La historia del Real Valladolid Club de Fútbol

El club blanquivioleta nació en 1928 y actualmente ostenta la decimotercera plaza en la clasificación histórica de la Primera División de fútbol en España

Pepe Moré levanta el trofeo de la Copa de la Liga conseguido por el Real Valladolid 1982./El Norte
Pepe Moré levanta el trofeo de la Copa de la Liga conseguido por el Real Valladolid 1982. / El Norte
El Norte
EL NORTEValladolid

El Real Valladolid es el club de fútbol castellano y leonés que más éxitos ha cosechado a lo largo de su historia. El conjunto blanquivioleta ocupa el decimotercer lugar en la clasificación histórica en la Primera División y es el único equipo de fútbol de la región que ha cosechado un título nacional (Copa de la Liga de 1984) y que ha participado en competiciones europeas.

Su trayectoria está jalonada de importantes futbolistas que, más tarde o más temprano, han vestido la zamarra nacional así como de gestas deportivas, descensos y problemas económicos que incluso han hecho temer en alguna ocasión la desaparición del club. Actualmente recobra poco a poco su estabilidad tanto económica como deportiva tras recuperar en 2018 un puesto en Primera División. Esta es su historia, que hasta la fecha ha estado dividida en once etapas.

1928 El nacimiento

El Real Valladolid Deportivo nace el 20 de junio de 1928, fecha en que se formaliza la fusión entre los equipos vallisoletanos Real Unión Deportiva y Club Deportivo Español. De la mano del primer presidente de la entidad, Pedro Zuloaga Mañueco, el Real Valladolid iniciaba una andadura que con el paso de los años le convertiría en un club imprescindible en el panorama futbolístico nacional.

El primer partido de la historia del conjunto vallisoletano se celebró el 22 de septiembre de 1928 y se saldó con un triunfo ante el Deportivo Alavés (2-1). Arana, Pombo, Martín, Orúe, Serralde, Echevarría, Montalbán, Perico San Miguel, Sainz, Sierra y Pablo López tuvieron el honor de ser los primeros jugadores que se vistieron de corto para defender los colores del Real Valladolid Deportivo.

Décadas 30 y 40 Los primeros años

Durante la primera temporada de su historia el club militó en la Segunda División, aunque al término de la misma no pudo evitar el descenso a Tercera. En la categoría de bronce militó hasta la temporada 1933-1934, cuando consiguió retornar a la división de plata del fútbol español.

El club vallisoletano seguía en Segunda cuando la competición se paralizó a causa de la Guerra Civil. El conflicto finalizó y el Real Valladolid se mantuvo en Segunda hasta la temporada 1943-1944, en la que no pudo evitar un nuevo descenso a la Tercera División. Dos temporadas antes, el Real Valladolid alcanzó por primera vez en su historia las semifinales de la Copa del Rey, aunque se topó con un poderoso Athletic de Bilbao y no pudo acceder a la gran final.

Otro hecho destacado de esta época se produjo en 1940. Ese año el equipo abandonó su primer campo, sito junto a la plaza de toros, y se trasladó al Estadio Municipal José Zorrilla, donde el Real Valladolid disputaría sus partidos como local durante 42 años.

1948-1959 El primer ascenso

En la temporada 1947-1948 el club regresó a Segunda y ese mismo año se ganó el ascenso a la máxima categoría del fútbol español por primera vez en su historia. Fue una época dorada para el Real Valladolid, en un equipo en el que destacaban jugadores como Saso, Lesmes I, Lesmes II o Matito. En la temporada 1949-1950 el equipo se proclamó subcampeón de la Copa del Rey tras caer en la gran final ante el Athletic de Bilbao (4-1). Dos años después el conjunto blanquivioleta alcanzaría las semifinales de la competición copera, donde caería derrotado ante el Barcelona.

El equipo blanquivioleta militó en Primera durante diez años consecutivos, puesto que en la temporada 1958-1959 protagonizó un efímero paso por la categoría de plata. José Luis Saso guió al Real Valladolid desde el banquillo para devolverle a la Primera División.

Telmo Zarra, autor de uno de los goles del Athletic de Bilbao en la final de la Copa del Rey frente al Real Valladolid, ejecuta un disparo a portería durante aquel encuentro.
Telmo Zarra, autor de uno de los goles del Athletic de Bilbao en la final de la Copa del Rey frente al Real Valladolid, ejecuta un disparo a portería durante aquel encuentro. / El Norte

1960-1981 Una trayectoria muy irregular

En la primera parte de los años sesenta, el club se convirtió en un equipo ascensor. Así, en la temporada 1960-1961 se consumó un nuevo descenso a la Segunda División, donde el Real Valladolid tan solo permaneció una temporada. A pesar de la trayectoria irregular seguida por el club es esta época, los blanquivioletas firmaron precisamente entonces (temporada 1962-1963) su mejor actuación en liga. El equipo entrenado por Antonio Ramallets alcanzó la cuarta plaza, su mejor clasificación hasta la fecha en la competición liguera.

Pero el equipo estaba empeñado en dar una de cal y otra de arena, y al año siguiente consumó un nuevo descenso a Segunda. En esta ocasión la andadura por la división de plata fue bastante más larga, concretamente hasta la temporada 1969-1970, la que se descendió a la Tercera División. Eso significó un punto de inflexión en la trayectoria del club, que en la temporada siguiente regresó a Segunda para quedarse en la categoría de plata hasta la campaña 1980-1981, cuando por fin se logró el retorno a Primera División.

1982 El Nuevo José Zorrilla

La llegada a la Primera División estuvo marcada por la construcción del Nuevo Estadio José Zorrilla, tercer terreno de juego de la historia blanquivioleta y actualmente sede de los partidos del club. El estadio de la pulmonía, como se le conoce popularmente debido al intenso frío que sufren allí los seguidores vallisoletanos, fue construido con motivo de la celebración del Mundial de fútbol de 1982.

El 20 de febrero de ese mismo año el Nuevo José Zorrilla celebró su puesta de largo con un encuentro ante el Athletic de Bilbao que se saldó con triunfo del Real Valladolid Deportivo (1-0). Paulatinamente el club ha introducido mejoras en el estadio y sus alrededores, como la construcción de los campos anexos -dos de hierba artificial para las categorías inferiores y otro de hierba natural para los entrenamientos del primer equipo-, el traslado de sus oficinas a las instalaciones del propio José Zorrilla, la adquisición de un vídeomarcador o la acomodación de todos los espectadores en butacas.

Jorge Alonso bate a Zubizarreta en el partido inaugural del Nuevo José Zorrilla, el 20 de febrero de 1982.
Jorge Alonso bate a Zubizarreta en el partido inaugural del Nuevo José Zorrilla, el 20 de febrero de 1982. / Real Valladolid

1984 El título

El Real Valladolid cosechó en la temporada 1983-1984 el único título nacional que adorna sus vitrinas: la Copa de la Liga. Aquel equipo superó al Atlético de Madrid después de empatar sin goles en la ida y de derrotar a los colchoneros (3-0) en Zorrilla después de una prórroga. Pepe Moré, quien después entrenaría al club en varias etapas, era el capitán del Real Valladolid, que gracias al título de la Copa de la Liga se ganó el derecho a participar por primera vez en su historia en la Copa de la UEFA.

Durante la década de los ochenta el club blanquivioleta se afianzó en la Primera División del fútbol español, e incluso logró alcanzar por segunda vez en su historia la final de la Copa del Rey, en la temporada 1988-1989. De nuevo el club se quedó con la miel en los labios después de caer por la mínima (1-0), aunque la derrota tuvo como mal menor la posibilidad de disputar la temporada siguiente la Recopa. En dicha competición el Real Valladolid protagonizó su mejor actuación en Europa, puesto que logró alcanzar la ronda de cuartos de final y solo una tanda de penaltis ante el Mónaco francés le privó de clasificarse para las semifinales.

Pepe Moré levanta el trofeo de la Copa de la Liga, único título nacional del Real Valladolid.
Pepe Moré levanta el trofeo de la Copa de la Liga, único título nacional del Real Valladolid. / El Norte

1992 La conversión en SAD

En lo deportivo, la década de los noventa comenzó mal para el club con el descenso a la Segunda División en la temporada 1991-1992. El Real Valladolid Deportivo había comenzado la campaña con mucha ilusión en un equipo entrenado por el colombiano Pacho Maturana y en el que destacaban sus compatriotas René Higuita y Carlos Valderrama, pero se consumó el descenso a la división de plata. Sin embargo, el año 1992 es recordado en la historia del club blanquivioleta por el importante hecho de su conversión en Sociedad Anónima Deportiva.

La temporada siguiente, con el recordado Marcos Fernández Fernández en el sillón presidencial, el equipo logró ganarse el ascenso a la Primera División en Palamós, donde viajó un gran número de seguidores blanquivioletas en lo que se llamó el tren del ascenso.

1994-1997 La Liga de 22

Al término de la temporada 1994-1995, el Real Valladolid y el Albacete descendieron a la Segunda División, pero aquel año no jugaron en la división de plata. Unos errores administrativos de Celta y Sevilla motivaron el descenso automático de gallegos y andaluces a la Segunda División B y, por ende, el ascenso automático de castellanos y manchegos. Después de la movilización de las aficiones del Celta y el Sevilla se tomó una decisión salomónica y se optó por organizar una Liga de 22, lo que a fin de cuentas permitía al Real Valladolid evitar el descenso.

En la temporada 1996-1997 el club terminó la competición liguera en la séptima posición, lo que le dio derecho a participar en la copa de la UEFA la campaña siguiente. El equipo volvía a ser el Europucela, aunque solo pudo llegar hasta la segunda ronda, donde cayó eliminado ante el Spartak de Moscú.

1998 - 2007 Cambios accionariales

El 9 de enero de 1998 Marcos Fernández falleció en Pozuelo de Alarcón, tras lo que sus hijos Marcos y Ángel pasaron a la presidencia. Su momento más recordado fue la destitución del entrenador Vicente Cantatore en directo en un programa de radio. En el 28 de abril de 2000 los hermanos Fernández Fermoselle vendieron su paquete accionarial a un grupo empresarial liderado por Ignacio Lewin, quien fue presidente hasta mayo de 2001. Tras su dimisión, el Consejo de Administración nombra a Carlos Suárez gestor del club y en septiembre de ese mismo año le convierte en presidente y consejero delegado.

En lo puramente deportivo, el equipo se mantuvo en Primera División hasta la temporada 2003-2004, en la que un equipo a priori de garantías volvió a dar la de arena–en esta ocasión con Fernando Vázquez en el banquillo- y descendió a Segunda División. Tras dos temporadas aciagas, a la tercera (2006-2007) fue la vencida y el Real Valladolid regresó al lugar que le corresponde de la mano de José Luis Mendilibar. Y lo hizo a la grande, como campeón y después de batir el récord de partidos invicto con 29 encuentros sin conocer la derrota.

Carlos Suárez en abril de 2001, recién llegado al Real Valladolid.
Carlos Suárez en abril de 2001, recién llegado al Real Valladolid. / Henar Sastre

2007-2018 Concurso de acreedores

Casi diez años después de alcanzar la presidencia del Real Valladolid, el 4 de julio de 2011, Carlos Suárez se convierte también en propietario de la mayor parte del club al hacerse con las acciones de Palcos Blancos y Cartera de Inversiones. Solo cinco meses después, en diciembre, la entidad solicita la entrada voluntaria en concurso de acreedores para hacer frente a las dificultades económicas que atravesaba. El 22 de julio de 2014 los administradores concursales cesan su actividad después de que se diera el visto bueno al convenio de pagos a los acreedores y el club sale de esa situación de control aunque verá sus siguientes años condicionados por las obligaciones que debe de cumplir con Hacienda.

En el apartado deportivo la sombra de equipo ascensor vuelve a planear sobre el Pucela, que sufre un descenso en 2010 tras una temporada en la que después de la destitución de Mendilibar ni Onésimo ni Clemente lograron enderezar el rumbo del equipo. Tras fracasar a la primera después de caer eliminado en el 'play-off' frente al Elche, el conjunto logró el ansiado ascenso bajo la batuta de Djukic dos temporadas después de caer a Segunda.

La alegría duró poco de nuevo. En la 2012-2013 el equipo se salvó con solvencia pero tras la marcha del entrenador serbio, Juan Ignacio Martínez no supo encontrar la forma de evitar un nuevo descenso, que se certificó en la penúltima jornada de liga.

Cuatro temporadas después, tras haber atravesado uno de los peores momentos deportivos de la historia reciente del club, Sergio González toma los mandos del equipo a ocho jornadas del final de liga y consigue clasificarlo para el 'play-off' de ascenso, del que sale triunfante de forma aplastante.

Desde 2018 Ronaldo Nazário toma los mandos

Tras el tercer partido de LaLiga 2018-2019, el 3 de septiembre de 2018, Ronaldo Nazário da Lima se presenta oficialmente como nuevo propietario del club tras comprar a Carlos Suárez el 51% de sus acciones.

El doble campeón del Mundo con Brasil y doble balón de oro se convierte así en presidente del consejo de administración y coloca a Carlos Suárez como consejero delegado, puesto que el leonés deja en agosto de 2019 en manos de Matthieu Fenaert para pasar a convertirse en presidente de honor.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, se saluda con Ronaldo Nazário y Carlos Suárez durante la presentación oficial del brasileño como accionista mayoritario del Real Valladolid.
El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, se saluda con Ronaldo Nazário y Carlos Suárez durante la presentación oficial del brasileño como accionista mayoritario del Real Valladolid. / G. Villamil