Un enorme socavón provocado por la tormenta engulle un coche y una furgoneta y obliga a desalojar un edificio en Segovia

Imagen de la furgoneta con la parte trasera en el aire, antes de caer al socavón, y del coche en el interior del agujero. / El Norte

Doce vecinos, de los que cuatro han sido realojados en un hostal, han tenido que abandonar sus hogares

QUIQUE YUSTE y MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La fuerte tromba de agua que ha caído esta tarde en Segovia, además de anegar calles y garajes, ha obligado a desalojar un edificio del barrio de San Millán situado entre las plazas Aurelio Hernández y Fernández González, y a desalojar a doce personas, de las que el Ayuntamiento ha realojado a cuatro en un hostal, mientras que el resto se han quedado con familiares y amigos. En la zona por la que discurre el cauce subterráneo del río Clamores se ha abierto un enorme boquete que se ha tragado a un vehículo y, en principio, ha dejado en el aire a una furgoneta, que minutos después ha caído también en el interior del agujero.

Bomberos, Policía Nacional y Policía Local trabajan en la zona, que se mantiene acordonada por seguridad porque debajo de pavimento visible hay más zona hueca. La alcaldesa de Segovia, que ha acudido al lugar acompañada por los concejales Ana Peñalosa, Miguel Merino y Clara Martín, ha afirmado que «por fortuna, no ha habido desgracias personales». Después de la revisión realizada, los técnicos han concluido que la estructura del edificio no presenta riesgos. Este martes a primera hora habrá una reunión con diversos técnicos para valorar las medidas a adoptar en la zona, donde se ha cortado el servicio de gs al romperse una tubería soterrada. No se han producido fugas.

Los dos vehículos en el socavón.
Los dos vehículos en el socavón. / El Norte

Agentes de la Policía Local permanecerán toda la noche en el lugar para evitar que cualquier persona que transite por la zona pueda caer al socavón o provocar nuevos hundimientos.

Más información

En la provincia

Además, la tromba de agua ha afectado sobre todo a la zona de la Comunidad de Villa y Tierra de Fuentidueña, donde han tenido que desplazarse los equipos de vías y obras de la Diputación para limpiar las carreteras que se han visto afectadas por las inundaciones.

Los equipos se encuentran han trabajado en la carretera que une Fuentidueña y Sacramenia (SG-V-2425), tramo que ha tenido que ser cortado para proceder a realizar estos trabajos de limpieza, así como el comprendido entre Burgomillodo y San Miguel de Bernuy perteneciente a la SG-V-2411. Los equipos esperaban poder dejar abiertas estas vías durante la noche y, de no ser posible porque aún no han cesado las lluvias, quedará debidamente señalizado para evitar consecuencias mayores.

Como resultado de las fuertes lluvias caídas en la zona, las carreteras mencionadas se han visto inundadas e incluso algunas de ellas presentan importantes daños que se analizarán una vez cese el temporal. Además, los municipios de Carrascal del Río y Cobos de Fuentidueña han visto afectado el suministro eléctrico a causa de la tormenta. Desde la institución provincial se trabaja para que la normalidad vuelva cuanto antes a las zonas afectadas.