Envidia sana al ver al Real Valladolid

El autor del texto plasma sus sentimientos pucelanos tras ver el primer partido de los blanquivioletas por televisión

Los jugadore del Real Valladolid durante el minuto de silencio que se guardó en Zorrilla por los socios fallecidos durante la pasada temporada. /GABRIEL VILLAMIL
Los jugadore del Real Valladolid durante el minuto de silencio que se guardó en Zorrilla por los socios fallecidos durante la pasada temporada. / GABRIEL VILLAMIL
TONY POLA

Terminan las fiestas de Valladolid y a miles de pucelanos no les queda otra que regresar a sus lugares de residencia habitual, ciudades que un día les acogieron bajo ese trabajo que no existe en Castilla. Muchos de ellos no volverán a ver el Pisuerga hasta, como pronto, Navidad. Tendrán que conformarse con mirar fotografías o vídeos de su municipio por Internet, ya que los medios nacionales tampoco suelen prodigarse en halagos hacia las maravillas de Pucela. Este año, como muchos otros 'exiliados', he extrañado especialmente no poder tomarme un lorencito, escuchar a Franz Ferdinand o subir a las Ferias durante nuestras fiestas.

Al menos, cada quince días y por televisión, vuelvo a reencontrarme con mis raíces mirando con atención todo lo que sucede en el José Zorrilla. El domingo observé con morriña cómo nuestro templo luce precioso sin foso. También me fijé en detalles como el 'catering', la megafonía o el marcador nuevo, pruebas de que la nueva directiva parece que quiere crecer. Entre tanto cambio, observé con atención a los más de veinte mil paisanos que despedían las Fiestas y daban la bienvenida a otra temporada más, un año que se presenta ilusionante también para los que vivimos fuera.

Disfrutad pucelanos, pues no sabéis la suerte que tenéis de poder vivir en una ciudad llena de atractivos. Algunos de ellos son joyas gastronómicas o arquitectónicas, mientras que otros llevan el nombre de la ciudad en forma de equipos deportivos en prácticamente todas las modalidades que existen. A falta de poder visitar Valladolid, siempre nos quedará la ilusión de comprobar cómo han quedado cada fin de semana nuestros clubes.

No querría olvidarme del balonmano, el rugby, el básquet, la esgrima… Aunque el fútbol suela copar casi todos los minutos televisivos. Insisto, pucelanos, aprovechad cada segundo que paséis en nuestra renovada y violeta casa. Se presenta una temporada apasionante, comandada por gente dispuesta a mejorar nuestro equipo. En lo deportivo, ya lo hemos comprobado, seguimos teniendo carencias, pero pelearemos cada encuentro.

El domingo volvía a aparecer el Ünal perdido o la versión más errática de algunos jugadores. También reaparecían con buenas sensaciones algunos como Hervías, Sandro o Alcaraz, llamados a ser importantes. Va a ser otro año largo, en el que todos (espero que gente como Toni vaya teniendo minutos) debemos permanecer unidos y comprometidos. Puede ser una gran temporada para asentarse en Primera y seguir creciendo. Desde la distancia, os seguiremos apoyando con fidelidad y cierta envidia sana.