La Colegiata del Real Sitio y la Fuencisla son los templos preferidos para casarse

Vista aérea del santuario de la Fuencisla, la segunda preferencia para casarse por la iglesia en Segovia. /Ical
Vista aérea del santuario de la Fuencisla, la segunda preferencia para casarse por la iglesia en Segovia. / Ical
Segovia

Los matrimonios por la Iglesia católica han descendido en Segovia hasta suponer solo el 30% de las bodas

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

¿Es el matrimonio una institución en crisis? Pues si se ciñen a los números del Instituto Nacional de Estadística (INE), la respuesta tiene que ser afirmativa. Los segovianos se casan bastante menos que a principios de siglo. De todos modos, el año pasado registró un repunte en la cantidad total de enlaces formalizados, con independencia del tipo de ceremonia. En 2017 contrajeron matrimonio 557 parejas en la provincia, lo que supone prácticamente un 15% más que el año anterior.

De hecho, en Segovia no había tantas ceremonias desde 2009. Aun así todavía hay que darse muchos 'sí quiero' para alcanzar las cifras de, por ejemplo, el curso 2002, cuando en la provincia sellaron su unión 686 parejas.

Esas mismas estadísticas oficiales y su evolución a lo largo de las últimas décadas revelan que cada vez hay menos segovianos que pasan por el altar. Las ceremonias de casamiento por la religión católica han caído de manera progresiva y constante . Para los representantes eclesiásticos, la peor noticia es que parece no haber suelo ni paracaídas que pare o amortigüe el descenso. El año pasado se dieron el 'si quiero' por la Iglesia católica 163 matrimonios, la cifra más baja en lo que va de siglo XXI. Equivalen al 30% de los enlaces que se formalizaron en 2017 en la provincia.

Arriba, la iglesia de San Millán, en la capital segoviana. Abajo a la izquierda, el templo de San Eutropio, en El Espinar; a la derecha, San Juan bautista al fondo de la calle mayor de Pedraza. / A. Tanarro y E. Rubio.

Las parejas que deciden dar este paso religiosamente (nunca mejor dicho) ante el altar muestran también sus preferencias en cuanto al templo en el que desean que tenga lugar la celebración litúrgica. En la provincia, la unidad que conforman la Colegiata del Real Sitio de San Ildefonso y la parroquia de Los Dolores del municipio granjeño se aúpa como la que más bodas acogió el año pasado, según han confirmado fuentes del Obispado.

Los representantes diocesanos precisan que algunas de estas parroquias pueden tener asociada una ermita. No es el caso del segundo templo preferido para casarse en Segovia, que no es otro que el Santuario de la Fuencisla. También se encuentra en la capital la tercera iglesia en la que se oficiaron más matrimonios en 2017, que es la joya románica de San Millán.

Enlaces civiles al alza

En la provincia, los encantos de Pedraza, El Espinar, Sepúlveda y Sotosalbos para albergar una ceremonia religiosa han atraído también a un buen número de parejas que sellaron su matrimonio por la Iglesia católica el año pasado. Todos estos lugares celebraron al menos quince bodas.

Mientras la opción de ser casados por un sacerdote pierde adeptos, cada vez son más los enlaces civiles. El aumento prácticamente constante de esta modalidad marcó el año pasado un máximo en la provincia, con 376 bodas. Es el triple que a comienzos de siglo. El ejercicio 2010, tal y como se extrae del Instituto Nacional de Estadística, fue el último en el que los matrimonios católicos ganaron a los estrictamente civiles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos