En directo desde Isla Decepción

Los alumnos escuchan a Pablo Tejedo durante la videoconferencia. /Pedro Luis Merino
Los alumnos escuchan a Pablo Tejedo durante la videoconferencia. / Pedro Luis Merino

El científico PabloTejedo explica su misión en la Antártida a los escolares del colegio Arcipreste de Hita de El Espinar por videoconferencia

M. A. LÓPEZSegovia

Pablo Tejedo está en Isla Decepción, en la Antártida, a 12.710 kilómetros de su casa de El Espinar. Pero sin moverse de la base científica española donde está desde hace un par de semanas, el biólogo de la Universidad Autónoma de Madrid estuvo ayer en el colegio Arcipreste de Hita, donde estudian sus hijos Hugo, de ocho años, y Erik, de cinco. El medio fue una videoconferencia, posible ahora porque las comunicaciones de la base Gabriel de Castilla son «envidiables» al poder utilizar la conexión por satélite.

El científico apareció en la pantalla frente a los alumnos del colegio Arcipreste de Hita para comentarles cómo había sido su viaje en el buque de investigación Hespérides de la Armada, el siempre difícil desembarco desde alta mar hasta 'hielo firme' y el cometido de su misión, que es investigar las especies de colémbolos autóctonas de Isla Decepción conviven con otras exóticas, para ver «si la acción del hombre favorece que cambien las comunidades antárticas», según comentó el pasado mes de noviembre, cuando preparaba el viaje. Estos colémbolos son unos artrópodos diminutos, de un orden cercano a los insectos, y forman parte del ecosistema antártico, de manera que los científicos pueden estudiar con ellos los cambios climaticos y si el continente helado está calentándose.

Pablo Tejedo se comprometió antes de partir con la directiva y los profesores del colegio Arcipreste de Hita a ofrecer esta videoconferencia durante sus cinco semanas de estancia en la base de Isla Decepción. Ya acudió al centro, con otros científicos de la expedició, antes del viaje, y cuando regrese volverá al colegio para dar otra conferencia y contar cómo ha ido la misión. Porque el colegio «está muy implicado», comentó hace dos meses.

Mientras, en la Antártida tiene Tejedo los dibujos de los escolares que se llevó, y allí está instalada la señal que indica la distancia desde la base a El Espinar, 12.710 kilómetros. Es la señal que realizó la empresa DecosRotulo, semejante a la que en el colegio Arcipreste de Hita marca la distancia a la base Gabriel de Castilla en Isla Decepción.