Despedida soñada para la temporada escolar de gimnasia

Parque Alameda, campeón de la modalidad de grandes grupos en categoría absoluta./Ricardo Otazo
Parque Alameda, campeón de la modalidad de grandes grupos en categoría absoluta. / Ricardo Otazo

El Polideportivo Pisuerga congregó a más de 1000 gimnastas de la comunidad

Ruth Rodero
RUTH RODEROValladolid

La temporada escolar de gimnasia rítmica bajó el telón de la temporada el pasado fin de semana con la disputa del Campeonato Autonómico Promesas en el que se reunieron 1050 gimnastas llegadas de toda la comunidad en el Polideportivo Pisuerga. En un campeonato que cerró una temporada «interesante» para Fernando Nieto, presidente de la Federación de Castilla y León de Gimnasia.

«Hasta este campeonato han llegado muchas niñas después de que en algunas provincias hayan hecho selección por medio de un campeonato provincial», explica. Ese es el caso de Valladolid, en el que durante el año se han disputado diferentes competiciones para poder acceder hasta esta última.

Nieto asegura que «los juegos escolares son una fiesta en la que participan muchísimas niñas y el autonómico es la despedida del curso, para que todas las que hacen deporte en sus colegios puedan tener su día ante los padres; esa era la misión y se ha cumplido, la participación fue más que positiva aunque sea un lío de organización, pero por la ilusión de las niñas lo hacemos».

La rítmica es uno de los deportes estrella a la hora de elegir las extraescolares y cada año son más las niñas que lo practican en su centro educativo. A pesar de ello, el presidente autonómico se queja de que esto no se refleja después en las licencias federativas, en las niñas que compiten en un nivel más alto: «Hay muchas niñas haciendo gimnasia sin licencia, que no compiten, y están haciendo gimnasia fuera de sus colegios, pero no están federadas, por eso me quejo, porque no tenemos demasiadas».

El gran grupo de Gimnasia Duero durante su ejercicio; Las niñas del Abula-Gym durante su ejercicio de manos libres en el tapiz del Polideportivo Pisuerga y el Medina de Rioseco prebenjamín. / Ricardo Otazo

Valladolid siempre se ha caracterizado por tener una buena cantera de gimnastas, algunas de ellas llegaron hasta la selección nacional, y ahora buscan hacerse hueco de nuevo en los podios nacionales. La categoría escolar es en, parte, la cantera de la propia cantera, de los colegios también salen niñas capaces de emocionar por su nivel sobre el tapiz y clara prueba de ello son las 33 medallas de este campeonato autonómico promesas que se quedaron enValladolid de las 51 que se pusieron en juego.

Tanto en individual como en conjuntos las gimnastas vallisoletanas destacan, sin olvidar la categoría de grandes grupos, donde la creatividad tiene una mayor cabida para júbilo del público, que disfrutó de una gimnasia diferente con grupos de hasta 17 gimnastas sobre el tapiz.

El parón de gimnastas vallisoletanas en la élite tiene un principal 'sospechoso' para Fernando Nieto: el uso de las instalaciones de Río Esgueva. «Solo nos dejan cuatro horas para poder usarla», explica, además hay que «invertir en entrenadoras» en tecnificación, lo que supone también un presupuesto mayor. «Cuando dispongamos de más horas en la instalación se podrá hacer esa inversión, hay muchas niñas, hay nivel y es necesario», asegura.

Por ahora las niñas guardarán los maillots, los aparatos y las punteras, al menos las que practican gimnasia escolar, porque llega el tiempo de descansar y de seguir soñando. De soñar que tras el verano volverán a juntarse con sus entrenadoras para crear un nuevo ejercicio con el que demostrar en el tapiz la grandeza de su gimnasia.