El Ayuntamiento de Segovia restringirá la circulación de patinetes eléctricos

Una mujer con un patinete eléctrico./A. Quintero
Una mujer con un patinete eléctrico. / A. Quintero

Muñoz-Torrero asegura que la capital todavía no sufre el problema de su proliferación, pero apuesta por limitar su uso a la calzada

QUIQUE YUSTESegovia

En las grandes ciudades de España es habitual encontrarse por la calle a decenas de personas que optan por desplazarse de un lugar a otro a bordo de un patinete eléctrico. De hecho, también es cada vez más frecuente que los turistas opten por este vehículo -o por los conocidos como Segway- para visitar de una forma más rápida y cómoda los principales atractivos de cada ciudad. Su proliferación durante los últimos años también se ha traducido en un incremento de las situaciones peligrosas para los viandantes que deben esquivar a los usuarios de los patinetes, más veloces pero con menor capacidad para girar.

El problema, por el momento, no ha llegado a Segovia, donde es extraño encontrar a vecinos o turistas que opten por este vehículo como forma para desplazarse. «Espero que no nos de guerra», asevera el concejal de Tráfico, Transporte y Movilidad y Seguridad Ciudadana, Ramón Muñoz-Torrero, que califica de «peligro tremendo» la convivencia entre peatones y usuarios de patinetes eléctricos que se produce en muchas ciudades del mundo.

El edil respira tranquilo ante la ausencia del problema en la ciudad, aunque no por ello se quedarán con los brazos cruzados y ya contemplan su regulación en Segovia en la nueva ordenanza de circulación que se abordará durante los próximos meses. «Es algo que para mañana no es, pero que tampoco podemos dejar pasar mucho tiempo», afirma el concejal. «Vamos a ir lentos», añade sobre la modificación de una ordenanza que también recogerá las últimas novedades implantadas por la Dirección General de Tráfico. «Policía Local y Tráfico ordenarán unas cuantas cosas más en la ordenanza», subraya Muñoz-Torrero.

Reconoce que encontrar una solución adecuada que permita la convivencia de peatones, patinetes eléctricos y el resto de vehículos «es complicado». Afirma que ha sido la propia Dirección General de Tráfico la que ha pasado la pelota a los ayuntamientos para regular el uso de estos vehículos de movilidad personal, y apunta que en la mayoría de las ciudades se está optando por permitir su circulación en zonas 30, circuitos de bicicletas y aceras con una anchura considerable. «Nosotros aquí tenemos pocas calles así. En el fondo son vehículos que llevan un motor y uno no sabe muy bien por donde deben circular», declara.

Así, la idea que maneja el concejal es restringir su uso en Segovia a la calzada, al igual que ocurre con las bicicletas. «Desde mi punto de vista estos vehículos no pueden circular por las aceras», declara Muñoz-Torrero, que deja fuera de la restricción a aquellos vehículos de movilidad personal adaptados para las personas con movilidad reducida y a los adaptados para el reparto de mercancías. «Nuestra idea es ser estrictos, sobre todo al principio. Estos vehículos están autorizados para circular pero no están recogidos por las leyes de tráfico», concluye el edil para resumir un problema que «todavía» no ha llegado a Segovia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos