El ejercicio perfecto para cada edad

Un niño, listo para jugar al fútbol.
Un niño, listo para jugar al fútbol. / Fotolia
  • ¿Qué edad tiene su hijo? Le damos las pautas para que practiquen el deporte ideal según los años que tenga

El deporte y el ejercicio físico ayudan a los niños y a los jóvenes a desarrollarse tanto física como mentalmente, favorecen el mantenimiento de un buen estado general de salud y ayudan a estar bien, sentirse sano y tener vitalidad facilitando el buen funcionamiento de los diferentes órganos y sistemas del cuerpo. Con su práctica habitual se entrenan órganos vitales como el corazón, así como el sistema respiratorio, óseo y sanguíneo y permite afrontar con mejor estado de ánimo los problemas y contratiempos del día a día.

La Fundación Española del Corazón señala que "las patologías derivadas del sedentarismo y los malos hábitos nutricionales, como la obesidad, van en aumento", por lo que el ejercicio físico se presenta imprescindible, fundamentalmente "los aeróbicos que aumenten la resistencia, mejoren la fuerza muscular y la flexibilidad, y que no supongan una sobrecarga osteomuscular para evitar problemas en el desarrollo". ¿Pero cuál es el ejercicio ideal para cada edad? Víctor Nieto Almendárez, maestro de Educación Física en CEIP Miguel Hernández de Alcobendas (Madrid), da unas pautas para saber qué tipo de deporte pueden practicar nuestros hijos dependiendo de la edad.

Hasta los ocho años

"Cualquier actividad deportiva debe tener un enfoque lúdico encaminado al desarrollo, tanto mental como corporal y motor, sin poner la consecución de resultados deportivos como objetivo principal", señala Víctor Nieto. En estas edades "es imprescindible una adecuación y modificación de los reglamentos y dimensiones donde se desarrollan los deportes". "Deportes como balonmano, natación, fútbol, baloncesto, ciclismo, hockey, gimnasia, artes marciales (judo, kárate...) o rugby" pueden ser realizados por los menores de ocho años, añade. Unas actividades que pueden estar ligadas al centro escolar.

Desde los ocho hasta los doce años

Para este periodo, el maestro de Educación Física considera fundamental "que todos los niños sepan nadar y montar en bicicleta porque son dos actividades que pueden realizarse durante todo el año, bien sea de manera individual o con un grupo de amigos, lo que les ayudará en su proceso de socialización olvidando el egocentrismo de etapas anteriores". Además, explica que durante las vacaciones de verano donde los niños disponen de más tiempo libre, "les permite tener independencia y seguridad cuando estén en el mar o en la piscina y cuando quieran realizar algún desplazamiento en su lugar de vacaciones". Para esta franja de edad, "cualquier deporte de equipo es adecuado y los reglamentos se deben ir adecuando al deporte 'de los mayores'". Además, realizarlos fuera del centro educativo "ayudará a conocer nuevos amigos con los que compartir diversión", confiesa Víctor Nieto.

Desde los 12 a los 14 años

Entramos en una edad en la que "es el momento más adecuado para introducir a los niños en los deportes que requieren de una mayor precisión en sus patrones de ejecución". Algunos ejemplos pueden ser el tenis, el pádel, el tenis de mesa, béisbol... "donde para poder golpear a un objeto en movimiento es necesario una muy buena coordinación motriz", argumenta el experto. "En los deportes de equipo empiezan a trabajar más a fondo todo lo relacionado con la táctica, lo cual ayudará al trabajo en equipo, al compromiso y al sentirse importante dentro del grupo de iguales", señala. En la preadolescencia, es un buen momento para que se especialicen "en las distintas modalidades del atletismo, como pueden ser las carreras de velocidad hasta los 800 metros, carreras de vallas, lanzamientos, saltos… donde se requieren gestos técnicos más complejos que ya serán capaces de realizar".

A partir de los 14 años

"Es un momento clave en la práctica de los deportes ya que en el periodo de la adolescencia son muchos los que abandonan la práctica deportiva", reconoce Víctor Nieto. Los chavales "en los primeros años de esta etapa pueden empezar a trabajar la fuerza, siempre con autocargas, por lo que deportes como lanzamiento de jabalina o de disco están entre los que pueden practicar". Otro aspecto que se puede trabajar es la resistencia aeróbica más específicamente "por lo que en las carreras de medio fondo (1500 o 3000 metros) alcanzarán buenos resultados".

Eso sí, el maestro de Educación Física asegura que no se deben "olvidar esos deportes 'más arriesgados' pero muy atractivos para estas edades como el surf, el rafting o el Boulder", aunque en estas edades, los deportes de equipo e individuales que han sido practicados los años anteriores "llegan a su plenitud, bien sea como ocio o en competiciones federadas".