Pablo Menéndez-Santirso: «Mi idea es incorporar a más rotarios, y si son mujeres, mucho mejor»

El abogado palentino Pablo Menéndez-Santirso, nuevo presidente del Rotary Club. /A. Quintero
El abogado palentino Pablo Menéndez-Santirso, nuevo presidente del Rotary Club. / A. Quintero

Tras recibir el collar el 24 de junio, el abogado se centra en la infancia, la familia y el cuidado de los mayores como ejes de su mandato

Ricardo Sánchez Rico
RICARDO SÁNCHEZ RICO

El pasado 24 de junio se celebró la Cena de Cambio de Collares, el acto protocolario en el que el presidente del Rotary Club de Palencia saliente cede el collar al entrante. Y la primera reunión que ha celebrado ya como presidente el abogado Pablo Menéndez-Santirso fue la del pasado 1 de julio, en relevo de Martín Abril.

–Ya fue presidente del Rotary Club en el periodo 2012-2013. ¿Qué le ha llevado de nuevo el cargo?

–Fundamentalmente, dos cosas. La primera, la propuesta que me hicieron en su momento los demás miembros del club, y la segunda, que después de tantos años todavía no he aprendido a decir 'no' a todo aquello que me pida Rotary. Todos sabemos que lo importante es adoptar una posición activa, así que cualquiera de nosotros está siempre dispuesto a ejercer cualquiera de los cargos de la junta directiva, ya sea el de presidente, el de macero, el de secretario o el de tesorero. Yo he tenido la suerte de ejercerlos, salvo el último de ellos, en varias ocasiones, y en cada momento se me abrió la oportunidad de aprender cosas nuevas, así que el resultado es absolutamente positivo. De todas formas, el cargo de presidente me lo tomo como un privilegio más que como una obligación, porque representar a este club siempre supone un orgullo. Y pocas personas conozco que no quieran disfrutar de un privilegio.

–En su anterior mandato, abogaba por potenciar nuevos aspectos culturales, como conciertos, algún tipo de desfile... En este que inicia ahora, ¿qué objetivos se marca?

–Infancia y familia. Junto con el respeto y cuidado de nuestros mayores, son los tres pilares fundamentales para conseguir esa estabilidad de la sociedad que nos permitirá crecer en todos los aspectos. Posiblemente, por mi condición de padre de tres niños, estoy más sensibilizado con todo lo que rodea a los menores, pero también por mi profesión he conocido cosas que, adoptemos la mentalidad que adoptemos, no pueden ocurrir en una sociedad avanzada y bajo el paraguas de una administración que tiene como uno de sus fines el bienestar social. No quiero decir con esto que las distintas administraciones no apliquen todos los recursos que están en su mano, me refiero más a que los ciudadanos de a pie debemos tomar conciencia de la necesidad de proteger a quienes van a venir y de cuidar a quienes nos han facilitado el camino. El Rotary Club lo que busca es la paz en su sentido más amplio y abierto, y no hay mayor símbolo de la paz que un niño riéndose.

–¿Tanto desgasta el cargo para que cada año se renueve la presidencia del Rotary Club?

–Desgasta, y mucho. Hay que programar el año, tomar decisiones, asumir resultados, acudir a citas, celebrar reuniones y, sobre todo, cumplir objetivos. El cambio en los puestos de liderazgo en Rotary, desde el presidente de Rotary Internacional hasta el del presidente de un modesto club, siempre es anual. En Rotary se sigue el sistema presidencialista, es decir, este año me toca a mí asumir el guiado del club, y lo podría hacer adoptando las decisiones que personalmente considerase necesarias sin necesidad de recabar acuerdos o mayorías. Pero la grandeza de este sistema, limitado en el tiempo, es que el año que viene voy a ser un peón más de este tablero y estaré al cien por cien ayudando a quien me suceda. Quien deja el cargo de presidente en Rotary se va en silencio, sin prerrogativas y a trabajar aún más para ayudar al club. Nadie entra en Rotary para mandar, se entra solo a trabajar para el club y por los demás.

–¿Sigue siendo muy desconocido el Rotary Club, o también buscan un poco el anonimato?

–Cierto, el Rotary Club de Palencia es desconocido en la sociedad palentina, aunque creo que hemos avanzado en ese aspecto gracias a los medios de comunicación. Necesitamos abrirnos a la sociedad, que los palentinos nos conozcan, que sepan lo que hacemos y que, por supuesto, también sepan que hay un grupo de personas dispuestas a ayudarles. El anonimato no puede ser nuestra seña de identidad porque para nosotros es negativo, es contrario a nuestros fines. Este año, el lema de Rotary Internacional es 'Conecta el mundo' y va encaminado también a la visualización de Rotary en la sociedad.

–¿Es elitista el Rotary Club? ¿O están muy equivocados aquellos que lo piensan?

–Rotary Internacional y, por lo tanto, el Rotary Club, es elitista, así de claro, pero están equivocados los que lo piensan. Parece un contrasentido, pero voy a intentar explicarlo. El elitismo del que presumimos no está relacionado con la capacidad económica o el volumen de una empresa, que es la idea errónea que se tiene del Rotary Club. Somos personas normales, con trabajos muy dispares, algunos con empresas, otros autónomos y otros trabajadores por cuenta ajena. Pero al entrar en Rotary hemos asumido un compromiso que debe de guiar nuestra vida personal y profesional: desarrollar ambos ámbitos de forma ética y siempre pensando en los demás. Lo curioso es que, después de unos años comportándote de esta manera gracias a Rotary, te das cuenta que puedes crecer en el aspecto profesional y social, y, sobre todo, ves cómo la sociedad te devuelve al final más de lo que tu hayas podido dar.

–¿Qué requisitos ha de cumplir una persona para ser del club?

–Todo el mundo puede ser rotario, siempre y cuando cumpla cuatro requisitos fundamentales: querer sentarse a la mesa como uno más, tener ganas de trabajar para el club, liderar un cambio en la sociedad que nos rodea para mejorarla y cumplir con las normas éticas de su profesión. Lógicamente hay un procedimiento de acceso, es decir, no hay ningún sitio en el que apuntarse y, a partir de ese momento, ya eres miembro del Rotary Club de Palencia. Esto tiene una explicación que no es otra que buscar la cohesión del grupo, el mantener el mejor ambiente posible, porque a la hora de trabajar se consiguen mejores resultados con calidez que con fricciones.

90 años de existencia a comienzos del año 2020 y 24 miembros

A principios de 2020, el Rotary Club de Palencia, que cuenta actualmente con 24 miembros, tres de ellos mujeres, cumplirá 90 años de existencia, sin tener en cuenta el parón en la actividad fruto de la prohibición de las asociaciones durante la dictadura franquista.

El año rotario va desde el 1 de julio hasta el 30 de junio, por lo que formalmente se cambia el presidente en la primera reunión que se tenga en julio. Antes de que finalice diciembre se nombra en una reunión quién va a ser el presidente del año siguiente.

–¿Cómo andan en cuanto a la paridad por sexos? Porque parece que sigue habiendo muy pocas mujeres en el Rotary Club y no se sabe muy bien por qué…

–En Rotary no hay limitaciones en cuanto al sexo. La inmensa mayoría de los clubes rotarios están formados por hombres y mujeres. Es cierto que en el Rotary Club de Palencia tenemos un déficit en este sentido, ya que las mujeres son menos que los hombres. Es una situación que estamos año tras año luchando para corregirla. Pero las tres mujeres rotarias son absolutamente imprescindibles y aportan un plus que no tendríamos sin ellas. Sí existe paridad dentro de mi junta directiva, porque hay tantas mujeres como hombres. Mi intención para este año, al igual que han tenido los anteriores presidentes, es incorporar más miembros al club, y si son mujeres, mucho mejor, porque hay grandísimas profesionales en Palencia para liderar cualquier proyecto rotario.

–¿Contemplan ahora mismo algún proyecto para la ciudad? ¿Y a nivel internacional?

–Desde luego, la actuación del Rotary Club de Palencia siempre tendrá un foco importante en la ciudad y en la provincia. Intentaremos centrarnos en la infancia y en los centros escolares. Una de las rotarias ha desarrollado un proyecto de reconocimiento a los estudiantes que a mí, personalmente, me apasiona y que me gustaría que se llevara a cabo este año. Lo que debemos de tener en cuenta es que nosotros, como club, estamos incorporados a una organización de ámbito internacional como es Rotary Internacional, que posee una fundación como es la Fundación Rotaria. Lejos de ser una barrera a la hora de realizar proyectos locales, es una oportunidad para realizar grandes proyectos internacionales que nosotros solos no podríamos atacar, como el último que me han presentado, la construcción de unas escuelas en Uganda.