«Lo que queremos es vender filetes y frutas, no hamburguesitas y zumitos»

Felipe González. /
Felipe González.

Felipe González, carnicero y portavoz de los industriales del Val

J. SANZ

Los 28 industriales del Mercado del Val han puesto en marcha la cuenta atrás para regresar a su casa y decir adiós a la nave provisional instalada en Poniente en la que trabajan desde el 15 de octubre de 2013. «Estamos funcionando relativamente bien, pero queremos volver a nuestros puestos y esperamos que eso ocurra antes del 5 de diciembre», es decir, en el inicio del puente de la Constitución que marca a su vez el arranque de la campaña navideña, explica el carnicero y portavoz de los tenderos del Val Felipe González, quien anticipa que de no ser así se negarán «a hacer la mudanza en plena campaña porque eso supondría la ruina para nosotros».

El representante de los beneficiarios o afectados por la reforma, según se mire, no oculta su descontento con la idea municipal de ampliar la oferta del mercado al ámbito gastronómica. «Los industriales queremos un mercado al uso, con más o menos atractivo, pero con puestos de venta tradicional», reivindica González antes de concretar de manera gráfica que «lo que queremos es vender filetes y frutas y no hamburguesitas o zumitos».

De ahí que el carnicero ahonde en que su propuesta pasa por ampliar la anterior oferta el mercado cuentan con veinte puestos más de los actuales pero a través del incremento de puestos como las pollerías ahora solo hay una o de nuevos formatos como las floristerías, pero «siempre dentro de la concepción tradicional de un mercado de venta al detalle carnicerías, pescaderías, panaderías...». Sea o no así, lo cierto es que cuando retomen a su enclave original tendrán que lidiar, les guste o no, con un supermercado de la cadena Dia en el sótano y un restaurante en la entreplanta.

Los industriales, además, reclaman al Ayuntamiento que busque una solución al «tema del aparcamiento», ya que en su día «acordamos mudarnos a cambio de la construcción de un aparcamiento subterráneo que se descartó», lamenta Felipe González. Ellos proponen que la futura reforma de la calle Sandoval, paralela al mercado, incluya «cincuenta plazas para coches exclusivas para los clientes y con el estacionamiento limitado a una hora».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos