«El éxito está en controlar todo el proceso»

Diego Hernández, a la izquierda, y su hermano Luis, a la derecha, en las instalaciones de su fábrica de ibéricos en Guijuelo /
Diego Hernández, a la izquierda, y su hermano Luis, a la derecha, en las instalaciones de su fábrica de ibéricos en Guijuelo

La empresa ha recibido recientemente el premio al Mejor Jamón de Cebo de Castilla y León, un reconocimiento a 30 años de trabajo

ELENA GÓMEZ / WORD

La empresa Luis Domingo, que elabora productos ibéricos en Guijuelo, ha recibido recientemente el premio al Mejor Jamón de Cebo de Castilla y León en el concurso celebrado en Segovia. Luis y Diego Hernández, que junto a su hermano Raúl y su padre Luis Domingo dirigen esta empresa, hablan sobre el secreto de su éxito.

Luis Domingo es una empresa familiar y así lo han destacado ustedes mismos en alguna ocasión, ¿cómo se logra posicionar a una empresa así en un mercado marcado por las grandes firmas?

Con muchas dificultades, porque siempre hay gente que tiene más publicidad o más red de ventas que tú, pero con más trabajo, con más dedicación y siempre manteniendo un buen producto que hacemos desde siempre, sumado a este tipo de reconocimientos que hemos obtenido ahora, se va logrando.

¿Cómo es su empresa?

Esta empresa tiene más de tres décadas de antigüedad, pero viene de más atrás ya que somos la tercera generación dedicada a esto. Nuestro padre trabajaba con nuestro abuelo. Además de productores de ibéricos somos ganaderos y mantenemos la primera explotación que tuvimos, también de nuestro abuelo. Con esas premisas que seguimos manteniendo a día de hoy y que van desde la producción del cerdo y de su alimentación, hasta la sala de despiece -que también la hemos mantenido desde siempre- y la elaboración del jamón, estamos obteniendo buenos resultados. Además hemos adoptado todas las normas de seguridad alimentaria que nos exigen, y de hecho vamos por encima de exigencias, ya que las vamos mejorando por nuestra cuenta.

Estos buenos resultados también se reflejan en la obtención de premios como el que os reconoce como el Mejor Jamón de Cebo de Castilla y León o la obtención de la certificación IFSFood, ¿qué significan para ustedes estos reconocimientos?

Por una parte la certificación IFSFood es una recompensa a la implantación del sistema de calidad que tenemos, ya que hemos apostado por ir al máximo nivel de seguridad alimentaria, pensando en nuestros clientes, incluso en los de los mercados más selectos. En cuanto al premio obtenido en Segovia al Mejor Jamón de Cebo es para nosotros un gran reconocimiento a nuestro trabajo y al esfuerzo que llevamos haciendo desde el principio. Es un reconocimiento a nosotros y a nuestra forma de trabajar, de estar en todo el proceso y ser ganaderos, elaborar el alimento de los animales, controlar la genética... todo.

¿Este control total del proceso podría ser el secreto de su éxito a la hora de obtener un producto de calidad?

Sí, consideramos que esa es la clave de nuestros resultados, controlarlo todo, incluida la alimentación de los animales. No descuidamos ningún paso y nos adaptamos a nuevas exigencias como las normas de calidad. Pero sin olvidar lo tradicional, ya que tenemos el conocimiento que nos pasó nuestro abuelo Bernardo que empezó a trabajar en 1930. En definitiva, vamos añadiendo a la tradición los cambios que marcan las nuevas exigencias, mezclando tradición e innovación. Además creemos en la constancia y el mantenimiento de los valores a la hora de hacer nuestros productos, ofreciéndole al cliente la máxima calidad. Por otra parte, a lo largo de nuestra trayectoria nos hemos centrado sobre todo en el jamón de cebo, y ahora se ven los resultados con premios como el que hemos recibido.

Hablando de clientes, ¿cómo se consiguen en un momento como éste?

Con mucha dedicación. Hay clientes muy antiguos que hemos logrado mantener a lo largo de los años, lo cual también es un logro, ya que hay mucha competencia. Los nuevos clientes se consiguen con esfuerzo y constancia, haciendo visitas, acudiendo a ferias... y lo más importante es mantenerlos, a los antiguos y a los nuevos.

Cuando se habla de ibéricos, como los que producen en su empresa, es inevitable hablar de la norma del ibérico. ¿Cómo les ha afectado como productores?

Nosotros cumplimos todos los requisitos, incluso a mayores como hemos dicho cuando hemos hablado de la certificación IFSFood. Estamos a favor de todo lo que sea mejorar el producto y dar facilidades al consumidor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos