Así ha sido la carrera por las listas

La ruptura del binomio PP-PSOE hace que cualquiera que lleve el número 2 en las papeletas de su partido corra serio riesgo de quedarse sin puesto en el Congreso

Así ha sido la carrera por las listas
Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

Durante muchos años, tantos como siete procesos electorales generales, el reparto de escaños para el Congreso en Valladolid era siempre el mismo: 3 para el PP y 2 para el PSOE. En 1982 fue a la inversa, 3-2 para los socialistas, y en 1986 se añadió un sexto diputado que recayó en el CDS (Centro Democrático y Social).

Esa placidez de lo rutinario se quebró de forma abrupta en los dos comicios generales celebrados en 2015 y 2016. La irrupción de Podemos y Ciudadanos llevó el reparto a un esquema inédito, porque en 1977 y 1979, sin el PP en la ecuación, la distribución también fue 3-2, en este caso para UCD y PSOE. En 2015 y 2016 se pasó a una fórmula de 2-1-1-1 con PP y PSOE cediendo un diputado cada uno que fueron a parar a Podemos y Ciudadanos.

Eso, unido a la llegada de Vox, que anticipa más fragmentación en el voto de derechas, y a que las encuestas hablan de un posible vuelco en favor del PSOE (un 2-1-1-1 pero con los de Sánchez al frente), ha convertido las semanas de precampaña en un carrusel para no quedarse con el número 2 de cada lista. Javier Izquierdo lo sufrió en carne propia cuando Ferraz buscaba acomodo para la ministra vallisoletana Reyes Maroto. Eso cuando no han ocurrido sucesos insospechados, como la repentina pugna electoral entre Francisco Igea y Silvia Clemente por las Cortes, que hizo que Ciudadanos tuviera que encontrar relevo para las listas al Congreso, a las que en principio optaba Igea. El pucherazo y la postrera victoria de Igea provocó la caída no solo de Clemente, sino de Pablo Yáñez, miembro de la ejecutiva nacional del partido. Mientras, destaca por inusual la discreción con la que Podemos y Vox han llevado la elección de sus candidatos.

En las listas para las Europeas, mucho más discretas, el 'boom' ha estado en el trasvase de Soraya Rodríguez desde el PSOE a Ciudadanos.