La comarca de Cuéllar apuesta por el sector sociosanitario como nicho de empleo

Participantes en el programa posan junto a las autoridades. /M. R.
Participantes en el programa posan junto a las autoridades. / M. R.

Villa y Tierra clausura el programa mixto de formación y empleo en atención a dependientes, una actividad que desde 2015 requiere acreditación

MÓNICA RICOSegovia

La Comunidad de Villa y Tierra Antigua de Cuéllar ha clausurado su programa mixto de formación y empleo, en el que seis alumnas se han formado en atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales. Todas ellas recibieron su certificado de profesionalidad en un acto al que asistieron Jesús García, alcalde de Cuéllar y presidente de la comunidad, y Pilar Sanz, gerente provincial del Servicio Público de Empleo (Ecyl). El primero agradeció la profesionalidad y la experiencia de todos los que han hecho posible el curso, así como su implicación, especialmente por parte de alumnas y profesoras, durante los seis meses de trabajo. También realizó un llamamiento al Ecyl para que cuente con Villa y Tierra Antigua de Cuéllar en próximas ediciones de este tipo de programas.

Villa y Tierra lleva varios años desarrollando programas relacionados con el sector de asistencia sociosanitaria. Según explicó García, en un momento como el actual, «con una reducción de la actividad económica y la desaceleración de empleo», estos perfiles «son los que cuentan con más demanda en el mercado». También destacó que en el área de geriatría existe un alto porcentaje de inserción, por lo que deseó a las alumnas una pronta incorporación al mercado laboral.

Por su parte Sanz agradeció a Villa y Tierra la puesta en marcha de este proyecto y destacó la importancia de este tipo de programas, que alternan los conocimientos con el trabajo real. Hasta hace unos años en el sector de la atención sociosanitaria se podía trabajar sin preparación ni acreditación, pero esta es necesaria desde el año 2015, por lo expresó su deseo de que le certificado ayude a las alumnas a encontrar trabajo, dado que «en esta provincia y región, debido al gran número de población mayor, cada vez es más necesario».

Contenidos

Durante el desarrollo del programa, las seis alumnas profundizaron en conocimientos teóricos, pero también en otros aspectos, como la realización de técnicas de relajación, dinámicas de grupo, trabajos relativos a la discapacidad visual y dramatizaciones. También conocieron el alfabeto dactilológico, entre otras cuestiones.

La formación práctica se ha desarrollado en el Centro de Día de Personas Mayores, dependiente de la Gerencia territorial de Servicios Sociales, la residencia El Alamillo y la Fundación Personas en Cuéllar. En los tres centros, las auxiliares en prácticas han colaborado con el personal cualificado en distintas áreas, como estimulación cognitiva o servicios generales. En concreto, apoyaron servicios como el de comedor (ayudando a la ingesta de alimentos tanto sólidos como líquidos, colaborando en desayuno, comida y cena y en el reparto de agua y zumos a media mañana). También realizaron servicios de apoyo en recepción cuando fue necesario, así como de cambio de ropa de cama, orden y limpieza de las habitaciones de los residentes.

En el apartado clínico, las auxiliares en prácticas han colaborado en la cura de úlceras por presión, recogida de muestras, medición de glucosa o cambios posturales. Además, han recibido formación complementaria como orientación laboral. Por ejemplo, han podido conocer cómo elaborar su currículo o enfrentarse a una entrevista de trabajo. También realizaron distintas excursiones, como la que les llevó a la Confederación Estatal de Personas Sordas. Dentro de las actividades de ocio, destaca la visita a la exposición de artesanía puesta en marcha por los usuarios de Fundación Personas en la localidad, con los que han trabajado durante estos meses. Este programa se encuentra dentro de las acciones de formación y empleo que pone en marcha la Junta de Castilla y León.