Soria

Un concejal de El Burgo de Osma denuncia al tenitente de alcalde por insultos y amenazas

Corporación municipal de El Burgo de Osma. /
Corporación municipal de El Burgo de Osma.

El socialista Martín Navas, que gobierna en pacto con el Partido Popular, está acusado de proferir insultos y amenazas a varios vecinos y concejales dela Plataforma por el Pueblo Soriano durante el día grande de las fiestas

ISABEL G. VILLARROEL

Un concejal de la Plataforma por el Pueblo Soriano (PPSO) de El Burgo de Osma, Marcelino Romero, ha denunciado en el Cuartel de la Guardia Civil al primer teniente de alcalde de la localidad, el socialista Martín Navas, por amenazas y coacciones. Los hechos se produjeron el viernes 16 de agosto en plenas fiestas de la lo calidad en honor a La Virgen del Espino y San Roque. Una carta firmada por los cinco concejales de la PPSO exige el cese al alcalde del PP, Miguel Cobo, el cese de Martín Navas como primer teniente alcalde, por su comportamiento, insultos, amenazas y forcejeos a concejales, miembros de la banda de música y familiares de damas de fiestas durante la tarde del viernes.

Según la carta de la PPSO fue el socialista quien llegó a la plaza Mayor y comenzó a amenazar y a increpar a los vecinos y concejales de la oposición y al propio líder de ésta Antonio Pardo Capilla, exalcalde de El Burgo y expresidente de la Diputación Provincial de Soria. Añade el escrito que Navas agarró del pecho al concejal Elías Alonso, del cuello a un miembro de la Banda Municipal de Música y empujó al padre de una de las cinco damas de fiestas. Todo acompañado de insultos y amenazas que, al parecer, podrían haber continuado durante la madrugara contra otros vecinos del pueblo. Antonio Pardo explica que «yo vi como al padre de una dama le dijo 'eres un mierda' y a mí me dio una colleja y me dijo 'tú eres una mierda pinchada en un palo' después de decirles a mis concejales cosas mucho más fuertes e insultos que no quiero reproducir. Al músico que le agarró fuerte del cuello de forma inesperada también le dijo ciertas lindezas como las que espetó a los que se encontró por la noche a partir de las dos de la mañana». Pardo añade que «este personaje no puede ser cargo público de ninguna institución y espero que cese ya esta misma mañana o sea el alcalde el que tome la decisión». El alcalde Miguel Cobo no ha respondido las llamadas que se les han realizado desde este medio para conocer su postura.

Antonio Pardo considera que Martin Navas Antón no solo debe renunciar a su cargo de concejal sino también al de Diputado Provincial, «porque un cargo público debe dar ejemplo y no puede estar presente en ninguna institución si desarrolla actitudes violentas contra sus vecinos». Pardo reconoce que existe un estado de crispación generalizado en El Burgo de Osma tras el pacto PP PSOE que, puntualiza, «no entiende nadie en el pueblo porque me arrebató la alcaldía que gané con mayoría, con mis 5 concejales. La gente se siente traicionada, el ambiente está ahí, pero si encima aparece la violencia por el medio todo se crispa mucho más».

El secretario general de la agrupación local del PSOE de Soria y Diputado Nacional presenció la trifulca. Lamenta los hechos pero apoya y defiende a Martín Navas porque «la PPSO también repartió silbatos horas antes del pregón para que se pitara a los discursos del alcalde y del teniente alcalde». Antón anima a Antonio Pardo y sus concejales «a que acepten el pacto PP PSOE que fue legal y elegido en un pleno», un pacto que Antón está seguro que la PPSO quiere dinamitar de todas las maneras posibles.

Existe una cláusula en el documento firmado ante notario por el Partido Popular, Ciudadanos y la PPSO. Este acuerdo es el pacto de gobernabilidad que le ha dado la presidencia de la Diputación a Benito Serrano en la que claramente se estipula que, a cambio de encumbrar a Serrano, «se trabajará para revertir la situación de El Burgo de Osma y que Antonio Pardo Capilla recupere la alcaldía», lo que significa deshacer el pacto entre el PP del actual alcalde Miguel Cobo, y el PSOE del que será alcalde dentro de dos años Martín Navas, repartiéndose así la legislatura tal y como está estipulado hasta ahora.

La versión de uno contra la de otro. Según el testimonio del primer teniente alcalde, Martín Navas, él no fue el que provocó la trifulca, sino que fue el concejal de la PPSO, Marcelino Romero, y pide disculpas por su reacción ante las personas que pudieron sentirse ofendidas; «me increparon yendo a los toros, comenzó el concejal Marcelino Romero, saltó otro concejal, después yo. A continuación se formó un alboroto tremendo, sé que no debería haber entrado al trapo pero yo solo soy una víctima».

Navas no piensa dimitir de su cargo e insiste en que «lo que está haciendo la PPSO es un acoso y derribo constante hacia el ayuntamiento y el equipo de gobierno, esto es la gota que colma el vaso porque cuando yo estaba en la oposición he tenido que aguantar que me llamaran de todo, incluso Chiquilicuatre, y ya está bien». El concejal Marcelino Romero, formalizó ese día la demanda por coacciones y amenazas pese a que Navas afirme que no tiene «constancia de ninguna denuncia, y aún más cuando fue él el que me amenazó». Navas descarta iniciar acciones judiciales pese a que sintió miedo cuando «tuvieron que sujetar a Antonio Pardo durante la corrida de toros porque quería agredirme».