Varios pueblos de la comarca del Valle del Corneja, en Ávila, incomunicados por cambio concesionaria en el transporte

Autobús de la empresa que unía San Lorenzo de Tormes, en Ávila, con Madrid./CEVESA
Autobús de la empresa que unía San Lorenzo de Tormes, en Ávila, con Madrid. / CEVESA

La zona de Barco-Piedrahita en la provincia abulense se ha visto afectada por esta nueva adjudicación, que ha modificado los horarios en las líneas de autobús, eliminando algunas de las paradas existentes

PAULA VELASCOÁvila

Margarita Jiménez es la alcaldesa de San Lorenzo de Tormes, en la provincia de Ávila, y desde hace unos días ha visto cómo el autobús que siempre había parado directamente en su municipio, desde Madrid, ya no realiza esa detención. «Desde que yo tenía 5 años recuerdo que había un autobús directo desde Madrid hasta mi pueblo», explica Jiménez. Su localidad cuenta con alrededor de cincuenta habitantes y cerca de cuatrocientos en los meses de verano. Matrimonios y personas jubiladas, muchos de ellos residentes en la capital española, «que cogían su maletita, su autobús en Madrid, y en dos horas estaban en el pueblo» de manera directa, algo que ha contribuido a que el municipio continúe activo durante estos años.

Pero, desde hace unas semanas, el autobús que siempre había parado, de Cevesa, ha cambiado sus horarios, y otros de los que realizaba ya son competencia de la nueva empresa adjudicataria, Monbus. «Sigue pasando por aquí, pero no para. Si queremos ir a Madrid tenemos que ir a Piedrahita o Barco», y tomar el transporte de la nueva empresa, con el aumento de tiempo que supone ese desplazamiento, «de hasta dos horas más» en el trayecto habitual de 200 kilómetros.

«Además de lo despoblada que está esta zona, esto solo causa perjuicio a todos los vecinos que quieren venir a pasar temporadas, deben ir al médico o simplemente se desplazan para comprar a otras localidades».

Lo mismo ocurre con los habitantes de Barco de Ávila; han pasado de tener tres frecuencias de unión con la capital abulense a tener tan solo una y a una hora excesivamente temprana, sobre todo para los que habitualmente eran usuarios de este servicio.

Antes, si había que «trasladarse al médico o a realizar cualquier gestión, como hacer el DNI», existía la posibilidad de coger un transporte hacia Ávila a las ocho, las diez y cuarto de la mañana y a las cuatro de la tarde. Ahora, esas tres opciones se han visto reducidas a una sola, «una salida a las siete menos cuarto de la mañana», explica Víctor Morugij, diputado y concejal en el Ayuntamiento de Barco de Ávila. «Una persona mayor, además de levantarse tan temprano y que a las once haya acabado la consulta, ¿qué hace hasta las 17.30 que sale su autobús de vuelta, cuando antes había tres opciones para regresar?».

Pero los mayores no son los únicos afectados, explica el diputado socialista, «hay jóvenes que tienen que desplazarse hasta el instituto, en la capital abulense, y personas con discapacidades intelectuales que acuden a los centros de Ávila, y que ahora llegan cuando ni siquiera está abierta la estación de autobuses».

Morugij asegura que «estamos con los vecinos, con sus protestas, pero a su vez pedimos calma, porque estamos trabajando codo con codo, despacho con despacho, con las personas que tienen que solucionar este problema. Queremos trabajar en silencio, no levantar la voz como otros, buscando culpables, sino buscando soluciones», ha afirmado, «y lo hacemos al más alto nivel; con el Ministerio, la Secretaría de Estado de Transporte y la Junta de Catilla y León, que también puede intervenir» de algún modo.

Cruce de acusaciones

Este cambio en los horarios que se prestaban desde hace cerca de cuarenta años ha provocado un cruce de acusaciones entre los partidos PP y PSOE durante los últimos días.

El secretario general del PSOE en Ávila, Jesús Caro, recordó en un primer momento que el proceso de licitación para la posterior adjudicación comenzó y se desarrolló durante la etapa del PP.

Por su parte, los populares recuerdan que Pedro Sánchez ya gobernaba en el momento de la adjudicación de este nuevo contrato, «el 2 de julio, y cuando posteriormente se formalizó, con fecha 27 de julio de 2018, como figura en el Boletín Oficial del Estado del 9 de agosto».

El subdelegado del gobierno en Ávila, Arturo Barral, anunció el pasado día 3 que «el Ministerio de Fomento está trabajando conjuntamente con la Subdelegación abulense para poder recuperar las paradas que venía realizando anteriormente» la línea de autobús encargada de hacer estos recorridos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos