10 de noviembre, por el que se aprueban las normas marco a las que han de ajustarse los reglamentos de las policías locales de Castilla y León, señala que los cuerpos de Policía Local, como integrantes de un Instituto Armado, llevarán el armamento reglamentario que se les asigne. «A tal fin, se proporcionarán, por las corporaciones locales competentes, lo medios técnicos necesarios para su eficacia», indica el mencionado Decreto.

CSIF insiste en que «el objetivo del uso de la taser es reducir el riesgo de sufrir lesiones u ocasionarlas, frente a la tradicional arma de fuego; o que solo la llevarían los agentes más expuestos a peligro, con las medidas complementarias que exija la norma». La taser «no es letal, su uso es cada vez más extendido y, además, supone una alternativa al empleo del arma de fuego reglamentaria», recalca el sindicato independiente, que recuerda que otras policías municipales, o la policía autonómica de los Mossos d'Esquadra y la Ertzaintza ya las utilizan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos