Publirreportaje

UEMC: «La mejor universidad la hacen los mejores profesionales»

Entrada principal a la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid. /UEMC
Entrada principal a la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid. / UEMC
Cuatro estudiantes aportan sus opiniones sobre su paso por las aulas de la Universidad Europea Miguel de Cervantes y valoran el esfuerzo de este centro para impulsarles a encontrar un empleo
EL NORTE

Óscar Valencia, Marcos Romera, Lara Martín y Pablo-Abel Criado son jóvenes ex universitarios que tienen algo en común: todos han estudiado una carrera en la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) de Valladolid. Los cuatro hablan sobre los aspectos que más valoran de la UEMC y no dudan en opinar cómo ha sido la experiencia dentro de sus aulas.

Lara Martín, exalumna de Publicidad y Relaciones Públicas y art director en Kitchen, se dio cuenta de que el eslogan que la UEMC utilizaba, 'La Universidad en persona', era cierto: «Mi paso por la Universidad Europea Miguel de Cervantes ha estado lleno de grandes personas y mejores profesionales. Los profesores siempre estuvieron disponibles y eran cercanos al alumno, mientras que el Personal de Administración y Servicios te atendía con una sonrisa. Para mí, el hecho de que te conozcan y sepan exactamente lo que necesitas en cada momento es uno de los aspectos que más valoro de esta Universidad».

Lara Martín.
Lara Martín.

El personal docente de la UEMC es lo que más valora Óscar Valencia, ex alumno de Odontología y actualmente odontólogo en Adeslas. «La mayoría de los profesores eran profesionales sanitarios ejerciendo en el sector público y privado. Las asignaturas médicas eran impartidas por médicos internistas, anestesistas o maxilofaciales, y las materias referentes a la Odontología eran abordadas por médicos estomatólogos u odontólogos en ejercicio. Esto permitía que las clases se basaran en experiencias clínicas y no en los libros de texto». De la misma opinión es Pablo-Abel Criado, ex alumno de Ingeniería Informática, hoy trabajador de Kiwuan. «Me sorprendió, y agradecí enormemente, la cercanía del profesorado. Los profesores siempre estaban dispuestos a resolvernos dudas o a explicarnos aquello que no entendíamos. Realmente, nos sentíamos guiados durante el transcurso de todos los cursos».

Óscar Valencia.
Óscar Valencia.

Para Marcos Romera, ex alumno de ADE y en estos momentos Billing Specialist en PPG Ibérica, fueron muy importantes los horarios establecidos por la UEMC, «de tal forma que si pasas de curso con alguna asignatura pendiente nunca tienes problemas de compaginación de clases. Estos horarios también nos permitían participar en las numerosas actividades complementarias que organiza la Universidad -charlas, cursos...-, algo que recomiendo a los actuales y futuros universitarios porque a mí me han servido mucho de cara a mi desarrollo profesional». Romera también incide en el trato cercano del profesorado, «que conocía cada historia de cada alumno y sabían los motivos por los cuales habías podido fallar en un examen».

Maroos Romera.
Maroos Romera.

Los cuatro también coinciden en la implicación de la UEMC para que sus alumnos puedan realizar prácticas en las mejores empresas de cada sector. «En mi caso -explica Lara Martín- me brindaron unas prácticas que me ayudaron a saber exactamente qué camino profesional iba a seguir dentro del amplio campo de la Publicidad y las Relaciones Públicas». Pablo-Abel Criado considera que «la forma de pensar que me proporcionó la carrera universitaria es algo muy valorado por las empresas. La UEMC me enseñó a aprender, algo que en la rama de Informática tiene mucho valor», mientras que Marcos Romera recuerda que comenzó a trabajar gracias «al convenio firmado entre la UEMC y la PPG. La Universidad dio todo tipo de facilidades a la empresa y esto permitió incluso que mi periodo de prácticas se extendiera en el tiempo». Por su parte, Óscar Valencia destaca que en el Grado de Odontología «realizábamos las prácticas en la Clínica Odontológica que posee la UEMC, acompañados de profesionales ya titulados y en ejercicio. Además, en 4º acudimos a los quirófanos del departamento Maxilofacial del Hospital Universitario Río Hortega y durante el 5º año practicamos con los odontólogos de la Seguridad Social en ambulatorio».

Pablo-Abel Criado.
Pablo-Abel Criado.

Esas prácticas son consideradas «vitales» para acceder al mercado laboral. Según Lara Martín, «también es muy importante la formación teórico-práctica impartida en la UEMC porque sienta las bases para enfrentarse al mundo del trabajo, y por eso considero las prácticas como una de las cosas más importantes de mis años universitarios porque sin ellas no me habría sido posible poner en práctica, de forma real, todos los conocimientos adquiridos».

Los cuatro destacan, a su vez, la importancia de la formación práctica que se imparte en la UEMC, «porque los que nos enseñaron me ha servido desde el primer día que empecé a trabajar», señala Pablo-Abel Criado, quien recuerda que «los laboratorios de la Universidad cuentan con ordenadores que tienen ya el software instalado de tal forma que no perdíamos tiempo en tareas 'rutinarias' y aprovechábamos mejor el tiempo». Lara Martín cree que esa formación práctica le aportó «nuevas visiones, me creó interrogantes y me empujó a la búsqueda de soluciones tal y como lo haría en un puesto de trabajo. Es una forma de desarrollar una base solvente para enfrentarse a los problemas que surgen en el día a día en cualquier empresa». Marcos Romera asegura que en su carrera «se hacen muy bien las cosas, pero no solo con las prácticas obligatorias, sino por la impartición de asignaturas que te ayudan a desarrollar tu trabajo». Óscar Valencia recuerda que «durante las prácticas dentro de la Universidad pudimos tocar todas las ramas de la Odontología, suficientes para el día a día en la clínica».

Preguntados si recomendarían cursar una carrera en la UEMC a futuros estudiantes universitarios, éstas fueron sus respuestas:

Lara Martín: -Claro, creo que el paso por la UEMC es importante de cara a formar la personalidad y a la persona. Te hace darte cuenta de que aprobar no es suficiente; es necesario aprender y madurar durante esos cuatro años.

Óscar Valencia: -Sí, porque es una Universidad pequeña, muy familiar. Todos nos conocemos y el trato alumno-profesor es muy cordial. Los profesores suelen ser muy colaboradores y si necesitas ayuda te la prestarán en las horas de tutoría.

Pablo-Abel Criado: -Por supuesto que sí. Considero que mi paso por ella fue muy provechoso. La recomendaría siempre.

Marcos Romera: -Absolutamente. A mí me ha ayudado en muchos aspectos. Además, me ha permitido involucrarme mucho en todas las cosas tan interesantes que se organizan en la UEMC.