Piru entrega la carta en Aarhus remarcando que el cierre no cumple con los «valores de Vestas»

Momento en el que Piru hace entrega de su carta.

«Hemos luchado por ser los mejores y de nada ha servido», el bañezano recorre más de 2.500 kilómetros en once etapas para pedir un poco de «corazón» a quienes han tomado la decisión de cerrar la fábrica de Vestas en León

I. SANTOS

Después de once etapas y de más de 2.500 kilómetros a sus espaldas, Andrés Turienzo, alias Piru, ha sido recibido en la sede de Vestas en Aarhus, Dinamarca. El joven bañezano ha llevado en su corazón un carta para los directivos de la empresa que quiere deslocalizar la sede que mantenían en el Polígono de Villadangos del Páramo.

Piru y tres de los afectados por el cierre de Vestas han estado once días al pie del cañón con el apoyo de los compañeros, que sin abandonar el campamento que mantienen desde hace semanas en las puertas de Vestas en León, siguen luchando por sus puestos de trabajo.

El cariño y el apoyo de los leoneses le han dado toda la energía que necesitaba para no cesar en su idea y cruzar los más de 2.500 kilómetros que separan Villadangos del Páramo de Aarhus. Allí ha sido recibido, como anunciaban en las redes sociales, por los directivos que quieren cerrar la sede leonesa.

Directo de los trabajadores en la entrega de la carta:

«Indignación e incomprensión ante la decisión del cierre», así expresa Piru sus sentimientos en la misiva que hoy ha sido entregada en manos de Jean-Marc Lechene, VP de Manufacturing y Global Procurement. Un gesto con el que han querido demostrar, «una vez más», la implicación de «todos los valores que Vestas nos ha inculcado».

Piru explica su incomprensión por la deción teniendo en cuenta «los resultados conseguidos» y recuerda que han sido alcanzados gracias al esfuerzo de los más de 360 trabajadores que con el cierre quedarán en la calle. Andrés Turienzo, el ciclista de Vestas, cree que esta decisión no cumple «con los valores de Vestas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos